Los secretos del vino envasado en latas

La tendencia de vinos de calidad envasado en latas de aluminio crece velozmente, una opción que combina ecología, sostenibilidad y audacia

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

El primero, bajo el eslogan ‘A sip of freedom’ de la marca Zeena, es una propuesta de la compañía Mindful Drinkers, fundada hace un año por la joven emprendedora Sana Khouja, que ofrece las garnachas blanca y negra de la Terra Alta, Cataluña.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

El otro proyecto corresponde a Aluvinum Wines, una startup constituida por Joan Anton Romero, un experto en marketing que conoció el consumo de vino en lata en California y que ha decidido lanzarlo con dos vinos y un cava del Penedès envasados en ese formato.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

Tendencia mundial

Varias revistas especializadas del sector, como Food & Wine, ya presentan rankings sobre los mejores vinos en lata elaborados en Estados Unidos, Francia o Australia. Entre las marcas más destacadas figuran Underwood, Sofía, Santa Julia y Sans, entre otras.

Según datos de Nielsen, en 2019, el consumo de vino en lata se disparó un 68% en los Estados Unidos, con un volumen de ventas superior a los 183 millones de dólares.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.
Infografía Jordi Català

Se calcula que en este país más de mil bodegas ya se han apuntado a la producción de vinos enlatados y ya se pueden escoger más de 4.000 vinos diferentes.

La bodega californiana fundada por Francis Ford Coppola es una de las empresas que han logrado éxito con sus vinos en lata bajo las marcas Coppola y Sofia. 

Una emprendedora entusiasta

La fundadora de ZeenaSana Khouja, nació en Marruecos, vive en España desde que tiene 15 días de vida, y logró ser becada por Esade. Realizó varios cursos en escuelas de negocios como IESE y EADA y fue cofundadora de compañías de compañías tecnologías dedicadas a la medicina.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

Su afición por el mundo del vino nació en la bodega Mas Perinet del Priorat, en la que desempeñó durante años un papel clave en el establecimiento de la infraestructura operativa.

Tendencias Hoy entrevista a Sana Khouja, de Zeena.

A finales de 2019 fundó Mindful Drinkers, propietaria de Zeena, una empresa de gran proyección global capaz de aportar valor al mercado e inspirar al cambio.

Vinos orgánicos, ecológicos y sostenibles

La primera apuesta de Zeena es con la garnacha de la Terra Alta. Se trata de dos vinos jóvenes con certificación vegana, carentes de aditivos y de azúcares añadidos.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

Uno es el Zeena Blanco, a base de garnacha blanca de 2020, de tono dorado elegante y brillante, aroma limpio con tonos florales y cítricos, seco y fresco en la boca, con cuerpo ligero.

En 2019 el consumo de vino en lata se disparó un 68% en los Estados Unidos,

El otro es Zeena Tinto, del mismo año, de color púrpura, brillo medio, aroma limpio, con notas de fresa y cereza, y paladar fresco con taninos muy sutiles.

Próximamente saldrá al mercado Zeena Rosado, también de garnacha tinta, de delicado tono rosa salmón, olor afrutado y floral, y notas lácticas de fruta roja. 

Apuesta sostenible

Zeena utiliza latas de aluminio 100% reciclado y reciclable, protegidas por una película interna de Vinsafe que asegura la calidad y mantiene inalterados sabores y aromas del vino, sellado herméticamente a prueba de luz.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

Según precisa Khouja, entre sus objetivos no está competir con el vino embotellado, sino impulsarlo hacia nuevos modos y momentos de consumo que la botella no alcanza.

Las latas evitarán el problema de tener que beber vinos de mala calidad en copas, o tener que abrir una botella cuyo contenido luego se estropea si no se consume en breve, describe.

Esta startup española ya lleva medio año comercializando vino en lata, orgánico y sostenible y está iniciando la conquista del sector de la gastronomía profesional, como el de cruceros y hoteles.

Hacia un consumidor responsable

Su apuesta es apuntar a un público urbano, que se preocupa por su salud y la del planeta y “valora sus momentos de felicidad sin olvidar el compromiso social”.

