Siete orujos blancos para conocer la verdadera esencia de Galicia

Galicia es sinónimo de cultura, de soberbios espacios naturales, de gastronomía deslumbrante y también de magníficos orujos artesanos tradicionales

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

BotellaOG. Foto: CR Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

El orujo blanco gallego es un aguardiente obtenido por la destilación de los orujos fermentados procedentes de la vinificación de uvas producidas en Galicia. Es un licor denso y de aspecto translucido, en cuya elaboración es primordial el arte y la técnica de su destilado. Así se consigue regular el aporte externo de energía, consiguiendo un ritmo de sublimación lento y constante. De esta forma, aparecen los delicados y sutiles componentes aromáticos y de sabores que lo convierte en un elixir único.

Orujo de Galicia Zarate, Aguardiente Blanco Martín Códax, Aguardiente de Galicia Terras de Lantaño, Mar de Frades Orujo Blanco, Aguardiente de Orujo Pazo de Señorans, Aguardiente Blanco Fillaboa y Porta Do Miño Augardente de Galicia son siete destilados de factura impecable con los que adentrarnos sin trabas en el sugestivo mundo de los orujos blancos gallegos.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.
Alambiques para destilar aguardiente. Foto: Bodegas Pazo de Señorans.

Zárate Aguardiente Blanco

En el Valle del Salnes, cuna del vino albariño, se sitúa Bodegas Zárate, cuya tradición comenzó en el siglo XVI. Hoy en día, la séptima generación familiar sigue al cargo de viñedos centenarios con los que producen muy buenos vinos gallegos.

También elaboran aguardientes de orujo como el Zárate Orujo de Galicia con I.G. Orujo de Galicia para el que solo emplean los corazones del orujo -la fracción central del destilado- y las cabezas -la fracción inicial-. Ambos son destilados parsimoniosamente en un alambique tradicional de cobre, y de forma artesanal.

Así, para obtener 16 litros de aguardiente son necesarias tres horas de destilación, llevadas a cabo por dos expertos ‘aguardenteiros’. El resultado es un orujo de aspecto translúcido, untuoso, de gran intensidad aromática, muy fino, de sabor penetrante, con recuerdos a uva albariño, y final envolvente de vibrante persistencia. Precio: 14,95 euros.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

Aguardiente Blanco Martín Códax

En la D.O. Rías Baixas nos topamos con la célebre Bodega Martín Códax, fundada en 1986 y cuyo nombre es un homenaje al más célebre trovador gallego. Además de extraordinarios vinos, destaca su Orujo de Galicia Martín Códax.

Se obtiene a partir de orujos de uva albariño fermentados y destilados lentamente tras un cuidadoso prensado del bagazo de la uva, que es el producto complejo formado por los tallos, piel, pulpa, semillas y racimos que quedan después del prensado de los racimos. En su elaboración, con dos destilaciones, se utiliza el sistema de arrastre de vapor con el que se consigue un ritmo de sublimación lento y constante que le transfiere al orujo aromas sutiles y muy apreciados.

De tonalidad brillante y cristalina, en nariz se observa inmediatamente su intensidad aromática, con sensaciones de manzana, hierbas del campo y frutas exóticas. En boca es goloso, con buena estructura y recuerdos a albariño. Es un destilado de largo final, delicado y redondo en su conjunto. Precio: 14,00 euros.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

Aguardiente de Galicia Terras de Lantaño

Con sus viñedos situados en el Valle del Salnés, la Bodega familiar Terras de Lantaño, fundada en 1977, elabora sus vinos con la uva albariño de las Rías Baixas. Con ellas fabrican también el Orujo de Galicia Terras de Lantaño, un licor producido con bagazo fermentado durante veinte días para dar paso, posteriormente, a su triple destilación. A continuación, permanece en reposo, -para afianzar sus propiedades organolépticas-, durante un año antes de su embotellado.

De brillante y límpido color cristalino con tonos plateados, despide una grata intensidad aromática, con toques a frutos secos, a flores como las rosas y un punto ligeramente dulce. En boca muestra un paso elegante y equilibrado, con entrada ligera y fresca y final delicado y redondo. Precio: 17,25 euros.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

Mar de Frades Orujo Blanco

La bodega Mar de Frades, nacida en 1987, se emplaza en la ladera de un monte, en pleno corazón del Valle del Salnés, frente a la Ría de Arousa, y su historia camina de la mano de la propia D.O. Rías Baixas. Desde entonces, Mar de Frades se ha convertido en una de las bodegas de referencia en España, y una de las marcas de vino blanco más prestigiosas del sector.

