Tres vinos para descubrir el sabor de Canarias

Tres vinos y un queso dan la bienvenida a los sabores únicos de las Islas Canarias, donde sus tierras volcánicas despliegan 10 denominaciones de origen

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"

Para celebrar la entrada del verano es buena práctica recibirlo con fiesta y alegría, y si se puede hacerlo con un maridaje de distintos vinos y un buen queso, mucho mejor.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta»

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"

Las excelencias canarias

Con el lema de “En Islas Canarias, todos los días sale el sol”, Turismo de Islas Canarias ha propuesto un viaje desde que la vid llegó al archipiélago hasta su introducción en las tradiciones, como la celebración del Tenderete como hecho social, divertido y profundamente gastronómico.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"

 Y lo ha hecho con un tenderete virtual dirigido por el sumiller Christian Lorenzo, con vinos, quesos, y una lista Spotify de música canaria para «reconectar con un destino donde olvidar la rutina y recuperar la ilusión” pero que propone acercar el folclore, la gastronomía y sobretodo los vinos canarios, unos grandes e ilustres desconocidos.

Las Canarias tienen la mayor distribución varietal por superficie del mundo, distribuidos entre diez denominación de origen

Esta iniciativa se dirige tanto al turismo que regresa como a los aficionados que desconocen la gran riqueza de unos vinos de origen volcánico, procedentes de la mayor distribución varietal por superficie del mundo, distribuidos entre diez denominación de origen: Abona, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, La Gomera, La Palma, Valle de Güímar, La Orotava y la más antigua y legendaria de Tacoronte-Acentejo, 

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"

Entre los diversos vinos que se pueden descubrir en Canarias destacamos estos tres productos de diferentes DO de las islas

Bermejo Malvasía Seco, DO Lanzarote

Es un vino blanco de la variedad malvasía, una de las cepas más antiguas que se conocen y que se desarrollan en todo su esplendor en Bodegas Los Bermejos, que se han convertido en los últimos 20 años en uno de los referentes de la D.O. Lanzarote.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"

La bodega está ubicada en la zona volcánica de La Geria, y propone una filosofía poco intervencionista y que aprovecha las características del lugar.

Algunas vides de la DO La Palma se encuentran a 1.300 metros de altura, lo que le convierte en una de las viñas más altas de Europa

Presenta cepas enterradas en un paisaje lunar que se vendimia de forma tradicional y sin ningún tipo de mecanización para reflejar la magia de un terruño con unas características imposible de duplicar. 

Vega Norte Vendimia Seleccionada, DO La Palma

Vino tinto elaborado con listán prieto 100% a partir de parras de más de 50 años de plantado y de las zonas de menor productividad de Tijarafe, Puntagorda y Garafía.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"
Brindis en Canarias (Turismo de Islas Canarias) 

Estas se encuentran a unos 1.300 metros de altura, lo que le convierte en una de las viñas más altas de Europa

Tras la vinificación se trasiega a barricas de roble francés de tostado suave, dónde permanece durante 15 meses, periodo durante el cual se somete a batonage diario. Un vino con personalidad propia, capaz de transmitir el paisaje y la ceniza volcánicos.

Humboldt Blanco Dulce 1997, DO Tacoronte-Acentejo, Tenerife

Vino dulce elaborado con una crianza de 60 meses en barricas de roble americano y siete años en botella.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"
Un entorno ideal para disfrutar de vinos únicos. Foto Turismo de Canarias

Es producido por Bodegas Insulares Tenerife a partir de las variedades listán blanca y moscatel. 

Obtuvo la máxima puntuación en la Guía Peñín con 95 puntos, lo que lo acredita como un vino excepcional de España. 

Según el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Joaquín Bethencourt “lo que supone una prueba más de la alta calidad que están adquiriendo, año tras año, los vinos de la Isla” y animó a los bodegueros a “seguir escalando peldaños en el panorama vitivinícola regional, nacional e internacional”.

El queso conocido como paté

Un producto a tener en cuenta en Canarias es el almogrote, también conocido como el paté gomero es una crema hecha a base de queso añejo o queso curado, ajos, pimentón y aceite.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"
Infografía: Jordi Català

Es típico de la isla de La Gomera, la segunda más pequeña del archipiélago, con su forma redonda y dueña de una orografía compleja, barrancos imposibles y paisajes espectaculares. 

