20 películas que apetece mucho ver en el Festival de Sitges

La pantagruélica programación del festival de cine fantástico más importante del mundo siempre resulta abrumadora, terrorífica ya sólo por la cantidad de títulos

Todo está a punto para la 54ª edición del Festival de Sitges, o Festival de Cine Fantástico de Catalunya, que se prolongará hasta el 17 de octubre en la Blanca Subur, donde se encuentra uno de los mejores cines del mundo. Nos referimos, claro está, al Auditorio del Mélià, que es lo más opuesto a ver una película en un televisor, mal sentado en un deformado sofá de IKEA.

‘Prisioners of the Ghostland’ es una de las películas que hay que ver en Sitges.

Todo está a punto para la 54ª edición del Festival de Sitges, o Festival de Cine Fantástico de Catalunya, que se prolongará hasta el 17 de octubre en la Blanca Subur, donde se encuentra uno de los mejores cines del mundo. Nos referimos, claro está, al Auditorio del Mélià, que es lo más opuesto a ver una película en un televisor, mal sentado en un deformado sofá de IKEA.

Es una pena que sólo lo disfrutemos mientras dura el festival, razón de más para sacarle el mayor partido posible. Ya hay muchísimas entradas agotadas, pero haciendo caso omiso de esa dura realidad, lanzamos la fantasía de 20 películas para ver en Sitges, empezando por la inauguración y terminando con la clausura. El resto en orden alfabético.

1. ‘MONA LISA & THE BLOOD MOON’, de Ana Lily Amirpour (Inauguración)

Irresistible. ¿Cómo no acudir enloquecidos a la nueva película de la cineasta de origen iraní, peinado Cleopatra y camiseta a rayas que nos dejó enamorados cuando Una chica vuelve a casa sola de noche fue premiada por triplicado en Sitges 2014? Y más si junta con Jeon Jong-seo, la bella bailarina de Burning (Lee Chang-dong, 2018), y Kate Hudson, para convertirlas en criaturas de la noche de Nueva Orleans.

Mamoru Hosoda, el ya superclásico del anime, regresa a Sitges con esta reformulación de ‘La bella y la bestia’

2. ‘A NUVEM ROSA’, de Juli Gerbase

Nos dieron películas de confinamiento, sobre las que ya hablamos largo y tendido, hasta decir basta. Pero, contra todo pronóstico, esta última, con su pinta de rom-com indie realizada por una brasileña debutante, Juli Gerbase, apetece bastante: una nube rosa obliga a la población mundial a quedarse en casa… Suena a episodio de Pink Panther.

3. ‘AFTER BLUE’ (‘PARADIS SALE’), de Bertrand Mandico

Si el francés ya nos dejó alucinados con la isla andrógina y lisérgica de Les garçons sauvages (2017), ahora nos precipita al planeta imaginario del título, una nueva mezcla de kitsch ochentero y delirio lascivo de ciencia fricción entre especies variadas, que se perfila como un universo expandido de su desbocado imaginario.

Todo está a punto para la 54ª edición del Festival de Sitges, o Festival de Cine Fantástico de Catalunya, que se prolongará hasta el 17 de octubre en la Blanca Subur, donde se encuentra uno de los mejores cines del mundo. Nos referimos, claro está, al Auditorio del Mélià, que es lo más opuesto a ver una película en un televisor, mal sentado en un deformado sofá de IKEA.
‘Belle’, de Mamoru Hosoda, o la última reformulación de ‘La bella y la bestia’.

4. ‘BELLE’, de Mamoru Hosoda

El ya superclásico del anime, consagrado con títulos como La chica que saltaba a través del tiempo (2006) o Mirai, mi hermana pequeña (2018) regresa a Sitges con esta reformulación de La bella y la bestia protagonizada por una chica deprimida que, desde la muerte de su madre, se evade a través de una app que le da acceso a un mundo tan barroco como maravilloso.

