La historia del taxista que devolvió una maletín con 10.000 euros

Tras percatarse del olvido de un cliente, el conductor llevó la maleta a una comisaría de Barcelona. El taxista desconocía lo que había en su interior

Un colectivo en ocasiones acusado de corporativista y en permanente conflicto con otros actores del sector en los últimos años. Los taxistas suelen ser, sin embargo, una de las primeras caras con las que el turista de turno se encuentra al llegar a una ciudad española. Y su interacción con los visitantes extranjeros en ocasiones genera historias cuanto menos curiosas.

Algo así ocurrió este pasado sábado por la tarde en el centro de Barcelona. Un taxista que ha preferido mantener su anonimato recogió a un ciudadano chino con pasaporte canadiense. Tras acabar la carrera y una vez el cliente se había apeado del vehículo, el conductor se dio cuenta que en la parte trasera del coche había una maleta olvidada.

Según anunciaron los Mossos d’Esquadra en su cuenta de Twitter, el taxista acudió directamente a una comisaría de la policía catalana situada en el barrio del Eixample para devolver un maletín que, para sorpresa de los agentes, contenía en su interior 10.000 euros, además del pasaporte del dueño del dinero.

Tal y como explican fuentes de los Mossos a Cerodosbé, la devolución del dinero y del documento se pudo realizar rápidamente gracias a que el taxista conocía el hotel donde el afectado se hospedaba. Una vez avisado por las fuerzas del orden, el turista chino – canadiense acudió por sí misma a recoger sus pertenencias a la comisaría.

Lo más curioso del asunto es que el taxista desconocía en todo momento lo que contenía el maletín. Como buen profesional, el conductor se limitó a llevar el objeto perdido a la comisaría, sin sospechar el dineral que había en su interior. El dueño del dinero se ha mostrado muy agradecido por la rapidez y diligencia del taxista. 

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones