Los gatos vuelven al escenario 16 años después

El popular musical Cats vuelve a Broadway casi dos décadas después liderado por Leona Lewis en el papel de Grizabella

Los fanáticos de Andrew Lloyd Webber estan de enhorabuena. 16 años después, Cats resurge en el Neil Simon Theatre, a sólo una manzana de distancia de su hogar original, el Winter Garden Theatre, que actualmente alberga el éxito más reciente del compositor teatral: School of Rock.

«Creo que los que vean ahora el musical es probable que no recuerden exactamente como era antes», ha señalado Webber en el teatro. «Me refiero a que la memoria de nadie es exactamente correcta sobre algo que vieron hace 15 o 20 años y creo que probablemente encontrarán una obra que no se parezca al Cats que recuerdan «, ha añadido.

«Sé que hemos hecho un poco de trabajo en ella», ha reconocido. «Hemos condensado un par de cosas: Hay un número, una canción en el show en la que nunca estuve particularmente interesado y la hemos quitado», ha ejemplificado. Y sentencia: «Hemos hecho un montón de trabajo y estamos bastante satisfechos con él «.

En esta ocasión el casting está liderado por Leona Lewis, ganadora de la tercera edición del programa Factor X, en el papel de Grizabella 

Después de abrir en el West End en 1981, el musical cruzó el Atlántico en 1982 y se representó en 7.485 actuaciones en 18 años antes de cerrar en 2000. Desde su estreno mundial, CATS se ha presentado en más de 30 países, ha sido traducido a 15 idiomas.

En esta ocasión el casting está liderado por Leona Lewis, ganadora de la tercera edición del programa Factor X, en el papel de Grizabella. La cantante británica ha sido nominada a siete Brit Award y tres Premios Grammy. En el escenario emulará a otra británica: Elaine Page, la Grizabella original de Webber.

La obra está programada hasta enero de 2017 con entradas que se pueden adquirir a partir de los 70 euros.

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones