Cinco restaurantes asequibles de chefs con estrellas Michelin

Gloria, La Taberna del Chef del Mar, Tondeluna, Mercatbar y Ten’s son las apuestas en versión ‘low cost’ de algunos de los mejores cocineros españoles

Los grandes creadores de sensaciones gastronómicas de nuestro país pueden ser calificados de muchas formas, pero nadie podría decir jamás que carecen de visión de futuro. Laureados chefs como Nacho Manzano, Ángel León, Francis Paniego, Quique Dacosta y Jordi Cruz hace ya un tiempo que se percataron de la importancia de ofrecer, a una clientela más heterogénea y ávida de nuevas sensaciones, una versión más ajustada en precio, y quizás también en tamaño, de muchos de los platos que ofrecen en sus habituales, -y por qué no decirlo, también costosos-, restaurantes premiados con estrellas Michelin.

Gloria

En la céntrica calle Cervantes de Oviedo, los hermanos Esther y Nacho Manzano dirigen Gloria, uno de los negocios familiares nacidos de Casa Marcial, el ‘biestrellado’ restaurante Michelin, fundado por sus padres en el municipio asturiano de Arriondas.

En Gloria, cuyo nombre es un homenaje a su abuela, de quien tanto aprendieron, los hermanos Manzano desarrollan una cocina cosmopolita, desenfadada y urbana que ellos fundamentan en la cocina tradicional asturiana de mercado, a la que imprimen interesantes y atrevidos toques exóticos, adaptando platos emblemáticos de Casa Marcial a precios más reducidos en un espacio moderno y luminoso.

Gloria es un espacio moderno y luminoso. Foto: Gloria.
Gloria es un espacio moderno y luminoso. Foto: Gloria.

En la carta se advierten platos elaborados con productos de la zona, aplicados a recetas de diferentes culturas gastronómicas del mundo. Buenos ejemplos son el niguiri causa de sardina a la brasa, el wok de bonito de temporada, verduras, noodles o los originales mejillones plancha con vinagreta encevichada.

También, bajo el epígrafe de: ‘Los supervivientes de temporada y la tradición’, hay propuestas emblemáticas como la fabada, el arroz con pitu de caleya al estilo de casa Marcial o las incontestables croquetas de jamón. Por otra parte, y de lunes a viernes al mediodía, tienen un menú diario al módico precio de 23 euros. Estupenda carta de vinos y terraza ideal para disfrutar de la comida, del ambiente, y de paso, despistar a la pandemia.

Modernidad y tradición se dan la mano en Gloria. Foto: Gloria.

La Taberna del Chef del Mar

Con un precio medio que oscila entre los 35-40 euros, ese insólito chef llamado Ángel León, propone a todos a los que les fascine la originalidad en la cocina, un descocado festín marinero, en forma de tapas para compartir, en La Taberna del Chef del Mar, su negocio más asequible. Lo encontraremos emplazado en el epicentro de El Puerto de Santa María, en Cádiz, en el mismo lugar donde comenzó a gestarse Aponiente, su buque insignia galardonado con dos estrellas Michelin.

Como él mismo dice: “Es una taberna donde disfrutar sin protocolos de una cocina con alma marinera, de producto y de cuchara, y de mojar mucho pan”. La decoración del local es informal y divertida, con guiños al mar y a los pescadores, como ese techo decorado con las  cajas de plástico de colores en las que se subasta el pescado en las lonjas.

Tartar de corvina. Foto: La Taberna del Chef del Mar.

El servicio es muy familiar y cercano, lo que ayuda al disfrute total sin cortapisas. Habría que empezar con una de esas maravillosas tablas de embutidos del mar que son verdaderos trampantojos artísticos repletos de sabor, para continuar con sus latas de diversos pescados y mariscos, seguir con las croquetas de choco, respirar un poco e hincarle el diente al montadito de carne mechá con atún rojo, para continuar con el impactante sabor a mar del arroz cremoso con plancton puro. Para acabar, habría que refrescar el paladar con el dulce melón impregnado en fino y hierbabuena.

Tondeluna

En pleno centro de Logroño, en la concurrida calle Muro de Francisco de la Mata, el famoso chef riojano Francis Paniego, dos veces galardonado con una estrella Michelin en su restaurante Echaurren, abrió en 2018 junto a su esposa Luisa Barrachina un gastrobar informal, de decoración diáfana y sencilla, en el que se han instalado grandes mesas altas corridas de madera laminada, y al que llamó Tondeluna.

