Esta noche alquila una caravana para salir a cenar

Un restaurante de Bélgica esquiva el confinamiento abriendo su parking a caravanas para disfrutar de su menú con total seguridad

¿Aburrido del take away? Aunque disfrutar en casa de la cocina de nuestros restaurantes preferidos fue un motivo de alivio -para nosotros y para los negocios- durante los días más duros del confinamiento, es cierto que se echa de menos ese salir a cenar que permite romper con la monotonía hogareña y cambiar de ambiente, aunque sea por unas horas. En Bélgica la hostelería sigue cerrada pero un restaurante sorprende con un concepto fuera de carta: servir menús en caravanas aparcadas en su parking.

A cenar, al parking

Aunque poco a poco recupera la actividad a partir de la apertura de comercios no esenciales el pasado 1 de diciembre, los restaurantes aún tienen la persiana bajada en Bélgica, entre otras medidas para mantener a raya al coronavirus.

Como tantos empresarios, el chef chef Mattia Collu, que regenta el restaurante Matthias and Sea, en la localidad de Tarcienne, en la provincia de Namur (región de Valonia), comenzó a servir a domicilio. Mientras llevaba sus pedidos se fijó en que muchas casas tenían aparcadas autocaravanas en el jardín. ¿Por qué no usarlas para ir a cenar?, pensó.

¿Aburrido del take away? Aunque disfrutar en casa de la cocina de nuestros restaurantes preferidos fue un motivo de alivio -para nosotros y para los negocios- durante los días más duros del confinamiento, es cierto que se echa de menos ese salir a cenar que permite romper con la monotonía hogareña y cambiar de ambiente, aunque sea por unas horas. En Bélgica la hostelería sigue cerrada pero un restaurante sorprende con un concepto fuera de carta: servir menús en caravanas aparcadas en su parking.
El chef Mattia Collu.

Su propuesta es sencilla pero le ha permitido ser el único restaurante abierto (y legal) en todo el país. O no exactamente; de hecho, es su parking el que está abierto, funcionando como un inusual comedor y también hotel, si se tercia. Los clientes acuden con sus casas rodantes y solicitan el menú; los camareros lo sirven directamente en las caravanas, manteniendo la distancia social, con mascarillas y el resto de medidas de seguridad exigidas.

Si la noche se alarga pueden permanecer aparcados todo el tiempo que quieran.

A los clientes les permite salir de casa y disfrutar de su comida recién preparada. Al hostelero, reducir los costes y los tiempos de entrega. Si los clientes no tiene casa rodante propia pueden alquilarla; en la página de Facebook del restaurante se anuncia la disponibilidad, a veces incluso se ofrece de forma totalmente gratuita.

¿Aburrido del take away? Aunque disfrutar en casa de la cocina de nuestros restaurantes preferidos fue un motivo de alivio -para nosotros y para los negocios- durante los días más duros del confinamiento, es cierto que se echa de menos ese salir a cenar que permite romper con la monotonía hogareña y cambiar de ambiente, aunque sea por unas horas. En Bélgica la hostelería sigue cerrada pero un restaurante sorprende con un concepto fuera de carta: servir menús en caravanas aparcadas en su parking.
El restaurante está especializado en mariscos.

Un autocine en clave gastro

Esta suerte de reinterpretación del autocine coincide con el apogeo de las autocaravanas, por lo que ha encontrado muy buena acogida entre los clientes de la zona, que pueden solicitar sus menús a través de mensajes de texto.

Especializado en mariscos, el restaurante ofrece un menú con langosta, foie y champagne y muchas especialidades que van de pescados frescos a pasta, ostras, langostinos y carpaccios.

a.
Ahora en portada