The Kave: bienvenidos al exclusivo infierno de Dante en Madrid

En el centro de Madrid, The Kave es un original espacio que ofrece una experiencia en torno a ‘La Divina Comedia’ de Dante donde todo es posible

En 2021 se cumplen 700 años de la muerte del poeta italiano Dante Alighieri. Una buena excusa para acercarse a su obra. Fundamentalmente a su genial poema La Divina Comedia, en el que el escritor toscano describe con todo lujo de detalles y simbolismos la “aventura” de su protagonista, el propio Dante, en una alegórica narración que, en las postrimerías de la Edad Media, adelantaba el pensamiento e ideales que movieron a los artistas e intelectuales del Renacimiento y que está estructurado en tres capítulos: Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Coincidiendo con este centenario ha abierto en Madrid, junto a la mismísima Puerta de Alcalá, The Kave-La Divina Comedia, un espacio concebido como una experiencia integral en torno a ese poema y dedicando un especial protagonismo al capítulo del Infierno. La fecha de apertura, nos cuenta Jorge Ramses Llovet, propietario del grupo de restauración y ocio Ramses al que pertenece Kave, “ha sido una simple casualidad, pero todo pasa por algo en la vida, quizás era el momento justo y exacto para lanzarnos a la aventura y estamos seguros de que el autor ha apoyado su obra reinventada y modernizada en la realidad, desde el más allá”.

The Kave bebe de la estética de los bares clandestinos de Nueva York. Foto: Ramses.
The Kave bebe de la estética de los bares clandestinos de Nueva York. Foto: Ramses.

Todo es posible en Kave

La referencia al siempre inquietante “otro mundo” no es una mera forma de hablar: en Kave todo es posible, todo está envuelto en un halo de intriga y misterios y, al tiempo, también de sofisticación. Desde el mismo momento en que se traspasan las puertas del local e, incluso, antes, puesto que para acceder a él es imprescindible reservar de una forma bastante particular. Para conseguirlo hay que conocer una clave numérica que solo puede proporcionar otra persona que haya estado en el local o que tenga relación con él (una pista: es una cifra de tres números asociada al concepto de lo infernal).

«Kave Integra el arte de Dante, la magia de la mixología y la fuerza de la música a través de puestas en escena» sorprendentes

Jorge Ramses

Algo que podría disuadir a un público acostumbrado a un ocio sin complicaciones pero que, sin duda, supone todo una acicate para aquellos que buscan algo bastante más exclusivo y original.

Las actuaciones en directo no son las únicas sorpresas. Foto: Ramses.
Las actuaciones en directo no son las únicas sorpresas. Foto: Ramses.

En Kave las sorpresas están a la orden del día y comienzan desde el mismo saludo: “¡Bienvenidos al Infierno, disfruten de su estancia!”. Performances, espectáculos musicales de gran calidad en torno al piano situado al fondo del local, sesiones de tatuaje en el propio espacio de los aseos…

Con fecha de caducidad

Como afirma Jorge, “Kave es un sueño, es innovación en el mundo de la coctelería. Integra el arte de Dante, la magia de la mixología y la fuerza de la música a través de puestas en escena sorprendentes”. Y reconoce que para llegar a este momento, con semejante concepto, ha hecho falta tiempo y experiencia: “nuestra inspiración nace de 25 años tratando de crear momentos mágicos para nuestros clientes. Kave es fruto de un sueño y de una coctelera llena de emociones intensas”. También del hecho de que “hemos recorrido los cinco continentes y visitado más de 7.000 bares y discotecas”. 

Pero, sorprendentemente, es una experiencia que nace con fecha de caducidad: “solo tendrá un año de vida, lo que lo convierte en el espacio de sus características más efímero de la capital. No en vano, un contador marca los días que faltan para su cierre (30 de septiembre de 2021) y, cuando finalice la cuenta atrás, el espacio será cosa del pasado, pero también del futuro, pues se transformará en un concepto radicalmente distinto”.

Un marcador cuenta las horas para el cierre definitivo. Foto: Ramses.
Un marcador cuenta las horas para el cierre definitivo. Foto: Ramses.

Misterio y clandestinidad

El contador al que se refiere Jorge Ramses es el único elemento disonante (con esa cuenta atrás a base de luz blanca) en un espacio donde los rojos y los tonos oscuros marcan la estética. Esto, en conjunto con las paredes de ladrillos rojos desnudos y una escenográfica barra con vitrinas para mostrar la excelencia de los destilados de nivel y resto de bebidas premium que se sirven aquí, logra evocar la clandestinidad de aquellos locales neoyorquinos que proliferaron durante la época de la Ley Seca (1920-33).

Entre los cócteles encontramos originales mixologías que reciben el nombre de cada uno de los siete pecados capitales -Soberbia, Avaricia, Ira, Gula, Envidia, Pereza y Lujuria-

Eso sí, esa apariencia un poco canalla no puede ocultar que lo que espera a los clientes de Kave es una experiencia de muchos quilates, sobre todo en el capítulo del ocio de calidad. Porque, como desvela Jorge, “Kave es único: tenemos en Madrid, probablemente, uno de los bares de copas más cultos del mundo”.

El precio de tus pecados. Foto: Ramses.
El precio de tus pecados. Foto: Ramses.

Cultura que se bebe y se come

Una cultura que se hace evidente en el capítulo de los cócteles, originales mixologías que reciben el nombre de cada uno de los siete pecados capitales (Soberbia, Avaricia, Ira, Gula, Envidia, Pereza y Lujuria, éste último a base de champagne Pierre-Jouët, cordial de fresas y una fina pátina de chocolate rubí que se extiende por la copa y que pide a gritos ser lamido), además de diversos episodios de La Divina Comedia, como el Paraíso Terrenal y el Antepurgatorio. Todos ellos se presentan de una manera realmente original y siempre convenientemente narrados para relacionar la creatividad que hay detrás de cada uno de ellos con el sugerente relato de Dante Alighieri.

Pero no solo de líquido se vive en el Infierno. Por eso, a los cócteles y resto de destilados que hay en la carta se suma una breve, pero selectísima propuesta de picoteo a base foie, caviar, ostras, jamón Joselito -presentado de una forma impactante y original-, chacinas y conservas de calidad.

Del Purgatorio al Paraíso

Tras la experiencia en el Infierno se puede avanzar hacia otras zonas del local. Para ello antes, en el espacio del aseo, los clientes deben depositar una simbólica moneda en alguno de los siete buzones (uno por cada pecado capital) como forma de expiar sus propias debilidades y faltas (o las de su pareja, algo que puede dar mucho juego). Con esta acción ya tienen “derecho” a entrar en el Purgatorio, un estrecho pasillo decorado con ilustraciones ad hoc rescatadas de un ejemplar del medievo que conduce, a través de una no menos angosta escalera, hacia el Paraíso.

Rincones con más intimidad y misterio. Foto Ramses.
Rincones más intimidad y misterio en The Kave. Foto: Ramses.

Este último espacio, tiene un interiorismo también muy impactante concebido, como el resto del local, por los responsables del estudio Ilmiodesign. De momento, espera pacientemente a que lleguen tiempos mejores y que la situación pandémica permita reuniones más generosas en cuanto al número de participantes para, de esta forma, convertirse en uno de los espacios más deseados para la celebración de todo tipo de eventos públicos y privados.

En cualquier caso, y mientras llega ese momento, merece mucho la pena permanecer un tiempo en el Infierno y seguir disfrutando de todos los placeres, misterios y sorpresas que depara este singular espacio.

a.
Ahora en portada