Diez cervezas alemanas en el top del súper

Los alemanes son los reyes de la cerveza: saben elaborarlas y saben venderlas. Estas son las mejores que podemos encontrar en los supermercados españoles

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Por eso proponemos diez magníficas cervezas alemanas a la venta en España con las que disfrutar en nuestras casas como si fuéramos auténticos teutones.  

Paulaner Salvator DoppelBock  

Si hay una marca de cerveza alemana que cualquier español conoce, esa es sin duda alguna Paulaner, un verdadero monstruo que produce anualmente millones de litros de cerveza de diferentes variedades. Una de sus producciones más arrebatadoras es la Paulaner Salvator DoppelBock.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Es una cerveza tostada de baja fermentación, elaborada con malta de cebada oscura, con espuma de color caramelo, aromas a chocolate negro y a especias tostadas. Posee un sabor profundo e intenso que realmente no deja indiferente a quien la prueba. Ideal para tomar como copa a media tarde o para compartirla con platos picantes de la cocina mexicana. 

Schneider Weisse Aventinus Eisbock 

Si perseguimos una cerveza alemana con personalidad, carácter, de aromas potentes y sabor penetrante, nada mejor que elegir la Schneider Weisse Aventinus Eisbock, también conocida como Aventinus. La produce en Baviera Scheneider Weisse, firma emblemática que se especializa en cervezas prémium.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

La variedad de cervezas del tipo eisbock se caracteriza por su forma de elaboración consistente en la congelación de una parte del agua de su preparación. Así se consigue una cerveza muy concentrada, de color oscuro, casi negro y espuma de color beige. Desprende aromas a ciruelas maduras, a plátanos, clavos de olor y almendras. En boca aparecen las frutas negras, el chocolate negro amargo y las especias. ¡Todo un lujo para los que veneran las cervezas singulares! 

Beck’s 

Una de la cervezas rubias alemanas del tipo pilsner más exportadas y consumidas en el mundo es la Beck’s. Fue creada en 1873 en Bremen por la cervecería Brauerei Beck GmbH & Co KG y es una cerveza de baja fermentación que, desde sus inicios, se fabrica siguiendo las estrictas reglas de la Reinheitsgebot, la ley alemana de pureza de 1516, que obliga a la cerveza a estar fabricada única y exclusivamente a partir de malta de cebada, lúpulo, agua y levadura.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

De color brillante y espuma muy blanca, sus aromas son frescos y recuerdan a la fruta blanca como las peras y las manzanas. En boca destaca su fina malta, el final lupulizado y su conseguido equilibrio. Ideal para tapear y también para compartirla con un bol de palomitas y una buena película. 

Braufactum Progusta IPA  

La firma Braufactum, propiedad del importante grupo cervecero Radeberger, con sede en la localidad de Fráncfort del Meno, comercializa en nuestro país una de sus cervezas más notables. Nos referimos a la Braufactum Progusta, una IPA (Indian Pale Ale), de color ámbar y notas cítricas, con recuerdos a menta y caramelo, que se combinan de forma equilibrada.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Es una cerveza seca que despunta por su sabor a frutas exóticas y por sus predominantes notas florales, gracias a la adicción de lúpulos de las variedades American Citra y German Hallertau. Su final es armonioso, persistente y sutilmente maltoso. Resulta ideal para ser compartida con un queso gouda curado o con un goülash de ternera. 

König Ludwig Dunkel Hell 

En Fürstenfeldbruck, en Baviera, se ubica la firma cervecera König Ludwig GmbH & Co., creadora de afamadas cervezas muy apreciadas por los alemanes. Entre su destacable portfolio encontramos la König Ludwig Dunkel Hell, una cerveza de alta fermentación del tipo dunkel, que se elabora con la mejor malta de cebada y lúpulo.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

De color parduzco casi negro, posee una espuma abundante y persistente, y aromas a plátano y especias. En boca es agradable, con toques cítricos, equilibrada y de paladar consistente. Es idónea para ser compartida con unas croquetas de jamón, salmón marinado o quesos grasos de todo tipo.  

