Maquillaje de edición limitada, el último lujo asiático

Los amantes de la cosmética de alta gama encuentran en los mercados coreano y japonés algunas de las joyas que no pueden faltar en la lista de regalos de esta Navidad

Asia se ha convertido en el principal mercado de la cosmética, tanto en lo relativo a los tratamientos como en el maquillaje. El continente mueve buena parte de los 450.000 millones de euros que el sector genera cada año y que la pandemia, a pesar de las restricciones a la movilidad, no ha hecho decrecer de manera sustancial. En España mismo, un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) mostró cómo durante el confinamiento fueron muchos los consumidores que aprovecharon para probar nuevas marcas que adquirían a través de Internet.

Asia se ha convertido en el principal mercado de la cosmética, tanto en lo relativo a los tratamientos como en el maquillaje. El continente mueve buena parte de los 450.000 millones de euros que el sector genera cada año y que la pandemia, a pesar de las restricciones a la movilidad, no ha hecho decrecer de manera sustancial. En España mismo, un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) mostró cómo durante el confinamiento fueron muchos los consumidores que aprovecharon para probar nuevas marcas que adquirían a través de Internet.

Muchos de ellos fueron amantes de la cosmética nicho asiática, un lujo que no puede estar más alejado de la imagen del maquillaje a granel ‘made in China’ cuyos riesgos sanitarios han sido de sobra alertados por dermatólogos y expertos de todo el mundo. A través de Internet, y también en algunas tiendas físicas especializadas, podemos acercarnos a auténticas ‘golosinas’ de la belleza. Regalos que harán las delicias de cualquier amante del maquillaje si consiguen alguna de las ediciones limitadas que las principales firmas han creado para las fiestas.

Cosmética de edición limitada

Es el caso de la marca japonesa Suqqu. Con una firma apuesta por la belleza minimalista y con una temática inspirada en los campos de bambú, la colección de edición limitada de Navidad cuenta con objetos como una paleta de sombra de ojos de colores mate. Bautizada como Ryourakinshu, que es el nombre de las ropas que vestía la nobleza nipona, se completa con dos coloretes en polvo y otras tantas barras de labios, en envases lacados en negro y dorado.

Asia se ha convertido en el principal mercado de la cosmética, tanto en lo relativo a los tratamientos como en el maquillaje. El continente mueve buena parte de los 450.000 millones de euros que el sector genera cada año y que la pandemia, a pesar de las restricciones a la movilidad, no ha hecho decrecer de manera sustancial. En España mismo, un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) mostró cómo durante el confinamiento fueron muchos los consumidores que aprovecharon para probar nuevas marcas que adquirían a través de Internet.
Paleta Ryourakinshu de Suqqu.

Las colecciones de Navidad se han vuelto todo un must en países como Corea del Sur. El gigante de la cosmética aumenta aun más si cabe sus ventas con fórmulas y productos que invitan al coleccionismo. Lo encontramos, por ejemplo, en la firma de lujo Sulwhasoo. Ellos cuentan con la colección Chilbo, cuyo envase es una joya diferente en cada edición.

Cada año, durante los últimos 17, lanzan en Navidad un estuche lacado decorado con vivos colores que dibujan flores de la tradición coreana en cuyo interior se esconde un maquillaje compacto de altísima calidad con partículas ultramicroscópicas que permiten un acabado único. Son estuches lacados uno a uno a mano por artesanas que mantienen viva una tradición milenaria y que, como ocurre en Suiza con la relojería esmaltada, se encuentra en declive por falta de aprendices. El envase se comercializa junto a una brocha y dentro de una pequeña caja de seda, imitación de las antiguas cajas de tocados asiáticas del siglo XIX (75 €).

Asia se ha convertido en el principal mercado de la cosmética, tanto en lo relativo a los tratamientos como en el maquillaje. El continente mueve buena parte de los 450.000 millones de euros que el sector genera cada año y que la pandemia, a pesar de las restricciones a la movilidad, no ha hecho decrecer de manera sustancial. En España mismo, un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) mostró cómo durante el confinamiento fueron muchos los consumidores que aprovecharon para probar nuevas marcas que adquirían a través de Internet.
Proceso de fabricación de Sulwhasoo.

Shiseido

De hecho, la atención al detalle en cada envase sigue siendo una de las normas básicas en las firmas asiáticas. Shiseido toma como referencia las cajas bento y los estampados de papel para decorar paredes de la tradición japonesa para diseñar los cofres que venderá esta Navidad por todo el mundo. En ellos se unen productos de tratamiento con maquillaje y se añaden algunas ediciones limitadas como el ‘Power Infusing Concentrate Holiday Edition’ de la línea Ultimune, un sérum que reafirma los signos de la edad de forma visible en apenas una semana y cuyo envase en rojo lacado es toda una joya (120 € aprox.).

Centrados solo en maquillaje están en Decorté. La firma japonesa ha creado para esta Navidad un set de edición limitada que incluye una paleta de ocho tonos pensados para maquillaje de fiesta, así como base, labial líquido y delineador. Todo ello en un coqueto neceser que mantiene los colores negro y dorado de los objetos de la colección (a partir de 67 €).

Set de Navidad Decorte 2020.
Set de Navidad Decorte 2020.

Maquillaje gran lujo

Al otro lado del continente también saben cómo hacer de un maquillaje una pieza de gran lujo. Huda Kattan fundó la firma con su nombre en 2013 y su éxito le ha llevado a poder distribuir sus productos en gigantes como Sephora. Sus estuches sorpresa de Navidad se han convertido ya en un clásico, e incluyen paletas de sombras de ojos y brillos de labios que permiten crear todo tipo de efectos profesionales al maquillarse (desde 30 €).

Queda poco por saber qué regalos nos llegarán en Navidad. Mientras, siempre se puede ir calentando motores con los calendarios de adviento, que este 2020 han vivido toda una explosión, especialmente en el mercado británico. De los más bonitos, el de Rituals. La firma de inspiración asiática recrea un pequeño pueblo nevado, donde cada casa esconde un regalo de cosmética (100 €, en Rituals). O el de Miin Cosmetics, que nos quiere dar la bienvenida a Seúl, cuando podamos volver a volar a Corea, en un bonito cofre lleno de pequeños compartimentos. La cuenta atrás para la Navidad ha comenzado…

Asia se ha convertido en el principal mercado de la cosmética, tanto en lo relativo a los tratamientos como en el maquillaje. El continente mueve buena parte de los 450.000 millones de euros que el sector genera cada año y que la pandemia, a pesar de las restricciones a la movilidad, no ha hecho decrecer de manera sustancial. En España mismo, un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) mostró cómo durante el confinamiento fueron muchos los consumidores que aprovecharon para probar nuevas marcas que adquirían a través de Internet.
Cofre Navidad de Huda Beauty.

a.
Ahora en portada