Los cinco mejores brandis premium de España

El brandy es la bebida destilada más prestigiosa de nuestro país. Los cinco grandes brandis seleccionados muestran las virtudes de unas elaboraciones excepcionales

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.

Aunque comenzó a elaborarse en Europa a partir del siglo XVI, sus orígenes son árabes. Ellos lo introdujeron en la Península Ibérica en los albores del siglo VIII. Hoy se elabora en varios puntos de nuestra geografía, principalmente en Andalucía, Castilla-La Mancha y Cataluña.

Para producir un brandy premium nacional se utiliza el método de alambique de cobre y habitualmente se provoca una segunda destilación para conseguir los aromas más delicados, la graduación alcohólica deseada, y sin duda, la mejor calidad.

El buen brandy, ese que ha descansado durante décadas en viejas barricas de roble, debe ser tomado en copa redondeada de cristal y atemperado entre las manos. Y, sobre todo, debe ser degustado sin prisas, en pequeños sorbos que permitan apreciar las sutiles notas avainilladas, los aromas a fruta pasificada y esos agradables y característicos toques golosos y amielados.

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.
En viejas botas de Jerez descansa durante 60 a el Brandy Gran Reserva JS Elcano.

Así se recomienda para los cinco extraordinarios brandis que hemos elegido.

Jaime I Reserva de La Familia

La Familia Torres adquirió sus primeros viñedos en el Penedés en el siglo XVIII y, en 1870, Jaime Torres Vendrell fundó la casa Torres, cosechera y exportadora de vinos. Fue en esta época cuando el genial arquitecto catalán Antoni Gaudí comenzaba a darse a conocer por sus originales e innovadoras edificaciones modernistas.

Como homenaje a esta época, al modernismo catalán, y también a las cosas hechas con ilusión y esfuerzo, nace uno de los brandis más sobresalientes de España, el Jaime I Reserva de Familia, que lleva el nombre de su fundador.

Procede de vinos blancos de la variedad parellada, destilados en alambiques de cobre, en un lento y sofisticado proceso artesanal, para posteriormente envejecer en barricas de roble y someterse a una larga crianza.

De intenso y elegante color caoba oscuro, desprende sutiles aromas avainillados, a toffe y frutos secos. En boca muestra su redondez y suavidad, apareciendo los toques especiados que aporta la crianza en roble. Su equilibrio es su enseña y su significada persistencia su mayor atributo.

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.

Para embellecer tan significativo elixir, la Familia Torres contó con el famoso arquitecto japonés Hiroya Tanaka, seguidor de la obra Antonio Gaudí, para que diseñara una moderna botella, que es una refinada obra de arte, y que representa uno de los bellos tragaluces de la Casa Milà de Barcelona, obra culmen de Gaudí. Su precio es de 109,60 €.

Brandy de Jerez Solera Gran Reserva JS Elcano

Adscrita a la D.O. Jerez-Xérès-Sherry, la bodega Gutiérrez Colosía es una de las más importantes de la localidad gaditana del Puerto de Santa María. Al frente de un negocio familiar que ya marcha por su cuarta generación encontramos a Juan Carlos Gutiérrez Colosía, un enamorado del vino y los destilados que, a sus casi 80 años, y lleva más de 60 en la empresa, sigue al frente del negocio.

Como curiosidad histórica, habría que explicar que la actual bodega está edificada en el espacio que ocupó la conocida Ermita de la Guía, a orillas del río Guadalete. Una capilla, destruida en tiempos de la invasión napoleónica, por la que pasaron en su momento personajes históricos como Colón, Magallanes o Juan Sebastián Elcano, para rezar por el éxito de sus viajes transoceánicos.

Como homenaje a la gesta de Elcano, que consiguió dar la primera vuelta al mundo surge uno de los brandis más emblemáticos de cuantos produce Gutiérrez Colosía, lleva el nombre de JS Elcano Gutiérrez Colosía.

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.

Se comercializa desde el año 2005 (antes su consumo era netamente familiar, ya que las barricas que contenían las soleras de este brandy fueron destruidas en su mayoría durante la Guerra Civil).