El almogrote se considera un mojo, ya que la base es la misma pero a la que se le ha añadido queso. 

Los orígenes del vino canario

Las Canarias y sus aborígenes, que se encontraban en plena Edad del Bronce, fueron colonizados por los europeos en el siglo XV.

La lejanía y la compleja orografía prolongaron la ocupación durante todo el siglo, hasta que Tenerife fue la última isla conquistada, en el 1496. 

Los europeos trajeron la vid. La primera viña de Tenerife fue plantada por el portugués Fernando de Castro en el .497, y se sabe que el inglés John Hill, plantó la primera viña en El Hierro en 1526.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"
Viñedos en tierras volcánicas (Turismo Canario)

Lanzarote y Fuerteventura habían sido conquistadas casi un siglo antes por Juan de Bethencourt, por lo que el origen de sus vides sea probablemente francés.

Canarias como marca

A principios de siglo XVI el vino canario adquirió calidad y prestigio, y bajo un floreciente comercio se exporta a Madeira en 1515, a Jerez en 1517 y a Inglaterra en 1519. 

Este auge se debió a que la vid es un buen sustitutivo para la caña de azúcar, un mercado copado por la producción americana; la altísima calidad de la malvasía, un vino dulce conocido como «Canarias» o «Canary»; y la estratégica situación de las islas en la navegación entre tres continentes, Europa, América y África. 

La calidad del vino canario se impuso en las principales cortes europeas donde nunca faltaba el malvasía, citado por Shakespeare y otros escritores

La calidad del vino canario se impuso en las principales cortes europeas donde nunca faltaba el malvasía “que alegra los sentidos y perfuma la sangre” según William Shakespeare. Goldoni, R. Stevenson, Walter Scott y Lord Byron también alabarían los vinos canarios.

Y eso es lo que propone la Consejería de Turismo de las Islas Canarias para sus visitantes: celebrar la llegada de unas vacaciones que se están reactivando pero también descubrir la riqueza de unos vinos excepcionales en ese rincón del Atlántico, y hacerlo con una de las mejores tradiciones insulares, un “tenderete”, que es, según la Academia de la Lengua Canaria: “una diversión bulliciosa en que se come, se bebe, se charla y se canta"
Degustación de vinos canarios. Foto Turismo de Islas Canarias

Esa justa fama y la privilegiada situación geográfica de la isla, escala obligada de las principales rutas comerciales de aquellos tiempos, originaron de vinos que convirtieron al cultivo de la vid y la exportación de sus vinos en la principal fuente de riqueza del archipiélago. 

Decadencia y resurrección

Mediante la presión aduanera Inglaterra sustituirá la malvasía por los oporto y madeira, y se abastecerá en el mercado lusitano, donde su balanza de precios será muy favorable. 

A lo largo del siglo XVIII los ingleses trataron, no obstante, de implantar un monopolio comercial con Europa y América para los vinos canarios.

Se desataron muchos conflictos que culminaron en 1706 cuando el volcán de Garachico entra en erupción y destruye el puerto de mayor tráfico de Tenerife, lo que dificultará aún más las exportaciones. 

La decadencia del mercado vinícola se consuma con dos enfermedades: el oídio, en 1852 y el mildiu en 1878.

A pesar de que Canarias nunca padeció la filoxera, el daño producido por aquellas plagas y las dificultades comerciales, van a producir la casi muerte del sector hasta 1985, en que se crea la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo para regular la producción y aumentar la calidad del vino.

En pocos años se crearán varias DO, todas las islas del archipiélago, que permitió conseguir vinos con cada vez más elevados estándares de calidad.

a.
Ahora en portada

En más de una ocasión Nicole Kidman ha confesado que el rodaje de Los otros fue uno de sus trabajos favoritos. También es una de las más exitosas películas del cine español. A las órdenes de Alejando Amenábar, la historia de Grace y sus hijos con alergia a la luz, aunque ambientada en la campiña inglesa, se rodó realmente en el Palacio de los Hornillos en Las Fraguas (Cantabria).

Un viaje por Cantabria a través del cine

‘Los otros’, ‘La vida que te espera’, ‘Altamira’, ‘Primos’, ‘Airbag’, ‘El invierno de las Anjanas’ o ‘Los cronocrímenes’ tienen algo en común: todas se rodaron en Cantabria. Esta es la ruta por sus localizaciones de cine