Aunque no pertenece a la I.G Orujo de Galicia, elaboran el Mar de Frades Orujo Blanco, un aguardiente producido con los corazones de la destilación por arrastre de vapor de los bagazos de las mejores uvas gallegas seleccionadas. De color blanco brillante, posee sutiles aromas frescos a pieles de frutas maduras y sustancias aromáticas volátiles. Al probarlo se comprueba inmediatamente su aterciopelada untuosidad, con marcada sensación de calidez, que le proporciona personalidad, elegancia y amplitud. Precio: 17,95 euros.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

Aguardiente de Orujo Pazo Señorans

El Pazo Señorans, una bella casa solariega del siglo XVI, hoy reconvertida en bodega, produce en el municipio pontevedrés de Meis grandes vinos gallegos que son un fiel reflejo de la tierra que los ve nacer.

Entre sus producciones, despuntan sus aguardientes, que se elaboran desde los años noventa del siglo pasado. Para fabricar su aplaudido Orujo de Galicia Pazo Señorans siguen el proceso tradicional de la destilación mediante alambiques de cobre, que se ponen a fuego directo. Una elaboración que pone de manifiesto el trabajo de selección de los orujos, con los que se consigue un aguardiente limpio, elegante y redondo. Tan sólo se utilizan los corazones, desechando cabezas y colas. Este proceso se efectúa dos veces para conseguir un resultado que subraya su finura.

De aspecto cristalino, brillante con un índice glicérico destacable, tiene aromas muy limpios y francos de gran intensidad, con notas varietales de albariño. En boca resulta fino, de ataque sedoso, gran volumen y largo final aterciopelado. Precio: 18,50 euros.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

Aguardiente Blanco Fillaboa

Hacemos ahora una parada en Salvatierra de Miño para conocer el estupendo Orujo de Galicia Fillaboa, elaborado por Bodegas Fillaboa, que posee una finca dedicada en cuerpo y alma a la uva albariño.

El aguardiente de Fillaboa se elabora tan sólo en ediciones limitadas, a partir del bagazo propio de uva albariño. Se destila por el método de arrastre por vapor lo que le confiere su gran calidad y prestigio.

De color transparente, limpio y brillante, posee aromas a manzanas, a uva albariño con ese punto cítrico y floral característico de la variedad, a pomelo y ciertas notas de bagazo. Al probarlo resalta por su intensidad y suavidad, por su pureza y franqueza. Es un aguardiente con el alcohol muy bien integrado, redondo y complejo, cuyas apreciables virtudes se ven acrecentadas en su guarda potencial estimada en unos 10 años. Precio: 18,50 euros.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

Porta Do Miño Augardente de Galicia

Bodegas Terras Gauda, establecida en el Valle de O Rosal, es una de las bodegas más potentes y solventes de la Denominación de Origen Rías Baixas, que en la actualidad comercializa más de 1,5 millones de botellas en casi una cincuentena de países.

En sus 160 hectáreas de viñedo encuentran la calidad y cantidad de uvas necesarias para elaborar sus valoradas producciones enológicas. Entre ellas, sobresale por sus propiedades el Porta Do Miño Orujo de Galicia, orujo blanco producido con orujos de albariño procedente de su viñedo de O Rosal.

El orujo blanco que se produce en Galicia representa el espíritu de una tierra ancestral orgullosamente asentada en las costumbres y en los usos de antaño. Tradicionalmente el orujo ha sido por definición un destilado potente, rudo y seco. Hoy en día es una bebida prémium ensalzada tanto dentro como fuera de nuestro país, que se elabora con estrictos estándares de calidad, y que viene avalada por la Indicación Geográfica (I.G.) Orujo de Galicia y el Consejo Regulador Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia.

Después de una lenta fermentación, son destilados empleando tan sólo los corazones, que es donde se encuentra la máxima calidad del aguardiente. Transparente y cristalino, posee aromas a fruta blanca y cítricos, con recuerdos a rosas y toques herbáceos con sutiles notas de la uva albariño. En boca rebosa armonía, finura, prestancia y una agradable persistencia en el paladar. Precio: 12,75 euros.

(Foto de portada: CR Aguardientes y Licores Tradicionales de Galicia)

a.
Ahora en portada