A qué sabe una ginebra elaborada con agua de niebla

La nueva Nebula Gin se elabora con pomelo y agua de niebla de las Islas Canarias y rompe con la idea de ginebra clásica

Gotas de niebla con nebula./ Jordi Català

El 2020 presenta una nueva ginebra que protagoniza una revolución en la manera de construir un nuevo modelo de esta bebida, tanto en elaboración como en sabores y en aromas.

Estamos hablando de Nebula Gin, que utiliza una fórmula que rompe con todo lo conocido al mezclar agua de nubes de las Islas Canarias con pomelos maduros y cuatro destilaciones.

El 2020 presenta una nueva ginebra que protagoniza una revolución en la manera de construir un nuevo modelo de esta bebida, tanto en elaboración como en sabores y en aromas.
Infografía de Jordi Català

Orígenes e inspiración

Antes de la llegada de los españoles, los bimbaches, habitantes de la isla de El Hierro, adoraban a un árbol del que manaba agua y a cuyos pies se excavaron huecos de los que se abastecían de agua. 

En una isla en la que prácticamente no se conseguía este vital elemento y donde se habían producido grandes mortandades en sequías históricas, el árbol Garoé era un ídolo sagrado. 

Nebula Gin mezcla agua de nubes de las Islas Canarias con pomelos maduros y cuatro destilaciones.

De hecho la ciencia ha revelado que el Garoé, debido a su ubicación en la cabecera de un barranco en San Andrés, captaba y sigue captando con sus ramas y hojas el agua de la niebla. 

El 2020 presenta una nueva ginebra que protagoniza una revolución en la manera de construir un nuevo modelo de esta bebida, tanto en elaboración como en sabores y en aromas.
Infografía de Jordi Català

Cuentan las leyendas que cuando llegaron los conquistadores, la defensa de los nativos fue tan férrea que sólo cesó cuando una princesa bimbache, enamorada de un invasor, le indicó la ubicación del árbol santo.

Una vez el poder del agua cayó en sus manos, los bimbaches se rindieron.

El fenómeno del ‘mar de nubes’

En Canarias se produce el fenómeno del ‘mar de nubes’: verdaderos océanos de nubes limpias procedentes del Atlántico y empujadas por los vientos alisios originados en los polos, que descienden hacia las zonas templadas.

Estas nubes bajas que impactan contra una orografía escarpada, se pueden captar mediante la colocación de mallas especiales sobre una estructura de sustento. 

El 2020 presenta una nueva ginebra que protagoniza una revolución en la manera de construir un nuevo modelo de esta bebida, tanto en elaboración como en sabores y en aromas.
Infografía de Jordi Català

Las nubes están formadas por un agua de mineralización muy débil, sin bicarbonatos, con un equilibrio único de sales minerales provenientes del aerosol marino.

La recolección del agua de nubes

Se trata de un agua pura de gran calidad, procedente de niebla y recogida gota a gota en las mallas de los ‘huertos hídricos’. 

Estas mallas retienen las minúsculas gotitas de agua que flotan en el aire imitando al proceso que realizan las copas de los árboles y que da lugar al fenómeno conocido como precipitación horizontal. 

El 2020 presenta una nueva ginebra que protagoniza una revolución en la manera de construir un nuevo modelo de esta bebida, tanto en elaboración como en sabores y en aromas.

Estos grupos de Captadores NRP 3.0 destinados a la obtención de grandes volúmenes de agua de alta calidad, poseen una enorme superficie captadora de 56 m2 ocupando un mínimo espacio, sólo 1,6 m2. 

Son dispositivos pasivos, sin gastos energéticos, sin generar residuos ni afectar al medio ambiente o a los recursos hídricos de las islas.

Las Canarias, debido a sus condiciones geo-climáticas, presentan las condiciones ideales para la captación de nieblas, con influencia del mar de nubes durante gran parte del año, sobre todo en las islas de mayor altitud. 

Los precedentes

Estos captadores NRP 3.0 permitieron que se creara la primera agua embotellada en el mundo procedente de las nieblas.

Actualmente, el agua se produce en Tenerife bajo el nombre de Garoé, como el árbol sagrado de El Hierro.

El agua obtenida de la niebla le aporta a Nebula Gin una mineralización muy débil, apenas con bicarbonatos

Las condiciones ideales para captar agua de niebla son por encima de los 1.000 metros de altura y con vientos de entre 25 y 35 kilómetros por hora.

Elaboración

David Cardenas y Emilio Peña responsables de SoulDrinksWorld (Bebidas con Alma), se propusieron recurrir a los captadores de las Canarias para descubrir a «que saben las nubes” a través de una ginebra premium que, además de partir de un agua tan especial en pureza como la de la niebla, incluyera un cítrico insólito y cuatro destilaciones.

El 2020 presenta una nueva ginebra que protagoniza una revolución en la manera de construir un nuevo modelo de esta bebida, tanto en elaboración como en sabores y en aromas.

El agua obtenida de la niebla le aporta a Nebula Gin una mineralización muy débil, apenas con bicarbonatos. En su elaboración se produce un equilibrio entre las sales minerales marinas y los pomelos maduros cosechados en otoño (la otra gran innovación) y macerados con alcohol elaborado a base del trigo.

El resultado, con un importante sabor a cítricos, se destila por cuatro veces, con enebro y con el resto de los botánicos esenciales en Nebula: enebro, cardamomo, cilantro, angélica, regaliz, jengibre y el citado pomelo.

La presentación

Para completar la excepcionalidad cabe destacar el exquisito diseño de la botella de Nebula, presenta un contraste entre lo orgánico y lo inorgánico con el glaseado del vidrio inspirado en la niebla y el Fog Water, que aportan belleza, exclusividad y misterio combinado con materiales nobles que aportan la elegancia del vidrio y el tacto natural de la madera del tapón.

a.
Ahora en portada