La verdadera historia de la ‘Chica de Ipanema’ sale a escena

Assumpta Serna y Toni Sevilla encarnan a los protagonistas de la historia real detrás de la popular canción ‘Garota de Ipanema’ de Vinícius de Moraes

Por supuesto que existió. Y, de hecho, sigue viviendo en el mismo barrio de Río de Janeiro, Ipanema, donde regenta una cadena de tiendas de bikinis. La chica de Ipanema se llama Heloísa Eneida Menezes Paes Pinto Pinheiro o, más corto, Helô Pinheiro. Sin embargo, tras la famosa canción se encuentra también la historia del compositor Vinícius de Moraes con Nelita, la misma que ahora encarnan Assumpta Serna y Toni Sevilla en forma de obra musical.

La canción de Ipanema, de José Luís Sánchez, se estrena mañana en el Teatro Aquitània de Barcelona, dirigida por Rubén Yuste, y promete revelar la verdadera historia tras la segunda canción más escuchada de la historia de la música después de Yesterday, de The Beatles, ganadora de dos Grammys y versionada por infinidad de intérpretes, desde Frank Sinatra a Madonna, Cher, Amy Winehouse o Jarabe de Palo.

La Garota de Ipanema

Según explica Sánchez, la historia surge de una relación “muy difícil”, “casi imposible” surgida en 1962 entre Vinícius de Moraes, alma de la bossa nova, y la joven de 19 años, con la que se llevaba treinta años de diferencia. Estuvieron juntos siete años, aunque ella nunca quiso que su nombre trascendiera.

De Moraes escribió el tema junto al músico Antonio Carlos Jobim, en principio destinada a formar parte de un musical aunque finalmente fue la canción la que se convirtió en éxito mundial, tras la grabación de una versión cantada por João Gilberto y su mujer Astrud con Stan Getz al saxo y Tom Jobim al piano.

La obra, que debería haberse estrenado en marzo, estará en cartel hasta el 18 de octubre para después trasladarse a Madrid

En la rueda de prensa de presentación, Sánchez ha avanzado que, en dos planos temporales diferentes, la obra permitirá conocer cómo la sociedad de los años sesenta negaba la relación entre De Moraes y Nelita y cómo la familia de ella era contraria a la misma, sin obviar la lucha en favor de los derechos de la mujer, ni lo que hizo De Moraes para hacerla efectiva.

Himno de la bossa nova

La actriz Assumpta Serna, que regresa a los escenarios barceloneses después de unos años, entra en la piel de la mujer y cuenta desde el presente su relación de amor en aquellos inicios de los sesenta y los nueve meses “más fructíferos de la bossa nova”, con otras canciones emblemáticas como Corcovado y Tomara.

En este momento presente, en un aeropuerto, es detenida por un comisario, que interpreta Toni Sevilla, y con el que acabará haciendo muy buenas migas, mientras irá rememorando el pasado y en el escenario se irán sucediendo diferentes momentos de hace más de cincuenta años.

50 años de historia

La joven Adriana García es quien se convierte en la Nelita joven y quien canta los diferentes temas compuestos para la obra, junto a Jordi Cadellans, Lari Antunes y los músicos Bruno Butenas y Gabriel Fortunato.

Serna ha reconocido que llegó a este proyecto, que debía estrenarse el pasado mes de marzo, en pleno confinamiento, “muy ilusionada, porque se trata de un musical sobre la bossa nova y eso nunca se había hecho aquí, y porque es un canto a la mujer y al amor”.

Tampoco ha escondido que en un primer momento estuvo preocupada por quién podría hacer de Nelita joven, pero “no hay nadie mejor que Adriana, que ha sido un descubrimiento como cantante, actriz y persona”.

Por su parte, Adriana ha coincidido en que cuando leyó el texto de Sánchez se dijo “que era una maravilla y también un honor poder trabajar con esta compañía, con una calidad profesional y personal muy grande”, cuya relación se afianzó durante los meses de confinamiento, que ensayaron a través de Zoom.

Una obra para bailar

Asimismo, ha destacado que “las canciones erizan la piel e instan a bailar”.

En el mismo sentido se han pronunciado Toni Sevilla, Jordi Cadellans y Lari Antunes, originaria de Brasil y quien cree que la obra “ofrece un contexto para conocer de dónde viene la emoción en la música brasileña”.

Para José Luis Sánchez fue Vinícius de Moraes quien, con la bossa nova, “inventó la nostalgia positiva, es decir, que se disfrute el echar de menos un amor, disfrutar haber vivido eso”.

El director Rubén Yuste ha calificado de “honor” haber dirigido a la compañía con un musical que, a su juicio, “habla de que no hay que centrarse en el miedo y apostar por el corazón, lo que puede hacer identificarse a mucha gente, porque vivimos ahogados en nuestros propios miedos”.

El coronavirus, además de marcar la fecha de estreno y los ensayos, ha influido también en algunas escenas, como aquellas en las que los actores paseaban por la platea en algunos momentos, que finalmente se suprimieron.

La obra estará en cartel hasta el próximo 18 de octubre en Barcelona para viajar después a Madrid. Eso si el virus no lo impide.

a.
Ahora en portada