Mercado de Correos: diez puestos para comerse Murcia

En el casco histórico, el antiguo edificio de Correos alberga un renovado espacio gastro de inspiración cosmopolita pero anclado a la tradición y los sabores locales

Irás a tomar un vermú y una marinera… y te quedarás por todo lo demás. Hasta 15 puestos condensan el mejor producto y la tradición culinaria murciana en un mercado gastronómico que, desde su apertura en 2018 en el antiguo edificio de Correos, se ha consolidado como un punto de encuentro ineludible en la ciudad.

Y es que Murcia tiene mucho que decir en el terreno gastronómico. En primer lugar, sigue siendo ostentando la capitalidad gastronómica, que se extenderá al 2021 tras la paralización de todas las actividades previstas como consecuencia de la pandemia.

Un grupo de talentosos chefs, proveedores, preparaciones como el zarangollo, los salazones, los arroces, los michirones o los paparajotes y un producto de primera completan su irresistible propuesta.

Mercado de Correos

Situado en la que fuera sede de la oficina municipal de Correos y Telégrafos hasta finales de los años 80 del siglo XX, una inversión de casi 3 millones de euros transformó el edificio de 1930 en un nuevo paraíso gastronómico respetando, eso sí, su estructura, su fachada y muchos de sus elementos ornamentales (aquí siguen la carpintería, la barra central y algunas de sus hermosas lámparas).

Los ingredientes locales sirven también para revisionar platos de otras cocinas del mundo. Foto: Mercado de Correos.

Colores vivos y detalles vegetales contrastan con las maderas oscuras originales mientras que un toque industrial con detalles de los años 30 combina en su interiorismo con el estilo modernista de la construcción original.

Inaugurado a finales de 2018, pocos meses después se hizo cargo de su gestión el Grupo Orenes, responsable del vanguardista espacio de ocio y restauración Odiseo, también en Murcia, además de otros proyectos gastronómicos como el icónico restaurante Rincón de Pepe.

Con este nuevo impulso, el Mercado de Correos (calle Pintor Villacís, 3) se ha consolidado como un place to be de la capital murciana, especialmente durante el aperitivo y el tardeo, con una propuesta diversa que se basa en las raíces y el producto murciano pero que no desdeña guiños internacionales y novedosas revisiones de bocados clásicos.

El edificio, de 1930, estuvo en uso como oficina de Correos hasta la década de los 80. Foto: Mercado de Correos.

Compromiso local

La planta baja del Mercado acoge los 15 puestos gastronómicos, de los que 12 están dedicados a la cocina y otros cuatro a coctelería, cerveza, vinos, vermús y cafés. Todos ellos están operados por proveedores de origen local por lo que dibujan, en conjunto, un perfecto mapa gastro de la región.

Un área de mesas altas con servicio a mesa y una terraza climatizada –El Invernadero-, enfocada a las primeras copas de la noche al ritmo de la música de un DJ, completan su oferta.

Además, las plantas superiores cuentan con otros espacios reservados a eventos privados y actividades culturales.

El Mercado en diez paradas

Decíamos que vendrás por la marinera, ese mítico bocado de ensaladilla y anchoa, que debes pedir en El Disparate. La taberna Parranda, un clásico del tapeo en Murcia, se encarga de este puesto donde también se sirven marineros (igual pero con boquerón), el zarangollo, los salazones o los paparajotes.

La misma taberna está detrás de Karnal, ideal para los más carnívoros gracias a sus brochetas (de chorizo criollo, de pollo al curry, de presa ibérica y de entrecotte), carnes a la brasa y carnes de diferentes razas de vaca con distintas maduraciones como la retinta, las vacas danesa y finlandesa o la rubia gallega.

Si no sabes lo que es el chato murciano es hora de aprenderlo. Foto: Mercado de Correos.

Continuamos camino hacia Sabor Ibérico, una charcutería de las de siempre con tapas, raciones y bocadillos, todo en torno al jamón ibérico, con propuestas originales como el tartar de jamón ibérico o las croquetas de panceta ibérica y gamba roja de Águilas. Que nadie se pierda el chato murciano -la raza de cerdo autóctona-, aquí servido en forma de salchicha de chato trufada sobre pan de cristal o morcilla de chato y piñones.

¿Más carne? Pon rumbo a Hamburguesas Rockeras, con propuestas como la de pollo crujiente con salsa de mango ahumado y curry habanero, la de buey con mayonesa de trufa, mermelada de cereza y queso Blue Stilton o la de buey con foie, setas, reducción PX y cebolla crujiente. Ojo a sus gambas rockeras.

Arroces y pescados

El arroz de verduras del campo de Cartagena, el arroz mixto con pollo de corral y chato o el arroz con pulpo, siempre elaborados con grano de Calasparra, nos esperan en la Arrocería de José Luis Nicolas.

Para una propuesta más ligera, el puesto de Frutería El Tites, con ensaladas, pastel de verduras con salsa Cumberland, espinacas a la catalana con piñones y pasas, parrillada de verduras a la plancha, entre otros, así como y frutas frescas, en macedonia, brocheta, zumos, con chocolate o con nata.

El arroz, de Calasparra, claro, tampoco falta. Foto: Mercado de Correos.

El gastrobar Los Bichitos firma la oferta del puesto homónimo en el Mercado de Correos que incluye caballitos (gambas rebozadas), tigres caseros, ostras, zamburiñas, mejillones al vapor o pulpo al horno.

Por su parte, la Takoteca se encarga de revisar este plato típico de la cocina mexicana, eso sí, con ingredientes murcianos, lo que deriva en tacos como el de atún cocinado en grasa de jamón ibérico con salteado de verduras caramelizadas, el de calamares thai con pisto murciano y kimchi y el de tartar de atún con remolacha.

La Diligente se encarga de surtir de vinos y otras bebidas -nada más y nada menos que con 450 referencias entre sidras, vermús y vinos- el Mercado, mientras Confitería La Cruz espera con sus propuestas dulces para poner el broche a cualquier comida o picoteo.

a.
Ahora en portada