‘Mil novecientos setenta sombreros’ o cómo el circo resurge de sus cenizas

El mítico Circo Price de Madrid estrena un espectáculo que homenajea la desaparición de su ubicación original mezclando teatro, magia y música

Payasos, trapecistas, domadores, acróbatas, ventrílocuos o mimos; nombres como Charlie Rivel, Pinito del Oro y Arturo Castilla; y, sobre todo, mucho público. El siglo XIX supuso la eclosión del circo que, en ciudades como Madrid, rivalizaba con comedias, zarzuelas o variedades. En 1853 abrió sus puertas quizás el más emblemático de la capital, el Circo Price, impulsado por Thomas Price y diseñado por Pedro Vidal en un barracón del Paseo de Recoletos.

Payasos, trapecistas, domadores, acróbatas, ventrílocuos o mimos; nombres como Charlie Rivel, Pinito del Oro y Arturo Castilla; y, sobre todo, mucho público. El siglo XIX supuso la eclosión del circo que, en ciudades como Madrid, rivalizaba con comedias, zarzuelas o variedades. En 1853 abrió sus puertas quizás el más emblemático de la capital, el Circo Price, impulsado por Thomas Price y diseñado por Pedro Vidal en un barracón del Paseo de Recoletos.

Sin embargo, y por diferentes circunstancias, ha tenido que reinventarse y resurgir de sus cenizas en varias ocasiones, como tras su traslado a la Plaza del Rey en 1880 o tras su demolición en 1970.

Ahora el circo clásico resurge una vez más con el estreno de Mil novecientos setenta sombreros, que se podrá ver desde mañana y hasta el próximo 1 de noviembre en la capital.

50 años de la demolición el Price

La obra, dirigida por Hernán Gené, recuerda la desaparición de aquel Circo Price hace ahora 50 años y nace de una idea original de Aránzazu Riosalido, con guionización de Pepe Viyuela, quien también actúa en la obra.

El Price homenajea su propia historia con 'Mil novecientos setenta sombreros'. Foto: Fernando Villar | EFE.
El espectáculo es un homenaje a su propia historia. Foto: Fernando Villar | EFE.

Definida por el director como “un canto de esperanza y de agradecimiento a las personas que hacían posible el circo”, el montaje, cargado de poesía y humor, reúne a artistas del circo, el teatro, la magia y la música, con un elenco en el que se cuentan tanto Viyuela como Gené, además de Juanjo Cucalón, Marta Larralde, Jaime Figueroa y Miguel Uribe. Además, se incluyen las actuaciones de El Gran Othmane, con su número de equilibrio de sillas, la trapecista Zenaida Alcalde y la equilibrista Céline Bulteau

“El espectáculo es una sinergia entre el teatro y el circo clásico y contemporáneo. Ese híbrido de géneros es lo que hace que la obra tenga, en parte, una dificultad añadida, pero que a su vez sea asombrosa”, señala Gené, para añadir “es una obra que va a sorprender”.

En el contexto de 1970 y la demolición del Circo Price en la Plaza del Rey, la obra trata de la pérdida de ilusión de un payaso al que da vida Pepe Viyuela

De perder (y recuperar) la ilusión

En el contexto de 1970, el año en que se demolió el Circo Price de la Plaza del Rey, que durante casi 100 años había sido uno de los epicentros del circo y la música del país, Mil novecientos setenta sombreros de un payaso, interpretado por Pepe Viyuela, que quiere dejar el circo porque ha perdido la ilusión.

“Esa idea, de cómo una persona pierde la ilusión -que no solamente se da en los payasos, sino en general- y cómo la recupera a través de un viaje, de un sueño hacia el pasado, es lo que explica la obra”, ha explicado el actor durante la presentación de la obra.

Pero, a medida que avanza la historia, la depresión inicial d el protagonista se va transformando y, gracias a la compañía, logra dejar sus fantasmas atrás.

El espectáculo se podrá ver del 14 de octubre al 1 de noviembre. Foto Circo Price.
El espectáculo se podrá ver del 14 de octubre al 1 de noviembre. Foto: Circo Price.

“La función habla del pasado y del presente, de nuestros limites y nuestros miedos, del amor y la belleza. Cincuenta años más tarde estamos aquí́ sentados, en un circo con su mismo nombre que evoca de dónde venimos y muestra a dónde vamos, un lugar de encuentro entre generaciones de artistas”, añade la directora artística del Price, María Folguera.

De esta manera, por la pista central del Price pasarán grandes glorias del circo: Charlie Rivel, Pinito del Oro, Arturo Castilla, Gómez de la Serna, Matilde de Fassi o Daja Tanto, artistas que con sus números forjaron soñadores, reforzaron la capacidad de sorpresa e hicieron frente al ‘más difícil todavía’ clásico de los espectáculos circenses.

«Poner luz donde haya oscuridad y primaveras donde hay solo inviernos es el objetivo de este espectáculo»

Pepe Viyuela

Más difícil todavía

La obra, en la que participan 30 personas entre actores, técnicos y músicos, es un trabajo que ha costado varios meses de esfuerzo. Meses que, según los artistas, no han sido nada sencillos, máxime en la situación de pandemia y emergencia sanitaria vivida. Sin embargo, de nuevo la ilusión “es lo que te hace seguir adelante”.

Pepe Viyuela, en el elenco de actores, también ha participado en el guión. Foto Circo Price.
Pepe Viyuela, en el elenco de actores, también ha participado en el guión. Foto: Circo Price.

También en la presentación ha participado la delegada municipal de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento, Andrea Levy, para quien Mil novecientos setenta sombreros “servirá para relanzar este espacio, que fue un lugar de referencia para la vida cultural de los madrileños”. Precisamente para recuperar un lugar “que cada año ayuda a soñar a los madrileños con el espectáculo más grande del mundo” se han invertido 200.000 euros en la remodelación y modernización de las instalaciones, ha recordado.

“Poner luz donde haya oscuridad y primaveras donde hay solo inviernos”, según Viyuela, es el objetivo de este espectáculo, que actualiza trapecio, equilibrismo o ventriloquía, además de contar con música compuesta ex profeso para la función por Raúl Márquez, David Sancho y Alberto Brenes.

a.
Ahora en portada