El Festival de Teatro Clásico de Cáceres sube el telón

El primer festival de teatro clásico de este 2021 tendrá la ciudad de Cáceres, entre el 10 el 27 de junio, como monumental escenario al aire libre

Por segundo año consecutivo la pandemia acechaba… y por segundo año consecutivo el Festival de Teatro Clásico de Cáceres demostrará que sus espacios son seguros para la representación de esas otras vidas que uno contempla en un escenario.

Y aunque en la pasada edición trasladó la cita al mes de septiembre, en 2021 XXXII Festival de Teatro Clásico de Cáceres recupera sus fechas habituales para levantar el telón el próximo 10 de junio. Y lo hace con novedades: en total se representarán 16 espectáculos, cuatro de ellos estrenos, y todos de compañías extremeñas.

La organización del festival ha coproducido la totalidad de las obras, que convertirán la ciudad en un monumental escenario al aire libre hasta el 27 de junio, tras tres semanas de teatro.

Entre el drama y la comedia

Convirtiéndose en el primero de los festivales clásicos de la escena nacional de este 2021, destaca en su sección oficial destaca la presencia habitual de El Brujo, la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) y una función circense protagonizada por Pepón Nieto y Fele Martínez.

El festival recupera sus fechas habituales en junio con 16 espectáculos (cuatro estrenos), todos de compañías extremeñas y coproducidos por la propia organización del festival

El escenario principal será en las Veletas y se mantiene la supresión de San Jorge por razones sanitarias, pero se incluyen otros escenarios puntuales, como la Iglesia de San Mateo, el patio del Palacio de los Golfines de Abajo, Gran Teatro, Palacio de Carvajal y Paseo de Calvo Sotelo. El aforo permitido se reduce al 50 %, “pendientes de la evolución epidemiológica”, explican desde el festival.

La programación “equilibra el drama y la comedia”, que encarna con brillo la Compañía Nacional de Teatro Clásico fundada por Adolfo Marsillach en 1986, en este caso aliada con Barco Pirata Producciones, del actor Sergio Peris-Mencheta.

Su función de Castelvines y Monteses (19 de junio) toma la forma de un show de música, danza y palabra que relata la historia de los amantes de Verona, transformados por Shakespeare en tragedia y, aquí, por Lope de Vega, en comedia. El autor español, el “monstruo de los ingenios”, es el más representado en esta trigésimo segunda edición, con cuatro montajes (los citados más una versión de títeres para niños de Fuenteovejuna y Peribáñez y el comendador de Ocaña).

16 montajes

Por su parte, el actor José Luis Gil se meterá en la piel del monarca en Eduardo II, ojos de niebla (el día 20) con una producción de las compañías La nariz de Cyrano, Contubernio y la Pentación de Jesús Cimarro.

Rafael Álvarez El Brujo estará presente a través de dos funciones (25 y 26 de junio) de El lazarillo de Tormes, uno de sus montajes más celebrados, que el actor recupera en homenaje a Fernando Fernán Gómez, autor de la versión de la novela del siglo XVI.

La CNTC regresa a Cáceres para presentar, junto a la compañía de Sergio Peris-Mencheta, ‘Castelvines y Monteses’, un show con baile y humor basado en la obra de Lope de Vega

Si los clásicos plantean a quienes los revisan la posibilidad de un anclaje con la realidad de hoy, en El mercader de Venecia, de Shakespeare, lo afirma en el pernicioso efecto del capitalismo en un montaje de la compañía Daul Al Sec Arts Escéniques.

La reescritura sobre la época clásica está también presente en los acercamientos de Autorretratos de pluma y espada (sobre el feminismo) y Del teatro y otros males… (sobre la profesión teatral), todos ellos con autoría contemporánea.

El elenco de Anfitrión de Molière, que incluye también a Toni Acosta y Paco Tous, cerrará el festival con una función circense inspirada en Plauto de las compañías Mixtolobo y Pentación.

La programación se completa varios espectáculos de títeres inspirados en obras de Fernando de Rojas y de Lope de Vega, así como otros de danza y flamenco, comedia y música. Además, y tras el paréntesis de la pasada edición, la cita recupera el Laboratorio del Clásico, y lo hace recordando el valor de la radio como difusora del teatro, con un taller y una emisión radiofónica en directo, cara al público, de pequeñas obras inspiradas en textos de Cervantes.

a.
Ahora en portada