Que a nadie le extrañe en Tondeluna que un cocinero sirva un plato o que un camarero se meta momentáneamente en la cocina: se trata de un espacio donde cocina y sala forman un todo

Es un local diferente, en el que incluso sala y cocina se confunden para crear un todo, ya que en muchas ocasiones el camarero puede ser el cocinero y viceversa sin que a nadie le extrañe. La idea del restaurante y su máxima es la del disfrute total de raciones y medias raciones de platos clásicos, muchos de ellos extraídos del ingente recetario de la cocina riojana tradicional, que Paniego actualiza sin remilgos y con mucho tino.

Oreja glaseada. Foto: Tondeluna.

En la carta, la mirada se detiene en las famosas croquetas de su madre, la merluza al horno, o la cazuela de pochas con callos de bacalao, entre otros clásicos revisitados. Una buena recomendación si van a comer dos personas es elegir el menú Compartir, que por 60 euros se compone de dos entrantes y dos medios platos principales, así como la posibilidad de probar las croquetas de pollo y jamón que tanta fama le han supuesto a Paniego. La carta de vinos es completísima y se pueden pedir vinos por copas. Tondeluna dispone de terraza para comer y de un take away para poder llevarse a casa muchos de los emblemáticos platos servidos en el restaurante.

Mercatbar

Hace ahora diez años que el triestellado cocinero Michelin Quique Dacosta, alma mater del Quique Dacosta Restaurante (tres estrellas Michelin), emplazado en Denia, Alicante, es propietario, en el barrio de L’Eixample de Valencia, de Mercatbar.

La decoración de Mercatbar es tan divertida y sugerente como su propuesta gastro. Foto: Mercatbar.

Se trata de un gastrobar en el que Dacosta muestra su original trabajo, a precios más reducidos, pero con la calidad de la mejor materia prima. La decoración recuerda a una plaza de mercado donde los clientes pueden tapear en las mesas, en la barra o en la terraza. El concepto gastronómico de Mercatbar se basa en la reinterpretación desenfadada y libre de tapas tradicionales, y platos en pequeñas porciones, extraídos del recetario culinario mundial. Dacosta y su equipo utilizan para ello la ingente despensa que ofrece la huerta y el mar de la Comunitat Valenciana.

Existe un menú diario a 17,50 euros con propuestas tan significativas como el mollete de calamares con cebolla morada y mayonesa o el arroz meloso mediterráneo con pescado. También cuentan  con un completo menú en el que se distinguen tapas señeras como la coca de berenjena a la llama y atún marinado en alga nori o el cubalibre de foie gras con escarcha de limón, entre otros. Para los amantes de la cerveza, Dacosta sugiere el menú fanbeer por 38,00 euros que incluye tapas variadas y un maridaje con algunas de las mejores cervezas del mundo.

Es imposible pedir una sola ración de la ensaladilla rusa de Mercatbar. Foto: Mercatbar.

Ten’s Tapas Restaurant

Otro de los grandes chefs de nuestro país que ha optado por abrir un local en clave low cost, es el célebre y televisivo Jordi Cruz, a cargo de varios conocidos restaurantes, entre ellos su ‘triestrellado’ ABaC de Barcelona.

Ten’s Tapas Restaurant es la apuesta moderna y elegante de Cruz en la Ciudad Condal, donde se comen tapas con un punto de innovación y también nuevas concepciones, utilizando para ello, los mejores productos y elaboraciones a precios módicos. O, como dice Cruz, “Tapas gamberras, con el espíritu ABaC, pero sin volvernos locos”.

La decoración del espacio exhibe vanguardistas mesas de formas ovaladas o rectangulares de dos o cuatro comensales, butacas, taburetes o sofás, lámparas, y un blanco predominante en contraste con el negro de las pizarras en las que se anotan los diferentes platos.

Las patatas bravas son religión en Ten’s. Foto: Ten’s Restaurant.

En Ten’s se goza con tapas individuales tan ricas y bien presentadas como el brioche frito de curry y cordero o el yakisoba de langostinos, sopa thai y ternera picante.

Dentro de la sección de raciones para compartir, resultan una apuesta segura las patatas bravas con alioli espumoso y sofrito picante, el curry de mejillones de roca o el arroz de alitas de pollo, queso azul y nueces.

Aquellos que deseen una experiencia total, pueden pedir el menú degustación Ten’s por 54 euros. Son 11 pasos que resultan ser un compendio culinario de la evolutiva e inquieta cocina del personalísimo chef Jordi Cruz.

a.
Ahora en portada