5. ‘CLIFFWALKERS (IMPASSE)’, de Zhang Yimou

Ultraproductivo en los últimos tiempos, después de haber inaugurado San Sebastián con Un segundo, que provocó moderadas pasiones, el gran maestro chino llega a Sitges con un thriller de espionaje en la China de los años 30, a lo grande, en medio de la nieve, con su estilo más deslumbrante.

6. ‘EARWIG’, de Lucille Hadzihalilovic

La ex mujer de Gaspar Noé no se prodiga todo lo que quisieran los fans de Innocence (2004) y Évolution (2015), pero nadie protestó por su reciente trofeo donostiarra, quizás porque nadie sabía de qué se trataba, exactamente, y es muy estúpido criticar (negativamente) aquello que no se entiende. Sobre el papel, podríamos hablar de una niña con una dentadura de saliva congelada que nunca sale de casa.

7. ‘EL PÁRAMO’, de David Casademunt

La apuesta de Netflix para este Sitges 2021 es la esperada puesta de largo de este ex alumno de la ESCAC, con varios cortos premiados y un estupendo documental sobre Rumba 3. Aquí, la gran Inma Cuesta que se va a vivir al quinto cuerno, para vivir en paz junto a su hijo pequeño. Y nada sale como esperado, claro.

8. ‘HALLOWEEN KILLS’, de David Gordon Green

Es como una tradición marcarse un Halloween en Sitges, y van nueve, si no nos fallan las cuentas, y siempre con John Carpenter como productor ejecutivo y Jamie Lee Curtis aka Laurie Strode enfrentándose una y otra vez, incansablemente, a medida que se hace más y más mayor, al aparentemente inmortal Michael Myers, el rey del slasher, con permiso del depuesto Jason Voorhes.

9. ‘IN THE EARTH’, de Ben Weathley

Otra película con mascarilla, pero en manos del cineasta británico autor de obras al final siempre muy desmadradas como la ballardiana High Rise o Kill List, que terminaba a lo folk horror desatado, sólo puede ser un campo de hongos alucinógenos, y no vamos a dejar ni uno.

‘La abuela’, de Paco Plaza, enfrenta a Almudena Amor, la revelación de ‘El buen patrón’, con la veterana Vera Valdez, primera supermodelo brasileña en los años 60

10. ‘INEXORABLE’, de Fabrice du Welz

El belga Fabrice du Welz es otro fijo de Sitges. Y ver a Benoît Poelvoorde –al que adoro, particularmente, desde la infravalorada Tres corazones–, convertido en escritor, casado con una editora Mélanie Doutey, cuya paz familiar se va al traste con la llegada de una desconocida al caserón donde residen, ya es una recompensa en sí misma.

La película se perfila como un thriller elegante y atmosférico lleno de giros imprevistos.

11. ‘LA ABUELA’, de Paco Plaza

Tan interesante es la vida post Rec del director de Quién a hierro mata o Verónica como que haya llevado a la pantalla un texto de Carlos Vermut, que no dirige desde Quien te cantará (2018).

Producida por Enrique Lavigne, enfrenta a la jovencísima Almudena Amor, la revelación de El buen patrón, con la muy veterana Vera Valdez, que en los años 60 fue la primera supermodelo brasileña.

Todo está a punto para la 54ª edición del Festival de Sitges, o Festival de Cine Fantástico de Catalunya, que se prolongará hasta el 17 de octubre en la Blanca Subur, donde se encuentra uno de los mejores cines del mundo. Nos referimos, claro está, al Auditorio del Mélià, que es lo más opuesto a ver una película en un televisor, mal sentado en un deformado sofá de IKEA.
Titane, otra de las apuestas para el Festival de Sigtes.

12. ‘LAST NIGHT IN THE SOHO, de Edgar Wright

Anya Taylor-Joy en el Swinging London que pisó Julie Christie de Darling, y con la última aparición de la mismísima Diana Rigg.

Parece una locura, pero es un sueño hecho realidad, y además el director de la Trilogía del Cornetto también presenta en Sitges The Sparks Brothers, un rockumental sobre el dueto que posibilitó Annette, de Leos Carax, la mejor película en lo que llevamos de rentrée.

