Qué hay de nuevo en El Prado para 2021

Mas mujeres, arte americano, pasiones mitológicas y una nueva forma de ver la obra de Goya: estas son las novedades del Museo Nacional del Prado

Incorporar y desarrollar nuevas narrativas con los elementos presentes en sus colecciones es la idea que guía la programación para este año en El Prado. Es decir, más que las exposiciones temporales, el foco se pondrá en la colección permanente del museo, que buscará “nuevas posibilidades de expresión”.

¿Qué significa? Según su director, Miguel Falomir, se llevará a cabo una profunda reordenación de diferentes salas con el objetivo de presentar “un discurso totalmente nuevo”.

Además de esta reordenación, la incorporación de más mujeres artistas a la colección permanente, las exposiciones temporales sobre arte colonial o pasiones mitológicas y las muestras itinerantes están entre sus novedades para este año.

Un Prado más inclusivo

La remodelación de la colección, que afectará a las salas de pintura europea del siglo XVIII, las de Goya y las de la pintura del siglo XIX, será este año el principal reto de El Prado, que busca así ser “más inclusivo”, según su director. Para ello incrementará el número de mujeres y también incluirá obras de periodos históricos y países que tradicionalmente han estado fuera de la colección permanente.

Falenas Carlos Verger Fioretti (1872 - 1929) Óleo sobre lienzo 1920 Madrid, Museo Nacional del Prado
La exposición ‘Invitadas’ podrá verse hasta el 14 de marzo. Foto: Museo Nacional del Prado.

La positiva respuesta a la exposición Reencuentro -lleva más de 295.000 visitas y permanecerá abierta hasta el 28 de febrero- que el museo preparó para la reapertura tras el confinamiento por la pandemia y que concentra sus obras maestras en la gran bóveda central está detrás de esta decisión.

En el caso de las mujeres, por ejemplo, se añadirán más obras de artistas del siglo XIX, algunas incluso con nuevas adquisiciones, explica Falomir, aunque sin desvelar qué piezas ni de qué pintoras.

Tímidamente, el Prado ha organizado algunas exposiciones de mujeres en los últimos años, entre las que se cuentan las de Clara Peeters en 2016-la primera dedicada a una mujer en la pinacoteca- o la dedicada a Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana en 2019, así como la aún vigente Invitadas, una muestra sobre arte oficial del siglo XIX y XX que ahonda en el discurso sobre la figura de las mujeres y que, pese a la ambición que argumenta el museo, ha sufrido críticas por parte de algunos colectivos feministas.

En esta misma línea, el Prado creará una beca de investigación específica sobre mujeres artistas, convirtiéndose así en el “primer museo español en hacerlo”, según Falomir.

Nueva mirada a Goya

Las tres salas dedicadas a Goya experimentarán también modificaciones, como la incorporación de obras europeas. Por el momento, el proyecto de concentrar todas sus obras en una sola área está bloqueado ante la falta de espacio, pero cuando se inaugure el Salón de Reinos -previsto para 2025- se valorará una reordenación más profunda.

La historia del Prado entra en escena

El museo también incorporará este año una nueva sala dedicada a la historia del museo y sus edificios, ubicada en las salas 100, 101 y 102 del edificio Villanueva (antigua ubicación del Tesoro del Delfín) que narrará detalles de la construcción del edificio, su evolución y ampliación, así como las características de las instalaciones expositivas a lo largo del tiempo y cuestiones relacionadas con la evolución de la imagen y el funcionamiento de la institución.

Galería Jónica

Otra de las novedades del año será la recuperación de la Galería Jónica del edificio Villanueva, que albergará ahora la muestra sobre escultura clásica con 51 obras no expuestas hasta ahora.

Incorporar y desarrollar nuevas narrativas con los elementos presentes en sus colecciones es la idea que guía la programación para este año en El Prado. Es decir, más que las exposiciones temporales, el foco se pondrá en la colección permanente del museo, que buscará “nuevas posibilidades de expresión”.
Diana y Actaeon Tiziano. Foto: © The National Gallery, London.

Pasiones mitológicas

Respecto a las exposiciones temporales -algunas aplazadas por la pandemia y otras completamente nuevas pero realizadas con fondos propios-, destaca Pasiones mitológicas, que llegará el 2 de marzo, coorganizada con la National Gallery, la National Galleries of Scotland y el Isabella Stewart Museum de Boston (EE.UU.), y que reunirá por primera vez en más de un siglo las seis ‘poesías’ que Tiziano pintó para Felipe II.

La exposición cuenta con obras que habitualmente no se prestan y que lo han hecho para esta ocasión. Procedente de Londres, donde ha sido clausurada en dos ocasiones por la pandemia, será en Madrid más ambiciosa, con obras de Rubens, Ribera, Poussin o Velázquez.

Arte americano

En octubre llegará Tornaviaje. Arte iberoamericano en España, otra gran exposición temporal pospuesta, y que abrirá una ventana al rico patrimonio artístico procedentes de América que conservan instituciones culturales, religiosas y particulares, en España.

“El mundo americano está ausente en el museo, ha llegado el momento de hacer esta exposición”, explica Falomir sobre esta muestra cuyo título, tornaviaje, viaje de regreso, es una declaración de intenciones que pretende valorar y visibilizar el rico patrimonio artístico que, proveniente de América, se conserva en instituciones culturales, espacios religiosos o colecciones particulares, principalmente en España.

Incorporar y desarrollar nuevas narrativas con los elementos presentes en sus colecciones es la idea que guía la programación para este año en El Prado. Es decir, más que las exposiciones temporales, el foco se pondrá en la colección permanente del museo, que buscará “nuevas posibilidades de expresión”.
El cambista y su mujer. Marinus van Reymerswale. Museo Nacional del Prado.

Marinus van Reymerswale

En el apartado de exposiciones hechas con fondos propios destaca la dedicada a Marinus van Reymerswale, un enigmático pintor flamenco dedicado a retratar personajes del ámbito financiero y que tiene en la del museo su primera exposición en solitario y su primer catálogo. “Estamos hartos de ver obras suyas en libros de historia y economía”, afirma Falomir.

El hijo prodigo de Murillo y el arte de narrar en el Barroco andaluz y Leonardo y la copia de Mona Lisa. Nuevos planteamientos sobre las prácticas del taller de vinciniano son otras de las exposiciones temporales, así como Legado de Carmen Sánchez, que pretende rendir homenaje a esta benefactora, una maestra desconocida que legó todos sus bienes al Prado (800.000 euros) para que la institución pudiera adquirir pinturas.

a.
Ahora en portada