Hoy, el Brandy JS Elcano, envejecido durante más de 60 años en botas (barricas) de roble americano, envinadas con el mejor vino oloroso, presenta una tonalidad caoba, con aromas amielados y a naranjas amargas, sumamente expresivo, elegante, equilibrado, y con toques salinos.

En boca resaltan las especias, su intensidad y una excelente acidez. Su precio es de: 80,00 €.

Brandy Peinado 100 años

La historia de la destilería Peinado, con sede en Tomelloso (Ciudad Real), es el testimonio vital de un hombre, Juan Antonio Peinado que, allá por 1820, creó unas instalaciones en los que fabricaba aguardientes, y en las que también puso una pequeña bodeguilla con tinajas de barro, envasando el vino en el mismo tipo de pellejos que Cervantes cita en El Quijote.

Con el transcurso del tiempo, sus destilados fueron conocidos en el sur de Francia, pues se los compraban para producir su coñac. Peinado decidió almacenar los excedentes de holandas (aguardientes de vino no envejecidos) y comenzó a producir su propio coñac.

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.

Dos siglos después, la destilería Peinado produce cuatro magníficos brandis de 10, 12, 20 y 100 años. Este último, el Brandy Peinado 100 años es una joya de edición limitada, a 1200 botellas anuales, que envejece durante no menos de un siglo.

Para su destilación se utilizan alquitaras de cobre (un tipo de alambique) que le proporciona un bouquet singular y posteriormente envejece en barricas de roble americano. Es un brandy de color caoba y aromas sutiles y complejos, con evocaciones a frutos secos, ciruelas pasificadas, miel y regaliz. En boca desata una complejidad sin igual, resultando fino, suave, aterciopelado y de elegante y delicada persistencia. Su precio es de: 224 €.

Mascaró Brandy X.O. Cuvée Millenium

Desde 1946 la familia Mascaró produce sus destacadas elaboraciones en su destilería ubicada en Vilafranca del Penedès. Entre sus brandis, elegimos el que probablemente sea su máxima expresión, el X.O. Cuvée Millenium, en cuya elaboración, se efectúa una doble destilación de los vinos propios de la zona.

Este gran brandy reposa durante 20 años en barricas de roble francés del tipo Allier, lo que le confiere un envejecimiento característico y único que le dota de una gran personalidad y un aroma diferenciador.

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.

De marcado y profundo color oro viejo con irisaciones caoba, muestra un aroma fino y untuoso, con toques de madera y de perfecto destilado. En boca se muestra gustoso, proporcionado, con notas a toffe y madera, a frutas pasificadas, destacando sus envolventes notas amieladas que le aportan un final elegante, meloso y seductor.

Se recomienda su consumo en pequeñas copas tulipa para percibir mejor su delicadeza y prestancia. Su precio es de 196,99 €

Brandy Tres Mil Botellas Ximénez Spínola.

La bodega Ximénez Spínola, una de las más importantes de Jerez de la Frontera, en Cádiz, fue creada en el primer cuarto del siglo XVIII por Phelipe Antonio Zarzana Spínola. Hoy, casi 300 años después, la novena generación de la familia continúa con su tarea de elaborar algunos de los mejores destilados de España, siempre con la distinguida uva Pedro Ximénez.

Entre su magnífica variedad premium descubrimos el Brandy Tres Mil Botellas, elaborado desde 1948, y que como ellos mismos indican, “es la plenitud de un perfume que se bebe”.

El brandy español, cuyo origen etimológico proviene del vocablo holandés brandewijn, que significa “vino de quema”, es un licor fruto de la destilación de aguardiente de vino.

Para producirlo se extraen anualmente 2.100 litros de su Brandy Diez Mil Botellas, para que continúe envejeciendo durante 13 años más en barricas de roble americano.

El resultado final es un elixir de color ámbar oscuro que desprende gráciles y armoniosos aromas a fruta pasificada, con toques de maderas nobles y fondo de solera vieja. En boca muestra redondez, sensaciones aterciopeladas y una dulzura muy agradable que recuerda a la uva Pedro Ximénez, y a las barricas de Jerez en las que ha envejecido. De postgusto prolongado, es un brandy inolvidable que si se prueba, probablemente nunca se borre de nuestra memoria gustativa. Su precio es de 135 €.

a.
Ahora en portada