Las ‘poesías’ de Tiziano, juntas por primera vez desde el siglo XVII

El Prado estrena en marzo una muestra que reúne por primera vez la serie de seis pinturas mitológicas que Tiziano realizó para Felipe II

Hoy repartidas por el mundo -de Londres a Boston y de Madrid a Edimburgo- la serie de pinturas mitológicas que Felipe II encargó a Tiziano y conocidas con el nombre de ‘poesías’ fueron creadas para mostrarse juntas. Pintadas entre 1553 y 1562, estuvieron reunidas algunos años, presumiblemente en el Alcázar y luego en el Buen Retiro, hasta que la colección se disgregó.

En 2014 se organizó en El Prado una gran exposición que reunía por primera vez tres de estas pinturas: dos versiones de Dánae recibiendo la lluvia de oro –la de la pinacoteca madrileña y la hasta ahora inédita de la Colección Wellington de Londres-, y su tradicional pareja, la Venus y Adonis, también del Prado.

Calificado en su momento como histórica por reunir las tres primeras ‘poesías’ -durante su restauración se descubrió que la Dánae ‘británica’ fue la primera que pintó el artista del Renacimiento y no la que se guardaba en Madrid, como se pensaba hasta aquel momento-, el hito será superado por la próxima muestra que prepara el Prado y donde se expondrán, por primera vez juntas desde el siglo XVII, la colección de seis pinturas.

Acontecimiento excepcional

Este acontecimiento “excepcional”, según el Prado, permitirá ver en Madrid por primera vez juntas a Venus y Adonis (1554, El Prado), la mencionada Dánae, Perseo y Andrómeda (1556, Wallace Collection, Londres), Diana y Acteón y Diana y Calisto (ambas de 1559, National Galleries of Scotland, Edimburgo) y El rapto de Europa (1562, Isabella Stewart Gardner Museum, Boston).

Las obras de Tiziano integran «el conjunto de pinturas mitológicas más influyentes de la historia del arte»

Miguel Falomir

Las obras se cuentan entre las más importantes de la producción de Tiziano (Pieve di Cadore, h. 1489-Venecia, 1576) no solo por su calidad artística, sino también por el modo con el que abordó en ellas el relato pictórico de historias literarias.

De hecho, se cree fue el propio Felipe II quien encargó al pintor italiano el Augsburgo el conjunto de pinturas mitológicas, dándole libertad absoluta para elegir tanto los temas como su plasmación pictórica. Con la idea de exhibirlas juntas en un único espacio, fue el propio Tiziano el que las bautizó como ‘poesías’ por su carácter, totalmente ajeno a interpretaciones simbólicas o moralizantes. Se idearon y se ejecutaron únicamente para el deleite de los sentidos. Así en estas obras, Tiziano se asimilaba a los poetas y proclamaba su libertad para interpretar los textos que visualizaba, principalmente en las Metamorfosis de Ovidio, pero también para representarlos con la imaginación cuando la lógica dramática lo exigía.

Hoy repartidas por el mundo -de Londres a Boston y de Madrid a Edimburgo- la serie de pinturas mitológicas que Felipe II encargó a Tiziano y conocidas con el nombre de ‘poesías’ fueron creadas para mostrarse juntas. Pintadas entre 1553 y 1562, estuvieron reunidas algunos años, presumiblemente en el Alcázar y luego en el Buen Retiro, hasta que la colección se disgregó.
El rapto de Europa, Tiziano, 1562. Foto: Wikimedia.

Otras dos obras, Medea y Jasón y Muerte de Acteón, no llegaron nunca a ser pintadas por Tiziano (o, al menos, no para Felipe II).

Para Miguel Falomir, actual director del Museo del Prado y en 2014 comisario de aquella muestra, estos cuadros integran “el conjunto de pintura mitológica más influyente de la historia del arte”. Según declaraba en aquel momento Falomir, estas ‘poesías’ son además “fundamentales” en el devenir de la pintura occidental, ya que influyeron en el modo en el que los grandes maestros posteriores de la talla de Rubens o Veronés representaron estos temas mitológicos.

Organizada en colaboración con la National Gallery de Londres, las National Galleries of Scotland de Edimburgo y el Isabella Stewart Gardner Museum de Boston, la muestra podrá verse en El Prado del 2 de marzo al 4 de julio de 2021.

a.
Ahora en portada