Estas son las mejores tartas de queso de Madrid

Cinco nombres donde probar, comparar y rebañar el postre de moda en Madrid esta temporada. Un pedazo de felicidad para nivelar la bajada de temperaturas

Cremosa por dentro y tostada por fuera, con cuerpo pero con textura mousse, con o sin galleta… Son muchos los adjetivos, las formas y los requisitos que, según los expertos, debe cumplir la perfecta tarta de queso para ser tendencia.

La tarta de queso de Fellina es una de las mejores de Madrid.

Cremosa por dentro y tostada por fuera, con cuerpo pero con textura mousse, con o sin galleta… Son muchos los adjetivos, las formas y los requisitos que, según los expertos, debe cumplir la perfecta tarta de queso para ser tendencia.

Aunque la versión más popularizada hasta la fecha era la neoyorkina (también conocida como NYCheesecake), que fue introducida en la metrópolis por los judíos en los años 30 -y de donde se derivan la mayoría de recetas modernas (como la del Queso Philadelphia)-, su procedencia histórica se remonta a la Grecia Antigua (donde una mezcla similar, previamente horneada, se les daba a los atletas para reponer sus niveles de energía).

A medio camino entre ambas, su propuesta más esencial -y cocinada al horno- se ha convertido en el postre (con permiso de los churros) más famoso de Madrid. A continuación, un ranking actualizado para todo tipo de paladares, intolerancias y, sobre todo, para disfrutar en cualquier momento in situ o a domicilio.

La Bientirada

“La tarta de queso siempre ha sido uno de los postres más demandados por el público”, nos cuentan desde la sucursal de Quevedo de La Bientirada, “por lo que decidimos hacer una versión más cremosa de las que se conocían y también más fácil de digerir”.

Cremosa por dentro y tostada por fuera, con cuerpo pero con textura mousse, con o sin galleta… Son muchos los adjetivos, las formas y los requisitos que, según los expertos, debe cumplir la perfecta tarta de queso para ser tendencia.
La tarta de queso es la estrella de La bientirada. Foto: Grupo La la lá.

Un punto importante cuando se trata de uno de los postres estrella de la casa (que aparece repetidamente en lo más alto de los rankings de Madrid), en muy buena parte gracias a los ingredientes de la misma; “todos los que utilizamos son de primerísima calidad y por eso la elección de proveedores es para nosotros lo más importante a la hora de realizar una tarta de queso tan buena y cremosa”, dicen desde su matriz del Grupo La La Lá.

“Tanto las materias primas utilizadas como el método de elaboración de la tarta hace que sea única. Además, todas las tartas se elaboran en el día y la frescura hace que su calidad sea siempre de primera.”

Para empezar, la base se elabora con galletas María “y mantequilla (con un 82% de materia grasa), por lo que, una vez horneada, el crujiente de la base es firme y con mucho sabor”. La masa también contiene huevos frescos camperos, queso cremoso elaborado con leche de vaca gallega y nata (con un 35% de materia grasa).

“Todos estos ingredientes, junto con la técnica en su elaboración y, sobre todo, el cariño que se pone en ello, hace que la tarta de queso de La Bientirada sea un éxito entre los clientes”, dicen desde el local, donde destacan comentarios de la clientela como: “Cheesecake porn!” , “después de comer esta tarta ya me puedo morir» o “¡que le den a la operación biquini!”. Conviene confirmarlo y añadir uno de cosecha propia lo antes posible.

Casa Orellana

Desde la céntrica sucursal del Grupo El Escondite aseguran haber incluido este postre “por demanda popular”; “es el postre de moda en Madrid y nuestros clientes nos la pidieron desde el primer minuto”, explican los responsables de Casa Orellana.

Guillermo Salazar ha reconvertido el histórico Casa Orellana en una referencia gastronómica de la mano, entre otros, de su tarta de queso payoyo

Este histórico café, ahora reconvertido en referencia gastronómica de la mano de Guillermo Salazar, reinventa los clásicos con la esencia sureña que caracteriza la cocina del chef (de origen sevillano y con experiencia en Arzak o Akelarre).

Así, su tarta de queso payoyo no es una excepción, como indica su propio nombre y según ellos mismos explican: “la clave es el queso de cabra de la sierra de Cádiz, con ese puntito de queso azul que le ponemos que hace que sepa realmente a queso”.

El contenido de la tarta lo preparan en una Termomix a 70 grados (“para que los quesos se emulsionen con la nata y el azúcar”), añadiendo al final los huevos necesarios y con una base muy sencilla, mezcla de galletas trituradas y mantequilla.

Además, y junto a los manjares populares que reinventa en su carta, desde este histórico enclave de la calle Orellana recomiendan darse un capricho (extra) y maridar su tarta de queso de Cádiz con un jerez dulce, un cream o un Pedro Ximénez, “que con ese punto afrutado tiene un buen contrapunto para la salinidad del queso de la tarta”.

