Boom de los arroces a domicilio: tres opciones para triunfar

¿Disfrutar en casa de un arroz sobresaliente en apenas una hora? Ya es posible gracias estas nuevas propuestas que puedes pedir en Madrid (y en todo el mundo)

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.

Arroz de zamburiñas y jamon con ajo. Foto Abanda.

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.

Nos volcamos en la cocina, preparamos mil y un platos para hacer más llevadero el estar en casa y, en cuanto se pudo, probamos lo que los cocineros tenían que ofrecernos en formato delivery. Y hubo muchos que se lanzaron a mandar todo tipo de platos.

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.
Foto: El Paeller.

También hubo otros, los que hoy nos ocupan, que pensaron en un proyecto centrado en el monoproducto, los arroces. ¿Era posible disfrutar de un arroz de calidad desde la comodidad del hogar, en el propio recipiente donde se prepara y que no hubiese que devolverlo? Ahora es posible. Estos son los mejores que hemos descubierto.

La arrocería que nació por y para el delivery

El arroz abanda es uno de los máximos exponentes de la cocina costera alicantina y precisamente esta preparación, fue la elegida para dar nombre a un proyecto novedoso. No estamos en el Mediterráneo, pero probar sus arroces y paellas, puede hacer a uno trasladarse a esos días tranquilos mecidos por la brisa del mar en pleno Madrid (ahora también sirven en Pozuelo de Alarcón y Aravaca).

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.
Arroz abanda clásico. Foto: Abanda.

¿Por qué arroces y no otra cosa? Fue durante el confinamiento cuando surgió la idea. Daniel Bañón, co-fundador de Arrocerías Abanda explica que “los arroces nos parecieron interesantes porque teníamos un know how que había que aprovechar y porque considerábamos que existía un nicho. No había arrocerías que te dieran un producto de primera, en 30 minutos en tu casa, desde una ración y sin fianza”. Así fue como con dos cocineros con larga experiencia en arrocerías, empezaron a dar forma a lo que es hoy Abanda.

Abanda sirve más de un docena de recetas de arroces, desde los clásicos de marisco, arroz negro o bogavante a los más innovadores de zamburiñas con jamón ibérico o pulpo con panceta y queso

“Nos pusimos a trabajar en la marca. Paralelamente, en el arroz que usaríamos, de máxima calidad y una variedad específica que aguantase bien el viaje y que no se pasase si lo calientas en el horno un minuto”, apunta. Así se decidieron por los arroces de Molino Roca, favoritos de los grandes chefs, hoy en manos de la cuarta generación desde 1903. Concretamente lo hicieron por la variedad ‘Bombita by Torca’, que absorbe bien el sabor del fondo y mantiene el punto de cocción.

Al arroz, le siguieron “los fondos elaborados en casa, despacio y con materia prima de primera, conseguir los tiempos de cocción adecuados, las recetas más sabrosas…y después conseguir el packaging adecuado para que sea un arroz con la altura de un dedo y sin fianzas”, recalca Bañón.

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.
Arroz de alcachofas, jamón y trigueros. Foto: Abanda.

A día de hoy, ofertan más de una docena de arroces diferentes, en los que cuidan al máximo cada detalle. La estrella de la casa es el abanda, es “sencillo de comer, sin mancharse los dedos y con mucho sabor”, apuntan. Pero también hay otras recetas para no perderse, desde clásicos como la paella mixta, el arroz de marisco, el arroz negro o de bogavante, hasta más singulares como un arroz de zamburiña, jamón ibérico y crema de ajo, otro que une alcachofas, jamón ibérico y puntas de espárrago triguero o el arroz de pulpo, panceta y queso San Simón, una combinación que sorprende a todo el que la prueba.

Canallas por fuera y tradicionales por dentro

También con servicio exclusivo en Madrid, NoSoloPaella nace de la mano de tres amigos, los socios fundadores (un broker, Marcos Harguindey, un abogado, Enrique Ceca Gómez-Arevalillo, y un director comercial, Carlos García Verdasco), que se definen como amantes de los arroces y la buena mesa. “Quisimos darle una vuelta de tuerca al concepto de los arroces y fideuas a domicilio en Madrid”, apuntan. Amigos desde el colegio, llegó el punto en el que, también durante el confinamiento, dieron forma a la idea a la que llevaban algún tiempo dando vueltas.

Tres amigos sin experiencia en la cocina se aliaron con el prestigioso chef Javier Aranda para crear durante el confinamiento un concepto innovador de delivery: NosoloPaella

“Toda buena idea, ha de ir acompañada de trabajo, esfuerzo, dedicación; y en ocasiones -porque no decirlo – de una estrella que guíe el camino… Y en este caso, la cuarta pieza que ilumina y completa este rompecabezas, no es otra que el gran Javier Aranda.” Así fue como aliándose con el dos estrellas Michelin -una de ellas en Gaytán y la otra en Retama, en La Caminera Club de Campo– terminaron de definir lo que iba a ser su propósito, “revolucionar el delivery de arroces en Madrid, sin descuidar a la gran olvidada, la fideuá.”