Además tiene en cuenta el auge de los vinos jóvenes y ecológicos en ese segmento.

 Sus lemas presumen de ingenio y modernidad, y el nombre Zeena, que remite al concepto de belleza en árabe, le vincula con sus orígenes bereberes.

Eso se aprecia en el cuidado diseño minimalista de las dos latas: un sol en amarillo y una luna en granate que se reflejan en el mar y crean un entorno poético con una bella tipografía.

El proyecto del Penedès

Aluvinum Wines es una empresa creada por Joan Anton Romero en la comarca vinícola del Penedès, que ha creado la marca Glass Canned Wines para vender vino enlatado.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

Según precisa Romero su compañía no pretende sustituir los formatos tradicionales sino ampliar los momentos de consumo y el tipo de público que bebe vino.

Este empresario de Sant Sadurní d’Anoia confía que la llegada del vino en un formato popularizado por las cervezas y los refrescos cambiará la percepción de muchos jóvenes.

Las latas evitan el problema de tener que consumir un vino de botella antes de que el contenido se arruine

Romero dice que las previsiones “son francamente muy positivas puesto que, a pesar de ser un proyecto un tanto disruptivo y rompedor, el recibimiento que hemos tenido por todas las partes implicadas ha estado francamente bueno”.

Precisa que ya tiene cerrados acuerdos de distribución tanto a aquí como en el exterior, “y ya se puede decir que el vino en lata está empezando a ser una tendencia mundial”, asegura.

El creador de Glass Canned Wines asegura que busca dar una mayor flexibilidad al consumo de vino, que se pueda disfrutar en cualquier situación, momento o lugar.

«El público objetivo al que nos dirigimos es muy amplio, empieza con 18 años y no tiene fin. Los jóvenes tienen la opción de una bebida con menos alcohol que un destilado y con mucho más glamour que otras. Y para los que somos mediana edad, es maravilloso llegar a casa y abrir una lata de vino fresquito  mientras me regalo un poco de tiempo para mí”.

Vinos y espumosos jóvenes del Penedès

Los cinco vinos de Aluminum Wines, rosado (cabernet y tempranillo), blanco (chardonnay, xarel·lo y muscat), tinto (cabernet, merlot y tempranillo), y dos espumosos (blanco y rosado) provienen del Penedès aunque no pueden estar protegidos por la DO cuyas reglas aún no prevén estas novedades. 

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

Romero explica que “el primer año ha sido complicado por no decir imposible, pero la cosecha de este año ya la controlamos desde la misma viña, regulando los productos con que tratamos la cepa”.

“Como cuidamos la uva puesto que el proceso de elaboración de un vino para embotellar y de un vino para enlatar son completamente diferentes, hay que saber muy bien lo que se hace: para nosotros, ofrecer vinos jóvenes de proximidad con la máxima calidad es imprescindible”.

Desmontando mitos sobre el aluminio

Romero reconoce que hay gente que duda de la lata como contenedor fiable. Por eso detalla que este formato “es eco-sostenible, puesto que está reciclada al 76% y reciclable al 100%. Es un 40% más ligera que el vidrio y mucho más fácil de enfriar, reduciendo así la huella de carbono”.

La llegada del vino en un formato popularizado por las cervezas y los refrescos cambiará la percepción de muchos jóvenes

Frente al mito del sabor tocado por el aluminio lo rechaza de plano. “En el siglo XXI las latas vienen tratadas por un recubrimiento interior que aísla completamente el vino del aluminio evitando migraciones de sabores”.

El vino en lata ya ha llegado a nuestro país y lo ha hecho con vinos jóvenes de calidad. Existen ahora mismo dos proyectos hechos realidad.

La historia como ejemplo

Para dar un ejemplo de la evolución del consumo, Romero recuerda que los íberos  llevaban el vino con pieles de animales tratadas, los romanos en ánforas, durante la Edad Mediana en toneles, etcétera.

“¿Quién hubiera dicho hace unos años que tomaríamos café en cápsulas?”, puntualiza, y afirma “para nosotros la lata es un almacenamiento perfecto”.

a.
Ahora en portada