Fellina

El mejor italiano de Madrid no podía escatimar en cuanto a oferta de queso se refiere, ni siquiera en los postres. A pesar de que cuesta elegir uno (y, sobre todo, dejar hueco tras la comida) merece la pena reservarse para la tarta de queso en fundente de Fellina.

Quizá la más suave y esponjosa de esta lista, esta tarta es creación del chef de la casa Gianluca Dalu “que tenía su propia receta y un día decidió compartirla”; “desde entonces se convirtió en una de las estrellas de nuestra carta y también uno de los favoritos de nuestros clientes”, precisan desde el establecimiento.

Cremosa por dentro y tostada por fuera, con cuerpo pero con textura mousse, con o sin galleta… Son muchos los adjetivos, las formas y los requisitos que, según los expertos, debe cumplir la perfecta tarta de queso para ser tendencia.
Tarta de queso de Fellina.

Mientras que la base está elaborada con una mezcla de galleta María y mantequilla, la masa se consigue mezclando huevos, azúcar y nata con dos quesos algo diferentes. “A diferencia de la mayoría, esta tarta se elabora con una mezcla de quesos Gorgonzola y Crema”, explican, “cada uno en su justa proporción para conseguir un sabor suave pero característico. La textura cremosa y fundente se consigue gracias al tiempo de horneado exacto”, recalcan.

No es de extrañar que no solo sea la favorita del público (junto con su tiramisú) sino la más adulada: “Es suave y dulce pero tiene personalidad, con el punto de queso exacto y una textura perfecta que se funde en la boca, no hay paladar que se le resista”, es solo una de los elogios que recibe esta fundente a diario. Bravissimo!

Álex Cordobés

Oficialmente la tarta de queso con más lista de espera de la capital, la de Álex Cordobés puede presumir de ser también el pedazo de tarta más exclusiva; desde jugadores del Real Madrid pasando por influencers, el éxito de la receta de este madrileño ha hecho que este año oficializase su marca con una sucursal en Las Rozas (seguramente la primera de muchas).

La tarta de queso con la lista de espera más larga de Madrid es la de Álex Cordobés que solo se vende por encargo

“Desbordado” es la palabra que mejor resume el estado actual de Alex Cordobés, no solo en el momento en el que nos atiende, sino prácticamente desde que empezó su andadura en esta especialidad. Aunque antes conviene saber que este madrileño es completamente autodidacta y se adentró en el mundo gastro durante la pandemia y de forma accidental.

“Empecé a hacer tartas en casa de mis padres y después para un par de amigos”, recuerda. Tras unas cuantas demandas de vecinos y allegados, se corrió la voz de la que ahora es la tarta más instagrameada de la ciudad, y el resto es historia.

“Arte gastronómico en estado puro”, “sin palabras” o “simplemente increíble” son algunos de los comentarios que pueblan sus posts en instagram y las stories de sus fans. En parte (como él mismo explica) porque la materia prima “es de primerísima calidad y todo viene de Cobardes y Gallinas”. En segundo lugar, la elaboración artesanal en su obrado y, sobre todo, “al momento” es la otra clave de la popularidad de su tarta.

Convencido de querer seguir disfrutando de este proceso artesanal, Cordobés mantiene su independencia (tanto en fabricación como en distribución) en el nuevo obrador y, por el momento, solo se vende en su web o por encargo (de momento, por teléfono, hasta que su nueva web esté operativa).

Además de la fórmula clásica, en AC también elaboran la de queso con chocolate blanco y queso con mezcla de chocolates. Eso sí, recientemente ha colaborado con Formaje para probar otras variedades de queso y, en definitiva, nuevas propuestas con las que alegrarse el paladar.

Fismuler

No en vano a la tarta de queso al horno también se la conoce como estilo Fismuler; el establecimiento del grupo La Ancha, cuya cocina lideran Nino Redruello y Patxi Zumárraga, no solo es uno de los restaurantes con más reservas de la capital, sino también el que recibe las mejores críticas.

En particular su tarta, que se lleva la palma en cuestiones de ligereza y sabor… Pero, ¿qué tiene este postre de de Fismuler para ser uno de las más aclamados de la capital? En primer lugar, unos ingredientes de primera calidad (como el resto de su cocina) que conviven en “equilibrio y suavidad”, las palabras clave según sus artífices.

Lo segundo, una preparación impecable que se divide en dos partes: la de la masa sablé (que es la base con la que se rellena el molde) y la de la crema de queso. Para la primera, solo hace falta usar las cantidades adecuadas de mantequilla, yema azúcar glas, agua y harina.

Después, la parte más cremosa de la tarta, que lleva hasta tres tipos de queso (fresco, azul y ahumado -¡un Idiazábal!), además de huevo, azúcar y nata (de 35%). Por último, el toque decisivo pasa por “flanear”, es decir: “no dejar que el huevo se cuaje del todo en el horno para que no quede cocinada del todo”.

Además, otra buena noticia de cara a las fiestas: ya se puede encargar en los establecimientos de Mallorca (entera) para poderla disfrutar en cualquier momento y sin mesura. No hay mejor regalo para un quesófilo.

a.
Ahora en portada