10 direcciones para un fin de semana de tapeo en León

Pocas ciudades como León han hecho de la tapa un arte: sin desmerecer la tradición culinaria pero sin renunciar a introducir toques de vanguardia

León no se ha ‘dormido en los laureles’. Tras el éxito que fue para la ciudad el ostentar el título de Capital de la Gastronomía Española en 2018 (y la oportunidad de dar a conocer a todo el país los encantos de una tierra que ha hecho de la buena mesa un arte), restauradores, grandes y pequeños, fueron un paso más allá, o dos.

La restauración de mesa y mantel ha sabido consolidarse con una oferta gastronómica de altura, en la que los platos aúnan diseño, sabor y presentación de vanguardia, partiendo de ingredientes de proximidad y las recetas de siempre. Lo pudimos ver en aperturas que no han dejado de sucederse, con permiso de las restricciones de este loco 2020. Pero es en el tapeo donde ni la covid-19 ha podido con las ganas de los leoneses de seguir inventando, de presentar nuevas creaciones y hacer del bocado con el vermú mucho más que una mera experiencia.

Si bien turísticamente siempre ha sido el Barrio Húmedo el que llevaba la voz cantante, en esta nueva ola de tapeo de autor y toques de vanguardia es el Barrio Romántico, o del Cid, el que se encarga de liderar. Separados uno y otro por la calle Ancha, si subimos por esta desde Botines hacia la Catedral, el Barrio Húmedo nos queda a mano derecha y el Barrio Romántico, a la izquierda. La basílica de San Isidoro, la Casa Botines o el Palacio de los Guzmanes son algunas de las atracciones que podremos visitar entre tapa y tapa.

En León hay vida (y tapas) más allá del Barrio Húmedo. Foto: Getty Images.
En León hay vida (y tapas) más allá del Barrio Húmedo. Foto: Getty Images.

De tapas por el Barrio Romántico

La gran mayoría de locales que recomendaremos se encuentran en torno a la Plaza Torres de Omaña, epicentro gastronómico del barrio. Aquí encontramos la Taberna Pajarín, que los días de frío sirve caldo caliente y durante todo el año bocados de charcutería y queso, cazuelitas de morcilla; o El Patio, que nos llama la atención por su amplia terraza llena de vegetación. Es famoso por la cantidad de sus raciones, así como por la variedad en su tabla de fritos tradicionales (morcilla en cazuela, lomos a la brasa, migas de chorizo picado…). Imprescindibles sus croquetas de centollo, entre otras.

La Plaza Torres de Omaña es el epicentro gastronómico del Barrio Romántico de León

Sin abandonar la plaza; de hecho, justo a la entrada de la misma, se encuentra El gallinero, que bien podríamos definir como un ‘bar de tapas temático’. Y es que aquí prácticamente todo gira en torno al huevo, o mejor dicho: a la tortilla de patatas. Acompaña la decoración que recuerda precisamente a un gallinero, con sus balas de paja, jaulas para las aves, etc. Será difícil elegir solo uno de los muchos sabores de tortilla que aquí se sirven. Si es amante del pique, no deje pasar la versión picante. Y, si hay hueco, hagámoslo para su pepito de pringá.

Foto: Entrecalles.
Foto: Entrecalles.

Mucho más vanguardista y con toques de tapa fusión está Entrecalles, en la esquina que forman Recoletas y López Castrillón antes de desembocar en la plaza. Aquí podremos degustar un rico couscous vegetariano, aunque sean más famosas sus brochetas de pollo y calabacín en salsa agridulce y, sobre todo, las patatas gajo con crema de queso y polvo de cecina.

Clásicos (y no tanto)

Y es que la cecina no falta en prácticamente ningún local, tampoco en la Vermutería Cervantes (Cervantes, 10). Si nos quedamos en su barra, veremos que las diferentes opciones de vermú son increíbles, tanto licores de aperitivo nacionales como italianos o de otros lugares. Las tapas son un poco menos vistosas que en otros espacios, quizás porque es más un restaurante, pero no dejan de estar ricas.

Tapeo 'de laterío' en Cervantes 10 Vermutería
Tapeo ‘de laterío’ en Cervantes 10 Vermutería.

¿Esto quiere decir que no podemos encontrar nuevas opciones de tapeo en el Barrio Húmedo? Para nada. De hecho, el restaurante D.O. se encuentra en esta parte del casco histórico (Pozo, 2) y se hizo hace unos meses con el galardón a la mejor tapa de la ciudad. Lo ganó con ‘Entrehojas’, un aperitivo con tres hojas de pasta brie, base de brandada de bacalao muy suave tipo mousse y un relleno de guiso de manitas de cerdo picadas.

En el mismo concurso se premió la ‘Lollipop de cecina y membrillo’ de Converso (Ramón y Cajal, 3), una piruleta formada por cecina enrollada en membrillo y foie con un poco de dulce de mango por encima y vino del Bierzo.

Tacos de magret de pato. Foto El Clandestino.
Tacos de magret de pato. Foto: El Clandestino.

La Guía Michelin se ha dejado caer también por la ciudad buscando tapas de altura. Lo saben bien en Clandestino, que ya forma parte de la guía como lugar privilegiado. Este restaurante y local de tapas de diseño (Cervantes, 1) ofrece ceviches, bocados de ventresca de atún, embutidos de siempre, croquetas de chipirón… y en un ambiente de auténtico lujo. Por cierto, para los curiosos, no hay que dejar pasar sus croquetas líquidas de jamón.

¿Tapeo dulce? Sí, tapeo dulce

Pero si hay algo que en León toma cada vez más prestancia, y que no podemos encontrar en otras ciudades, es el concepto de tapeo dulce. Al igual que ocurre en sus bares, donde te sirven una tapa gratis por cada consumición, algunas cafeterías ofrecen pequeños bocados dulces con cada café: desde bollería a porciones de bizcochos, trufas, milhojas… independientemente de que pidamos, además, algunas de las delicias que ofrecen en sus aparadores.

Es lo que ocurre en Confiterías León, en plena calle Ancha y que destaca por su cartelería de vivo color fucsia. Un poco más arriba, otra pastelería que merece mucho la pena es Albany, con una decoración más clásica y que cuenta con otras direcciones en la capital (no hay que dejar de probar sus cuajadas de leche de oveja o sus tartas).

Mini Petit Suisses en Confiterías León
Mini Petit Suisses en Confiterías León

Son solo 10 de las muchas direcciones en las que tapear con éxito en León. Las medidas sanitarias no han sido impedimento para poder seguir disfrutando de la oferta de la ciudad, bien en terrazas o en espacios acondicionados que cumplen las normativas. La materia prima sigue siendo igual de impresionante. No hay razón para no tener a León en la lista de rincones gourmet que visitar en nuestra próxima escapada.

a.
Ahora en portada