Habla: el vino de lujo al alcance de todos

Habla es un vino producido en Extremadura con aspiraciones universales. Su lema es ser diferente, exquisito y seductor

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

Ellos se propusieron elaborar vinos exclusivos, únicos y excitantes en Extremadura, para abrirse al mundo más adelante con una marca que revolucione el sector.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

La aventura comenzó en el 2000 cerca de Trujillo (Cáceres), en una zona sin gran tradición vitivinícola, en un viñedo plantado con las variedades tempranillo, cabernet franc, cabernet sauvignon, syrah, malbec, petit verdot y sauvignon blanc.

Son uvas para una finca de 200 hectáreas, con suelos muy difíciles, limitados recursos hídricos, tierra, ácida, de escasa humedad y con grandes contrastes de temperatura entre día y noche.

Pero eso sí, con un microclima específico que dota a los vinos con una expresividad muy personal.

El Moisés de Miguel Ángel inspira el ‘Habla’

El término Habla fue elegido como marca por Miguel Ángel, que increpó a su escultura del Moisés, recién terminada, con la orden “¡levántate y habla!”.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

El símil es un homenaje al artista; un adelantado de su tiempo, cuyos niveles de exigencia, tenacidad y búsqueda de la perfección no tenían parangón.

El nombre de la marca Habla es un guiño a la orden que Miguel Ángel dio a su escultura del Moisés, de tan perfecta que era

Como dicen en Habla, “el Moisés era el ejemplo sobre el que asentar los pilares del proyecto: los valores de la excelencia, el sentido de la belleza, lo trascendente, el refinamiento y, ante todo, la creencia en la propia visión sin dejarse influenciar por modas pasajeras o por corrientes del momento»

Un soplo de aire fresco en sector del vino

Habla siempre aspiró a situarse en el ámbito del lujo, aunque accesible al gran público, una marca premium pero sin grandes barreras de acceso.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

Esta bodega tenía que renovar el concepto de exclusividad dentro del vino, con códigos y referencias propios de un nuevo tipo de lujo en lo que el diseño, la imagen y lo visual acompañasen la creatividad vitivinícola. 

Y he aquí que aparece la colección de vinos de ‘Alta Costura’: Habla ‘Edición Limitada’; el prêt à porter Habla del Silencio, los jóvenes Habla de la Tierra y Gotas de Habla; y los blancos Duende y Habla de ti

Presencia en Francia

Y lejos de Extremadura, en concreto en Francia, Bodegas Habla controla unas exclusivas hectáreas de viñedo.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

En Côte des Blancs, al sur del país, se elabora el champagne Moses, y en la mejor zona de Côte de Provence, frente a la montaña Sainte Victoire, tiene su origen el vino más sensual y glamuroso de las bodegas, Rita.

No hay dos Habla idénticos

La apertura y la exploración de más viñedos en otros lugares de España fuera de Extremadura y en Francia, así como la enorme versatilidad de los viñedos extremeños permiten que cada año se editen nuevos y distintos Habla, ya sean monovarietales o coupages.

Se busca que cada uno de ellos sea la expresión más sincera de un terruño y de sus variedades de uva bajo unas condiciones climáticas determinadas, en un período que no se repetirá.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

Por eso cada Habla es lo mejor que la bodega produce en esas condiciones particulares. 

Así, cada edición tiene su propio número y un diseño diferente. Pequeñas variaciones en la ubicación de los elementos gráficos aportan ese carácter único manteniendo a la vez un aspecto claramente identificable. 

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.
Imagen de las Bodegas Trujillo. Foto: HABLA

Una personalidad definida  

Estas catas visuales explican las especificidades de cinco joyas: Rita, Habla del Mar, Habla Duende, Habla Nº21 y finalmente Moses, a lo que hay que añadir una exquisita novedad, un aceite monovarietal picual 100%, Sol del Silencio, procedente de la Finca Dehesa de la Torrecilla (Trujillo).

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

La bodega solo vinifica si las cosechas son excelentes, lo que le permite recibir las mejores calificaciones de los expertos 

Habla es un concepto transversal, no busca acogerse a las normas de las denominaciones de origen, solo vinifica si las cosechas son excelentes, lo que le permite recibir las mejores calificaciones de los expertos.

Actualmente  está vendiendo más de un millón de botellas de ediciones limitadas, cada una con su número de serie.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.
Imagen de las Bodegas Trujillo. Foto: HABLA

Además desarrolla una política de exclusividad mediante el desarrollo continuado de una tecnología de alto nivel, la ecología, la investigación, el desarrollo, el diseño de botellas y packaging y la calidad como premisa excluyente.

La unión entre bodega y creación artística

A la excelencia en contenido se añade el esfuerzo para informar al consumidor con un lenguaje visual y claro, del glamour de las propuestas y las características de los vinos explicitadas en los tapones.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

La moda y el perfume de alta gama son los dos sectores en los que se encontró el tipo de lenguaje y personalidad que se había buscado para Habla.

Este se desarrolla en packaging, publicidad, contenido, visules y campañas en redes, donde se abrió la puerta a figuras de la moda y el arte como Palomo Spain, María Escoté, Antonio Sicilia o Felipao.

Esta campaña se desarrolla con la colaboración de algunas de las figuras más relevantes de la moda española, como el tándem creativo Alvarno y el diseñador Ulises Mérida.

Más que transgredir, es acercarse al consumidor 

Habla siempre ha usado un lenguaje visual tentador y rupturista pero también sencillo y directo.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.

Por ejemplo en su botella cilíndrica de aire minimalista, casi Zen, inspirada por el concepto del disco Presence de Led Zeppelin.

La idea es aportar una poderosa presencia como objeto que atraiga las miradas en la mesa de un restaurante y despierte un deseo irrefrenable de conocer y probar. 

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.
Imagen de las Bodegas Trujillo. Foto: HABLA

Para cada tipología de vino se elige entre tres tipos diferentes de botellas que tratan de adecuarse al carácter y personalidad del producto que contienen.

Habla es el sueño de una familia cacereña, un proyecto nuevo de unos promotores que poseían una notable trayectoria empresarial pero fuera del mundo del vino y sin experiencia de trabajo en común.
Imagen de las Bodegas Trujillo. Foto: HABLA

Incluso las cápsulas se presentan diferentes detallando visualmente las notas aromáticas de cada vino.

a.
Ahora en portada