Berliner Kindl Weisse Original 

La cervecera Berliner Kindl, fundada en Berlín en 1872, produce la Berliner Kindl Weisse Original, una cerveza turbia refrescante, conocida también con el nombre de ‘Northern Champagne’, desde la época de Napoleón.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Muy demandada en la capital alemana y muy fácil de beber, es una cerveza ligeramente lupulada, ácida, fresca y con un punto picante. A los berlineses, cuando hace buen tiempo, les gusta tomarla sentados en una terraza a media tarde, en un vaso grande, y con una pequeña porción de jarabe de frambuesa en su interior. 

HB Hofbräu Maibock 

La historia de la fábrica de cerveza Staatliches Hofbräuhaus se remonta a 1589, cuando Guillermo V, duque de Baviera, decide fundar Hofbräuhaus. Y así fue porque ni al duque, ni a los miembros de su corte les complacía la cerveza que por aquel entonces se elaboraba en Múnich. En la actualidad, lStaatliches Hofbräuhaus es una de las pocas fábricas de cerveza tradicional de la ciudad que continúa siendo de propiedad bávara.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Entre sus elaboraciones, despunta la HB Hofbräu Maibock, una de las especialidades más antiguas de Múnich, pues comenzó a elaborarse por primera vez en 1614. Destaca por la gran calidad de su malta de cebada y por la intensidad de sus lúpulos. De color ámbar, posee notas frutales y en conjunto, es una cerveza aterciopelada, suave y agradablemente amarga. Casa muy bien con unas salchichas Bratwurst o un codillo de cerdo recién horneado. 

Früh Kölsch  

Früh Kölsch, fundada hace más de 110 años a la sombra de la imponente catedral de Colonia, es sinónimo de la mejor cerveza elaborada por una firma familiar que a lo largo de los años ha conseguido un enorme reconocimiento mundial.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Entre sus propuestas, elegimos la emblemática Früh Kölsch, con receta original de Peter Josef Früh. De color dorado pálido, tiene aromas frescos y herbáceos, con un amargor ajustado en boca, y toques afrutados que recuerdan a la manzana, el plátano y los cítricos. Es una cerveza agradable, equilibrada y muy refrescante, que resulta única para ser disfrutada en una terraza durante el verano. 

Weihenstephaner Korbinian 

Bayerische Staatsbrauerei Weihenstephan es una fábrica de cerveza situada en el barrio de Weihenstephan, en la urbe bávara de Frisinga. Tiene su origen en el monasterio Weihensthephan, fundado en el año 725 por San Corvino. Se dice que es una de las cervecerías más antiguas del mundo, pues sus cervezas se fabrican desde hace más de mil años.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

La Weihenstephaner Korbinian es una de sus más acreditadas propuestas. De color intensamente oscuro, es una cerveza potente que se elabora con malta de trigo y cebada. Sus aromas malteados son profundos y muy pronunciados, y su sabor es único, pues tiene recuerdos a café torrefacto y a chocolate negro. Con fiambres ahumados típicamente alemanes y con guisos de carne de caza, resulta perfecto. 

Schlappeseppel Pils 

Desde el año 1631 se elabora la cerveza Schlappeseppel en la ciudad norteña de Aschaffenburg. Su historia se remonta a la Guerra de los 30 años, cuando un soldado cojo, que a su vez era maestro cervecero, y se le conocía con el nombre de Schlappe Seppel, solía fabricar esta famosa cerveza al rey Gustavo de Suecia.  

Los amantes de maltas y lúpulos están de suerte, ya que las cervezas alemanas, conocidas a nivel mundial por su gran respeto a una tradición cervecera de siglos, pueden hallarse sin problemas en los lineales de los principales supermercados de nuestro país. El problema reside en que hay tanta variedad, que no siempre es fácil saber cuáles elegir. 

Hoy en día elaborada por la cervecera Eder un Heyland, Schlappeseppel Pils es una cerveza dorada, ligera y de paladar fino, cuyo énfasis no se centra en el sabor a malta con mucho cuerpo, sino en la marcada viveza de su lúpulo y en su sabor amargo. Estos aromas de lúpulo, con toques de hierbas y cítricos, son capturados tanto por el paladar como por la nariz. Es ideal para tomarla como aperitivo, y mejor aún, acompañada de quesos suaves como el emmental o el brie. 

a.
Ahora en portada