La oportunidad para conocer un vino único en Sitges

La malvasía es una variedad que ha sobrevivido en pequeñas parcelas de Sitges y el Garraf. Hasta fin de mes se la puede conocer con catas, rutas gastronómicas y visitas históricas

En unas pequeñas parcelas en el centro de Sitges, en los terrenos de un antiguo hospital, crece la variedad malvasía, una vid que produce un exquisito vino y que ha sobrevivido a fuerza de una resistencia numantina por parte de los productores de la región.

Vino de malvasía producido en los viñedos de Sitges. Foto JP Chuet-Missé

En unas pequeñas parcelas en el centro de Sitges, en los terrenos de un antiguo hospital, crece la variedad malvasía, una vid que produce un exquisito vino y que ha sobrevivido a fuerza de una resistencia numantina por parte de los productores de la región.

Tanto en esta turística ciudad como en otros puntos de la comarca del Garraf la malvasía se ha convertido en uno de los sellos de identidad enológica, en una subregión del Penedès que vuela cada vez más alto.

Desde Grecia al sur de Barcelona

Sin embargo, muchas personas de la zona y de Barcelona desconocen la interesante historia de esta cepa, proveniente de Grecia en la Edad Media y que se expandió con vigor por estas tierras hasta la llegada de la plaga de la filoxera a fines del s.XIX.

En unas pequeñas parcelas en el centro de Sitges, en los terrenos de un antiguo hospital, crece la variedad malvasía, una vid que produce un exquisito vino y que ha sobrevivido a fuerza de una resistencia numantina por parte de los productores de la región.
Unas 30 bodegas producen vinos de malvasía. Foto MOT BCN

Actualmente hay cada vez más bodegas elaboradoras que se suman a la lista de monovarietales de la variedad autóctona Malvasía de Sitges, llegando a la treintena de bodegas en todo el territorio catalán.

Actualmente hay una treintena de bodegas que producen vinos con la uva malvasía, que estuvo a punto de desaparecer a fines del siglo XIX

Para promover las virtudes de sus vinos hasta el 28 de noviembre se está realizando la séptima edición de la Semana de la Malvasía, con Sitges como kilómetro cero de esta uva pero con actividades que se expanden a Vilafranca o Barcelona.

Expansión de las bodegas locales

“Hace tan solo diez años podíamos contar con los dedos de la mano las bodegas que tenían vinos de Malvasía de Sitges. Hoy es más que el vino dulce, son más de cincuenta referencias 100% malvasía, y dentro de cada copa hay épica, hay romanticismo, hay historia de Sitges”, dijo Alba Gracia, historiadora y coordinadora del centro de interpretación de este vino.

En unas pequeñas parcelas en el centro de Sitges, en los terrenos de un antiguo hospital, crece la variedad malvasía, una vid que produce un exquisito vino y que ha sobrevivido a fuerza de una resistencia numantina por parte de los productores de la región.
Cartel de la VII Semana de la Malvasía

El primer paso fue la realización de una cata que permitió conocer las virtudes de los vinos elaborados por bodegas como 1+1 (Fontrubí), Torre del Veguer (Sant Pere de Ribes), Avenc del Garraf (Olesa de Bonesvalls), Oliver Viticultors (Subirats), Montpicolis (Vilobí del Penedès) y Jané Ventura (El Vendrell).

También han participado Vinyes Singulars (Pacs del Penedès), Mas Perdut (Santa Oliva), Arid Vins (Vilafranca del Penedès), Vallformosa (Vilobí del Penedès), Mas Oller (Torrent, Girona) y el Celler de l’Hospital (Sitges).

Actividades para descubrir la malvasía de Sitges

A lo largo de las jornadas en varios restaurantes y bares de Sitges se ofrecen menús y degustaciones maridadas con vinos de esta variedad, elaborados en el territorio, “para descubrir la malvasía autóctona en 360 grados”.

Varios restaurantes y vinotecas de Sitges ofrecerán menús maridados con malvasía y catas dirigidas por expertos en este vino

Los sábados 13, 20 y 27 de noviembre en el mercado de Plaza Cataluña, en esta ciudad, habrá una parada donde se podrán degustar y comprar 20 vinificiaciones de esta uva, con diferentes novedades cada sábado.

En unas pequeñas parcelas en el centro de Sitges, en los terrenos de un antiguo hospital, crece la variedad malvasía, una vid que produce un exquisito vino y que ha sobrevivido a fuerza de una resistencia numantina por parte de los productores de la región.
La malvasía produce un vino dulce de muy buen sabor. Foto MOT BCN

También se podrá visitar el CIM (Centro de Interpretación de la Malvasía de Sitges), donde se explica la historia y forma de procesar este vino.

El 15 de noviembre, de 16 a 20, se organizará una feria en el hotel ME Sitges Terramar, en el que participarán 25 elaboradores y productores, junto con 150 summillers, restauradores y expertos.

La agenda de los próximos días continúa con catas en vinotecas de la ciudad, en el mercado municipal o centros como en Vinseum de Vilafranca; talleres de divulgación para niños, visitas guiadas para conocer la historia de esta vid en relación a la ciudad, conferencias, mesas redondas y comidas basadas en la tradición marinera de la región.

Si nunca ha probado la malvasía o tiene ciertas dudas con los vinos dulces, esta es la oportunidad para descubrirla.

a.
Ahora en portada