Cinco vermuts rojos para la hora del aperitivo

El vermut rojo que se elabora en España forma parte sustancial, insustituible e irrenunciable de nuestra particular cultura del aperitivo

España es un país que ama el vermut rojo. Esta famosa bebida creada en 1786 en Turín por el destilador Antonio Benedetto Carpano fue inmediatamente reconocida en toda Europa como uno de los digestivos y aperitivos más irresistibles del momento. Y nuestro país se rindió a su encanto.

Ava Gadner, Cary GrantSalvador Dalí, Ernest Hemingway o Franklin D. Roosevelt son algunas de las celebridades que sucumbieron ante las virtudes del vermut rojo, tomado sólo o en combinados.

El vermut rojo es básicamente un vino macerado y fortificado con alcohol, con sabor a una conjunción de hierbas y especias, -nunca falta el ajenjo-, que cada elaborador guarda en secreto como si de un tesoro se tratase.

Su aroma y sabor puede variar según el estilo y el productor. A menudo son de cuerpo medio, con buenos taninos y tienden a exhibir notas a frutas oscuras, especias, vainilla, caramelo, cacao y hierbas. Debido a que el gusto y la dulzura pueden variar tanto, es mejor probar varios vermuts artesanos rojos de calidad elaborados en España para terminar encontrando nuestra opción favorita.

Vermouth Vittore (Chiva, Valencia)

Vittore Valsangiacomo fundó en 1831 una bodega en Chiasso, en el cantón suizo de Ticino, en la frontera con Italia. Fue su hijo, Cherubino Valsangiacomo, el que decidió, a finales del siglo XIX, comenzar un negocio de exportación de vinos en Valencia y Alicante, al atraerle la excelencia de la uva de la zona y la buena logística de sus puertos.

Vermouth Vittore. Foto: Bodegas Cherubino Valsangiacomo.

Más de 100 años después, Bodegas Cherubino Valsangiacomo, con sede en la localidad valenciana de Chiva, es una de las firmas familiares dedicadas al vino más prestigiosas del mediterráneo levantino.

Entre sus propuestas, prevalece el notable Vermouth Vittore, el más antiguo de cuantos se elaboran en la Comunidad Valenciana, elaborado con la misma fórmula de Benedetto Valsangiacomo, tercera generación de la familia, a principios del siglo pasado.

Hoy, la quinta generación de la familia Valsangiacomo no sólo sigue concibiendo el vermut de la misma forma que su abuelo, sino que ha recuperado el atractivo diseño original de la etiqueta.

De color brillante ámbar oscuro con destellos yodados, posee aromas balsámicos de hierbas mediterráneas como el orégano, el hinojo y el tomillo, junto a un toque a regaliz y la frescura de los cítricos.

La entrada en boca es equilibrada, con ajustada acidez y dulzor idóneo, gusto a canela, regaliz, clavo y un agradable final de hierbas amargas, con final largo y persistente. Idóneo para compartir con una tapa de brandada de bacalao, o unas anchoas de Santoña.

Precio: 5,50 euros.

Vermut Dimobe (Moclinejo, Málaga)

A Málaga, concretamente a Moclinejo, en la comarca de la Axarquía, habría que encaminarse para conocer de primera mano uno de los mejores vermuts artesanos de Andalucía. Lo elabora la bodega familiar A. Muñoz Cabrera (Dimobe) con vinos escogidos de uvas moscatel de Málaga y Pedro Ximén, junto a un numeroso grupo de hierbas aromáticas, muchas ellas de la zona, convenientemente escogidas y maceradas.

Vermut Dimobe. Foto: Bodega Dimobe.

Vermut Dimobe tiene un intenso color yodado y aromas herbáceos. En boca seduce por sus toques especiados, equilibrio y frescura. Ideal para tomar sólo, o en un coctel tan favorecedor como el Negroni (ginebra, Campari, piel de naranja y vermut rojo).

Precio: 9,00 euros.

Vermut Siderit (Piélagos, Cantabria)

Hace tan sólo 5 años que David Martínez y Rubén Leiva abrieron las puertas de su Destilería Siderit en el municipio cántabro de Piélagos, donde producen ginebras, vodka, -próximamente su primer whisky- y un vermut ya insustituible en infinidad de prestigiosos bares y restaurantes de todo el país.

Vermut Siderit se elabora con uvas de la variedad Pedro Ximénez, maceradas durante dos meses con flores melíferas, que son aquellas cuyo néctar liban las abejas, para pasar después 3 meses en barricas que antaño contuvieron vinos de Jerez.

No añaden durante la elaboración azúcares (el caramelo líquido habitual), sino que utilizan un vino dulce de gran calidad.

Vermut Siderit. Foto: Destilería Siderit.

El resultado en un vermut de marcado color caoba, que despide notas fragantes a flores silvestres, hierbas del campo, y toques especiados con un cierto deje a madera, fruto de su paso por las barricas de Jerez.

Al probarlo reluce por su suavidad, su gran equilibrio y buena acidez, por las intensas notas florales y marcadas notas amargas que lo convierten en único para ser compartido con un plato de aceitunas negras griegas Kalamata o con una tosta de salmón marinado con eneldo.

Precio: 16,50 euros.

Vermouth Iris Rojo (Reus, Tarragona)

El empresario vinatero de origen alsaciano Augusto de Muller y Ruinart de Brimont estableció en Tarragona, en 1851, una bodega a la que llamó De Muller. Perteneció a la familia durante cuatro generaciones para pasar, en 1995, a ser propiedad de la familia de empresarios catalanes Martorell, que han sabido preservar el legado histórico y de calidad de unos vinos cuya fama han traspasado fronteras.

Entre sus elaboraciones, cuentan con un vermut rojo elaborado con una antigua receta familiar de mediados del siglo XIX llamado Vermouth Iris Rojo, que se produce con más de 150 botánicos de origen mediterráneo.

El resultado embelesa por su frescura y matices herbáceos con notas de sotobosque, especialmente romero e hinojo, con toques de regaliz, anís y salvia.

Vermouth Iris Rojo. Foto: Bodegas De Muller.

En boca se distingue por su elegante equilibrio, por el final ligeramente amargo y por su persistencia en el paladar mucho tiempo después de haberlo tomado.

Siempre muy frío, acompaña de maravilla a una ensalada de perdiz escabechada con encurtidos o a unos mejillones en escabeche, preferiblemente de las Rías Baixas.

Precio: 6,00 euros.

Vermut Zecchini Edición Limitada (Valdemoro, Madrid)

En Madrid, centro indiscutible del tapeo y del aperitivo de nuestro país, el vermut es muy apreciado y consumido, existiendo incluso marcas autóctonas muy antiguas como Vermut Zecchini, que lleva desde 1940 elaborando sus vermuts artesanos en la localidad de Valdemoro.

Dentro de su interesante gama de propuestas destacamos el Vermut Zecchini Edición Limitada, su buque insignia y exponente del mejor vermut rojo de la capital de España.

Se elabora con vinos blancos escogidos de la Comunidad de Madrid y una mezcla -por supuesto secreta- de hierbas y plantas aromáticas.

Vermut Zecchini Edición Limitada. Foto Vermut Zecchini.

De color caoba oscuro con destellos brillantes, predominan sus aromas especiados y balsámicos a clavo y cardamomo. En boca denota elegancia y un gran equilibrio entre el dulzor y su ajustado amargor, prevaleciendo su persistencia y gran finura.

Debe ser siempre tomado frío, con o sin hielo y con un twist de corteza de naranja.

Precio: 12,90 euros.

a.
Ahora en portada