Esta es la mejor tapa de España. Y una vez más, es de Valladolid

El vallisoletano Alejandro San José gana el Concurso Nacional de Pinchos y Tapas, mientras que un cocinero mexicano se lleva el título mundial

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.

Salbut Criollo, la creación de Alejandro San José

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.

Eso es lo que le ha sucedido a Alejandro San José, el triunfador del XVII Concurso Nacional de Pinchos y Tapas que se realizó en Valladolid.

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.
El concurso nacional y el mundial congregó a los grandes creadores de tapas y pinchos. Foto The Tapas Gastrobar

Cómo es la mejor tapa de España

San José, del restaurante Habanero Taquería, triunfó con una preparación llanada salbut criollo, que consiste en una tortita inflada y rellena de cerdo asado con mayonesa de habanero y aguacate.

Alejandro San José había abierto su restaurante hace dos meses y ya triunfó en el Concurso Nacional de Tapas

El ganador español no podía contener la alegría: hacía solo dos meses había abierto su restaurante en el centro histórico de su ciudad, que tiene una merecida fama de ser una de las mecas del tapeo más sabrosas de España.

«Soy vallisoletano. Esto es la leche. En estos momentos siento mucha emoción», ha manifestado tras recoger el galardón nacional que ha dedicado a los hosteleros «por lo mucho que han sufrido estos años, especialmente durante la pandemia».

 La mejor tapa del mundo es mexicana

Este concurso, que se celebró durante tres días en esa ciudad castellana, es una de las dos mitades del certamen, porque en paralelo se presentó el V Campeonato Mundial de Tapas, que ha coronado a los sabores tradicionales de México.

David Quevedo, del restaurante Viñedo San Miguel de San Miguel de Allende (estado de Guanajuato) triunfó sobre los 16 cocineros finalistas que habían viajado desde otros países de Asia, Europa y América.

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.
El chile ceremonial, la mejor tapa del mundo

Su creación se llama chile ceremonial, toda una fusión de tradición y vanguardia.

Se trata de un chile pasilla relleno de guiso de conejo con verduras, envuelto en tortitas y acompañado de aguacate, crema y cilantro.
Es un homenaje a la cocina chichimeca, pobladores del norte y occidente de México, una tribu nómada, guerrera y con frecuentes choques con los colonizadores españoles, describió su creador.

Valladolid también triunfa a nivel mundial

En el segundo lugar de las mejores tapas del mundo está el corchifrito elaborado por Emilio Martín, del restaurante Suite 22 de Valladolid.

Con su ‘corchifrito’ Emilio Martín triunfó como mejor tapa española del año pasado, y este año alcanzó el segundo puesto a nivel mundial

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.
El corchifrito de Emilio Martín, de Suite 22

Este es un guiso de cochinillo adobado con tres vinos de uva albillo, tempranillo y sauvignon blanc, ha explicado a Efe este cocinero afincado en Valladolid pero nacido hace 35 años en Jaraíz de la Vera (Cáceres).

Esta misma tapa había sido premiada como la mejor de España el año pasado, y fue la que le permitió representar al país en esta edición.

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.
El Aya/Huma/Cabeza de Diablo de Juan Pablo Olguín de Ecuador

En el tercer puesto del podio internacional está Juan Pablo Holguín, del restaurante Tapatú de Ecuador, por su Aya/Huma/Cabeza de Diablo.

El cocinero explicó que este es un personaje típico de la cultura andina, “que al ser invocado bendecía las cosechas del mes de junio, principalmente papas y maíz”. El platillo consiste de un guiso de rabo de toro que es el que se empleaba para ahuyentar a los malos espíritus.

Los otros ganadores españoles

Volviendo a los ganadores españoles, el segundo puesto fue para Igor Rodríguez Sanz, del restaurante El Bandarra, en Palma de Mallorca (Islas Baleares), por su tapa xuxo de porc amb anfós.

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.
El xuxo de porc amb anfós del restaurante El Bandarra

Presentado en los envases de la comida para llevar (un guiño a las soluciones urgentes en tiempos del confinamiento), se trata de un guiso de cerdo negro autóctono de Mallorca envuelto en una masa de xuxo con reducción de mero, junto a un puré de orejones de la zona de Porreres con un toque cítrico para compensar el efecto de la grasa.

Ganar un concurso nacional de tapas está muy bien, pero si además el certamen se hace en la misma ciudad donde uno vive y trabaja, tiene un valor añadido.
El txingurri del Borda Berri

Para el tercer lugar se premió a Mitxel Suárez Suso, del restaurante Borda Berri de Hueto Arriba (Álava), por su tapa txingurri, elaborado con productos de proximidad como tierra de remolacha con patata alavesa y secreto con habitas frescas.

La copresidenta del jurado internacional, Elena Arzak, dijo que eventos como estos concursos son “una oportunidad de mantener activa en el mundo la comunicación de la hostelería española a través de su formato más característico, la tapa o el pintxo”.

a.
Ahora en portada