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.
Sus recipientes rectangulares son una de sus señas. Foto: NosoloPaella.

Aunque sonase a revolución, no quería perder de vista los orígenes de este plato. Calidad, producto y diferenciación han sido las señas de NoSoloPaella desde el principio. Como en los anteriores, aquí también se sirven de los arroces de Molina Roca y cuentan con proveedores como Pescaderías Coruñesas o la central de carnes Grupo Los Norteños para elaborar diariamente los caldos, fumés y salmorretas que serán la base de sus arroces, como manda la tradición.

Lo primero que llama la atención al que los recibe es el formato en el que los envían. En vez de la tradicional paella redonda, los emplatan en llaunas, unos recipientes metálicos rectangulares, que ya el chef Kiko Moya utilizó con sus arroces al cuadrado. Son “verdaderos lienzos comestibles”, explican.

Si la innovación está en el servicio, también lo está en sus recetas. Entre los arroces encontrarás un clásico señoret, pero ‘a medias’ porque tal y como aseguran, “a veces toca mancharse un poco las manos”. Lo preparan con un fumé de marisco y chipirones y lo coronan con gambas y cigalas. También preparan un mar y montaña con mejillón de roca y secreto ibérico o un homenaje a la paella valenciana, al que han bautizado como ‘anciana’ con todos los ingredientes de siempre, pero dispuestos como nunca. “Que no se nos enfade ningún valenciano ortodoxo”, ríen.

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.
Foto: Nosolopaella.

La gran pata de su proyecto son las fideuás. Las elaboran en dos versiones, la ‘black fideuá’ con pulpo y la ‘crunchy fideuá’ con belly pork a baja temperatura que rematan en plancha y ajetes tiernos. “Canallas por fuera, tradicionales por dentro”, se jactan. Además, irán añadiendo nuevas recetas próximamente, deleitando así a sus seguidores.

Auténtica paella a la leña en cualquier lugar del mundo

¿Y si te dijéramos que en tan solo 18 minutos puedes preparar en casa una paella a leña excepcional? Si los anteriores nos lo ponían fácil, la empresa valenciana El Paeller lo hace todavía más. Para saber de qué hablamos, tenemos que remontarnos a 1995, año en el que Rafa Margós, un reconocido maestro paellero, empezó a soñar con poder llevar este plato valenciano a cualquier lugar del mundo.

Aplicó al mundo de las paellas estrategias de I+D para hacerlo realidad, aliándose con los creadores de Wikipaella, que además de ser estandartes y defensores de este plato popular, recordemos que fueron los que consiguieron implantar el emoji de la paella en nuestros dispositivos móviles.

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.
Foto: El Paeller.

“Lo que sucede en el paellero de cualquier casa en la Comunidad Valenciana es algo único. Familiares y amigos se reúnen para cocinar la paella al fuego de la leña y compartir grandes momentos a su alrededor. El Paeller hace accesible esta experiencia a cualquier persona del planeta” afirman.

Dicho y hecho. ¿Te imaginas no tener que ir a comprar ninguno de los ingredientes y aun así tener un plato de 10? Todo lo necesario viene dentro de un bote y lejos de lo que pueda parecer a primera vista, el resultado es sublime. En un pack de dos raciones, se incluye una lata con el caldo y los ingredientes selectos, cocinados previamente a la leña, un saquito de arroz de la variedad J.Sendra, con Denominación de Origen Arroz de Valencia, y las instrucciones para prepararlo. Además, puedes adquirir también la paellera para su cocinado.

Son ya cuatro las recetas que tienen en su haber. La paella valenciana, “la más universal y la más difícil de encontrar en su versión tradicional”, que elaboran como manda la receta canónica, con pollo, conejo, judía verde plana y garrofón de la huerta valenciana.

No puede haber ritual de unión más solemne que comer una paella o arroz en compañía. En muchos lugares, como en la Comunidad Valenciana, es lo que une a las familias los domingos. ¿A quién no le gusta un buen arroz? En este último año, el juntarse con otros ha quedado relegado y por eso ha sido el año en el que más hemos disfrutado en nuestros hogares.
Kit paella de pato y setas. Foto: El Paeller.

Para su arroz del senyoret, se sirven de un caldo que elaboran con pescados y mariscos de la lonja de Dénia, muy próxima al obrador, como gambas, galeras y cangrejos y lo terminan con trozos de sepia y gamba pelada. También han lanzado recientemente una paella 100% vegana, elaborada exclusivamente con 10 verduras y una paella de pato y setas, con la opción de prepararla tanto con el arroz seco, como meloso.

Disfrutar de arroces (muy buenos) en casa nunca había sido tan fácil.

a.
Ahora en portada