El origen español del batido de chocolate

Ni en EEUU ni en Suiza: el batido de chocolate se inventó en Barcelona. Esta es la historia de cómo Cacaolat llega a los 90 años de la mano de su bebida más famosa

El batido de chocolate o milkshake es una bebida habitual y de uso cotidiano, especialmente entre niños y jóvenes que se bebe fría o caliente y que tiene una composición muy simple: cacao, leche y edulcorantes. Aunque se le pueden añadir otros ingredientes como pueden ser frutas o sirope.

A pesar de los cinco siglos desde la llegada del amerindio cacao y por tanto del chocolate a Europa, los batidos de este producto tienen una historia mucho más reciente, pues aparecen a finales del siglo XIX.  

Una historia plena de matices 

La primera mención de la palabra ‘batido’ es de 1607, en un libro de cocina castellana.

El término hacía referencia a una masa o un rebozo, una mezcla de huevos batidos con harina para rebozar.

La primera mención de la palabra ‘batido’ es de 1607, en un libro de cocina castellana.

En realidad más que los ingredientes se trataba de la manera de prepararlos, pero la palabra empezó a utilizarse en gastronomía.

Infografía Jordi Català

De hecho en el Diccionario de la Real Academia aparece vinculado a su sentido más moderno en su quinta acepción: “Bebida que se hace batiendo helado, leche u otros ingredientes”.

Batir no siempre significó lo mismo

Igual que pasó en España en el siglo XVII, al otro lado del océano el término milkshake no se utilizó con su significado actual.

De hecho formaba parte de la jerga de coctelería, que se escribió por vez primera en el año 1885, para denominar un cóctel descrito como medicinal y por tanto bueno para la salud. Se trataba de una mezcla de yema de huevo y whisky, que se servía como tónico reconstituyente. 

Una palabra nueva que empieza a crecer

El batido a base de leche y otros productos como el chocolate, tal y como lo conocemos en la actualidad se populariza a finales del siglo XIX y principios del XX.

Infografía Jordi Català

En aquel entonces la combinación de frío estable con la tecnología de las máquinas frigoríficas y las batidoras eléctricas llega a los establecimientos comerciales de EEUU y posteriormente de Europa. 

Fue precisamente la batidora uno de los grandes protagonistas que marcarían un antes y un después en la elaboración y expansión de esta preparación, ya que ofreció la textura y espumosidad de larga duración como la conocemos actualmente.

Mucho más que agitar

Pero como recuerda James Bond para sus Martini Dry, “agitado no mezclado» (traducido al revés en España), lo que establece que la mezcla es otra cosa.

Es correcto entender que lo que se bate se mezcla, lo que propició que se empezase a utilizar esa técnica y esa palabra que la designa, más allá de la mixología en pastelería y gastronomía.

Y en menos de 15 años, en 1900, la palabra batir ya designaba a todas las bebidas elaboradas a base de leche, mezclando chocolate, fresa o siropes de vainilla, donde también se puede añadir helado.

Infografía Jordi Català

¿Bebida insignia de los adolescentes de EEUU?

En los EEUU los batidos adquieren naturaleza propia con locales específicos de barra alargada de tonos blanco, rosa y gris. Interiores que no faltan en gran cantidad de películas como un reflejo de la cotidianidad de los EEUU.

Por ejemplo los batidos que saborean en Grease las pink ladies, en una de las promociones más recordadas de Friends con batidos y cañitas, o en escenas tan emblemáticas como la de Pulp Fiction, cuando Uma Thurman lleva a cenar a John Travolta.

Y no hay serie familiar en la que los batidos no aparezcan. ¿Pero que pasaba en Europa? 

El batido de chocolate tiene origen español.

El batido industrial no se inventa en EEUU

Será precisamente Barcelona en donde nacerá Cacaolat, el primer batido de cacao del mundo, embotellado y fabricado industrialmente, como una idea emprendedora de Joan Viader.

Cacaolat fabricó el primer batido industrial del mundo. Y fue creado en su planta de Barcelona

Este empresario era hijo del fundador de la lechera Letona y propietario de la Granja Viader, en Xuclà 4-6 Barcelona, a pocos pasos de Las Ramblas.

Cuando aparece Cacaolat, que será posteriormente imitado por otras marcas extranjeras, son tiempos en que el chocolate doméstico salta de los restaurante para llegar a los hogares.

El chocolate, de América para todo el mundo. Foto Colacao

Y no solo como chocolate en taza sino también en polvo, idea de Cacaolat que permitió ‘lactearlo’ fácilmente en el hogar.  

Era 1931, y padre e hijo habían asistido a una boda en Budapest, donde se les sirvió una bebida a base de leche y cacao que les encantó. Nunca habían probado nada igual. Tanto les agradó que decidieron producirla industrialmente. Al volver y tras múltiples ensayos, presentaron el primer batido de cacao del mundo destinado a ser embotellado.

El ingrediente secreto

A la base de leche, azúcar y cacao los Viader le añadieron un ingrediente secreto, tal como la Coca-Cola.

Y se utiliza desde 1931, en que se solicitó la patente del producto como “bebida nutritiva refrescante”.

El cacao genera una de las industrias de alimentos más potentes del mundo. Foto Colacao

El invento sirvió para aprovechar la leche desnatada que nadie consumía en aquel entonces, en que se preferían productos con más contenido graso. Cola CaoPepi, la mascota oficial -un niño atlético con una cartera que lleva una botella gigantesca- se presentaron al público en la Feria de Muestras de Cataluña de 1934. Y fue un éxito sin precedentes.

El regreso de una imagen icónica

Con el transcurrir de los siglos XX y XXI aparecerían batidos comerciales con leche desnatada, alternativas para intolerantes a la lactosa y también para veganos.

La composición de los batidos se reduciría en azúcares y grasas y llegarían nuevos formatos innovadores como el tetrabrik y cientos de tipologías de envases.

En aras de la sostenibilidad actualmente Cacaolat apuesta por recuperar su envase transparente.

Cacaolat recupera la icónica botella de vidrio de 1933, una idea para reforzar las políticas de sostenibilidad de la compañía

La compañía recupera pues el diseño icónico de la botella de vidrio de 1933 para el formato familiar de un litro, que deja ver el producto que ha ido evolucionando hasta ser altamente sostenible.

Se trata de una botella 100% reciclable y un 25% PET reciclado, con una bebida de componentes ecológicos: leche de granjas de proximidad y cacao de agricultura sostenible. 

a.
Ahora en portada