13. ‘NITRAM’, de Justin Kurzel

El australiano se dio a conocer con Snowtown (2011), una de esas raras películas en las que la violencia te produce un auténtico malestar. Desde entonces, diría que se ha estilizado demasiado en sus recreaciones históricas, pero aquí vuelve a un cierto realismo suburbial, cosa que no le impedirá volver a sumergirse en los más brutales rincones del alma humana.

14. ‘PRISONERS OF THE GHOSTLAND’, de Sion Sono

No hay japonés más loco que Sion Sono, y eso es mucho decir. Quizás nunca vuelva a rodar una obra tan descomunal como Love Exposure (2008), pero su encuentro con Nicolas Cage, el rey demente de Hollywood, era algo prácticamente inevitable, que está llamado a colmar todas las expectativas, porque sólo con ese punto de encuentro ya se han superado todas.

15. ‘TITANE’, de Julia Ducourneau

Nos encanta que la directora de Crudo se merendara la Palma de Oro del pasado Festival de Cannes con esta película gamberra e insolente que avanza instintivamente como un leopardo en la noche. Lo único que nos molesta es que Agathe Rouselle, la protagonista y gran revelación del filme, aparezca por detrás, en los créditos, del veterano Vincent Lindon. Va contra el espíritu de la película.

16. ‘THE EXECUTION’, de Lado Kvataniya

Otro ingrediente que no puede faltar en la programación de un festival como Sitges es lo ruso, es decir la sucia y mugrienta ultraviolencia de la que sólo son capaces los campeones del vodka. Aquí tiene la posibilidad de desplegarse en todo su tenebroso esplendor con la historia de uno de sus famosos asesinos en serie.

17. ‘TRES’, de Juanjo Giménez Peña

Después de aquel ya lejano corto Timecode (2018), que llegó a las puertas de los Oscar, hay ganísimas de ver el primer largo de su director. Y más si engrosa un corpus de películas como Impacto o Berberian Sound System.

Marta Nieto es aquí la técnica de sonido que encuentra refugio en el estudio de grabación, hasta que se desincroniza de la realidad.

Todo está a punto para la 54ª edición del Festival de Sitges, o Festival de Cine Fantástico de Catalunya, que se prolongará hasta el 17 de octubre en la Blanca Subur, donde se encuentra uno de los mejores cines del mundo. Nos referimos, claro está, al Auditorio del Mélià, que es lo más opuesto a ver una película en un televisor, mal sentado en un deformado sofá de IKEA.
Álex de la Iglesia regresa a Sitges con ‘Veneciafrenia’.

18) ‘VENECIAFRENIA’, de Álex de la Iglesia

Si el año pasado visitó Sitges para presentar los primeros episodios de 30 monedas, entre los que se encontraba lo mejor que ha hecho nunca (según dijo él mismo) el bilbaíno vuelve su sangriento baile de máscaras veneciano, que promete dejar la resaca de una bandeja de Järgermeisters. Sólo por ver a Ingrid García Jonsson de fiesta ya merece la pena.

19. ‘WHERE IS ANNE FRANK’, de Ari Folman

Tenía que ser el israelí que dirigió las animadas Vals con Bashir (2008) y El congreso (2013) quien le diera la vuelta al mito de Ana Frank tirando del hilo de la amiga imaginaria a la que dedicó sus diarios.

Partiendo de la famosa casa-museo de Amsterdam, para la que siempre hay cola de turistas ávidos de sentir lo que era estar ahí escondido, Kitty, la amiga imaginaria, nos lleva a un futuro donde podríamos reencontrarnos con Ana.

20. ‘THE GREEN KNIGHT’, de David Lowery (Clausura)

El director de la exquisita A Ghost Story (2017) cerrará el festival con esta épica fantasía medieval protagonizada por Dev Patel, que se ha convertido nada más y nada menos que en el sobrino del Rey Arturo.

El demostradísimo poderío visual hace de este viaje fantasmagórico por Bretaña una experiencia que nadie se puede perder, y más si es la última película del festival, para el que llegue vivo.

a.
Ahora en portada