El ‘fast food’ vegano existe (y está riquísimo)

Inspirado en un diner americano, algo excéntrico, psicodélico y rockero, Freedom Cakes Café hace del ‘fast food’ vegano y de calidad su sello

Que nuestra forma de nutrirnos está cambiando mucho en los últimos años es un hecho indiscutible. A medida que crece la conciencia de que los recursos planetarios no son ilimitados tendemos (o lo intentamos) a introducir en nuestra dieta comidas cada vez más sanas y naturales y sospechamos de productos ultraprocesados, alimentos que tienen un origen dudoso o que están producidos de una forma poco ética y sostenible.

Ante esto, “es un hecho que la alimentación vegana bien fundamentada es muy sana y tiene un impacto medioambiental mucho menor que una dieta con productos de origen animal”, relata a Tendencias Isabel Izquierdo, ingeniera química de formación e ideóloga de la primera pastelería 100% vegana de Madrid, Freedom Cakes.

Y es que, por propia experiencia, cuenta “Cada vez hay más gente consciente que cambia su forma de alimentarse sin tener que renunciar al sabor o a los productos que comía antes, gracias a la amplia oferta que hay en este momento de este tipo de comida”.

Vegano pero muy rico

Pues bien, con este planteamiento, formulado junto a su pareja Adrián Hidalgo, la acaba de abrir en pleno centro de Madrid (junto a la Puerta del Sol) un local realmente sorprendente y atractivo.

Freedom Cakes Cafe.
Freedom Cakes Cafe se muda y suma nuevas propuestas saladas a su carta. Foto: Freedom Cakes Cafe.

Porque bajo el nombre de Freedom Cakes Cafe (Cádiz, 7) lo que hay es un auténtico diner, al más puro estilo estadounidense, donde disfrutar de la fast food más característica de ese país pero de una forma algo diferente: aquí ningún plato está cocinado con ingredientes de origen animal.

Concepto sorprendente, que no nuevo, pues estos jóvenes ya habían triunfado en el barrio de Malasaña con una pastelería cuyas originales, coloristas y suculentas tartas, cupcakes y bollería en general partían de este mismo principio.

En poco más de dos años, la rompedora propuesta se había hecho con una clientela fiel, que ahora sus propietarios pretenden conservar y ampliar con una nueva oferta.

«Nuestra propuesta es la de acercar el veganismo a todo tipo de público con comida que se ve y sabe apetitosa”

Isabel Izquierdo

Para ello, afirman, “hemos añadido platos salados tanto de comida como de cena, desayunos, brunch… Algunas opciones dulces que ofrecíamos antes en ocasiones especiales, como los pancakes y los gofres, se han quedado fijas en la carta. También tenemos una extensa carta de bebidas y cócteles”.

Entre esas bebidas destacan, sin duda, sus smoothies, con combinaciones de frutas refrescantes y, desde luego, muy nutritivas y que se combinan con diversas preparaciones vegetales alternativas a la leche animal.

Isabel Izquierdo es una ingeniera que empezó a experimentar en la cocina hasta dar con el concepto de Freedom Cafe. Foto: Freedom Cakes Cafe.
Isabel Izquierdo es una ingeniera que empezó a experimentar en la cocina hasta dar con el concepto de Freedom Cafe.

Hot dog azules y rosas

Desde luego las presentaciones son realmente atractivas. Algunas realmente vanguardistas, sobre todo en el capítulo de dulces. Y es así, fundamentalmente, porque los jóvenes propietarios de Freedom Cakes Café se han planteado, casi como un objetivo vital, “acercar el veganismo a todo tipo de público con comida que se ve y sabe apetitosa”. Para ello ofrecen “platos de ‘comida rápida’ hecha con ingredientes de mucha calidad y una presentación muy llamativa, que hace más fácil este acercamiento por parte de las personas que nunca se han atrevido a probar platos veganos por miedo a que no les gustaran”.

Un temor que resulta absolutamente infundado cuando te ponen ante los ojos, por ejemplo, su brunch para el fin de semana. Con dos opciones (con pancakes o con gofre), y con preparaciones como un conseguidísimo grilled vacon (beicon vegano, realizado con seitán ahumado y coloreado con remolacha) o ese trampantojo de huevos revueltos que es el tofu desmigado con un toque de cúrcuma (para tintarlo de amarillo y añadirle un convincente aroma). El plato también viene acompañado de una contundente tostada con tomate triturado y aguacate, además de frutas y unos toques de nata vegana.

Desde luego, comenzar una jornada de fin de semana con semejante combinación resulta de lo más reconstituyente. Como las hamburguesas de Beyond Burger hechas con proteína de guisantes y remolacha. O los gofres con pollo rebozado y frito, éste hecho a base de seitán y sin huevo (claro), y que resultan casi tan deliciosos como los de los restaurantes de Louisiana, de donde es originario este plato en su versión carnívora.

Los ingredientes son saludables y sostenibles, pero además muy apetitosos. Foto Freedom Cakes Cafe.
Los ingredientes son saludables y sostenibles, pero además muy apetitosos. Foto: Freedom Cakes Cafe.

Planeta dulce

Por supuesto, aparte del servicio en las mesas y en la pequeña terraza exterior, en este nuevo establecimiento sigue habiendo un mostrador donde adquirir las tradicionales propuestas de la empresa, fundamentalmente sus tartas con los sabores más diversos (pantera rosa, red velvet, New York cheesecake, carrot cake, o muerte por chocolate…) y sus cupcakes con gustos no menos variados: doble choco, cookie monster, Oreo, unicorn y red velvet & choco.

Al probarlas resulta casi increíble creer que, en su composición, no haya ni huevo, ni grasas ni productos derivados de animal alguno… A cambio se aprovechan las cualidades culinarias y organolépticas de preparaciones como la lecitina de soja, un buen emulsionante, la nata vegetal con base de soja o la margarina de aceite de girasol alto oleico.

Unicorn cupcake. Foto Freedom Cakes Cafe
Unicorn cupcake. Foto: Freedom Cakes Cafe

Psicodelia y rock

Respecto al local, está inspirado en los típicos diner que se pueden encontrar por todas las carreteras y ciudades de Estados Unidos. Eso sí, con una decoración que hace guiños a la psicodelia de la época hippie, a Woodstock y a los artistas y bandas que triunfaban en aquellos años, como Janis Joplin o Jefferson Airplane, cuya música suena como habitual acompañante de fondo.

Tan atractiva como los diferentes motivos (cartelería, camisetas, chapas, luminosos de neón) que cuelgan de las paredes de este restaurante es la historia que hay detrás de ellos: la mayoría los compraron sus propietarios durante su viaje de luna de miel, tras casarse en Las Vegas, mientras recorrían la célebre Ruta 66 hasta Chicago, en un viaje que duró algo más de un mes.

Freak Shake. Foto Freedom Cakes Cafe.
Freak Shake. Foto: Freedom Cakes Cafe.

La idea inicial para este local es que, como los diner estadounidenses, permanezca abierto todos los días de la semana, desde la mañana hasta la medianoche, de forma ininterrumpida, y que también lo esté la cocina, para que sus clientes puedan disfrutar de sus más que convincentes propuestas en cualquier momento.

Desde luego, lo que ya ha conseguido este Freedom Cakes Café es destacar (y mucho) en el ambiente típicamente tabernario de la zona donde se encuentra (el Madrid castizo) y añadir un toque de color, frescura y autenticidad, muy de agradecer en estos tiempos inciertos.

a.
Ahora en portada