La delgada línea entre el homenaje y la copia a Picasso

El Museo Picasso de Barcelona presenta una muestra del flamenco Marijn van Kreij, que propone una reinterpretación de las obras del pintor malagueño

¿Cuál es la frontera entre la copia, el homenaje y la reinterpretación? Ese debate es el que plantea el neerlandés Marijn van Kreij con su muestra Contemporany presences, que se inauguró en el Museo Picasso de Barcelona.

Hasta el 1 de noviembre se podrán ver varios trabajos de este artista que reconoció su obsesión por la obra del pintor malagueño, y sobre todo, con un elemento recurrente de su extensa carrera: las ventanas.

Van Kreij posa ante la obra “Untitled (Picasso,Las Meninas, 1957), 2020”. Foto: EFE/ Quique García
Van Kreij posa ante la obra “Untitled (Picasso,Las Meninas, 1957), 2020”. Foto: EFE/ Quique García

Ver a Picasso desde las ventanas

Este objeto es tomado como un punto de encuentro entre la vida interior y el mundo exterior.

Hasta el 2012 a van Kreij le interesaba poco Picasso. Pero una muestra realizada en la Tate de Londres cambió su carrera artística

Para ello, el artista holandés presenta cientos de variaciones de una escena con un marco de ventana azul, inspirado en el cuadro El estudio, que Picasso realizó en 1956.

Esta obra se replica con trazos rápidos y directos realizados en papel usado, páginas de revistas y folletos publicitarios.

Es un viaje entre la figuración y la abstracción, donde “cada fragmento es un signo ondulante”, precisa van Kreij.

Contemplar la obra desde la calle

Inclusive se da un interesante diálogo por medio de ventanas con el museo que se encuentra frente al Picasso, en el barrio del Born, en Barcelona.

Desde la calle se establece un divertido diálogo entre las ventanas. Foto: EFE-Quique García
Desde la calle se establece un divertido diálogo entre las ventanas. Foto: EFE-Quique García

En un cartel del Museo de las Culturas, ubicado a pocos metros, se ve a un grupo de indígenas filipinos que sostiene una cámara, y que parecen mirar a la muestra que se realiza en el edificio.

Esto también puede pasar con cualquier persona que camine por la calle Montcada: desde la ventana exterior se puede espiar en qué consiste esta exposición.

Ser testigos de la creación

Este pintor propone al espectador un cambio en las reglas del juego artístico: en vez de presentar su trabajo como un conjunto terminado, invita a interesarse por el proceso de creación.

Para ello en la muestra se despliegan unos taburetes pertenecientes a la colección del artista, donde los visitantes pueden contemplar la obra como si fueran testigos de su gestación.

La revelación

No siempre Picasso fue fuente de inspiración para van Kreij. De hecho hasta el 2012 sentía algo de desdén por el pintor español.

“Al principio me parecía el genio que hacía demasiada producción, que toda su obra era genial y eso me molestaba cooperación artista”.

Pero hace ocho años llegó la revelación: “descubrí la obra de Picasso en un catálogo de la Tate y ahí pude apreciar su técnica, cómo utilizaba los colores, su estilo y manía por repetir las imágenes”, dijo en la presentación de la muestra ante la prensa.

Van Kreij juega con el concepto de repetición. Foto: EFE-Quique García
Van Kreij juega con el concepto de repetición. Foto: EFE-Quique García

Tras ese descubrimiento centró su carrera en reinterpretar la obra de Picasso con grandes cuadrículas y “series expansivas” de dibujos basados en los paisajes interiores del pintor malagueño.

La relectura de Las Meninas

Así como Picasso hizo una reinterpretación de Las Meninas de Velázquez, van Kreij siguió sus pasos con su recreación del cuadro realizado en 1957.

El cuadro El estudio realizado por Picasso en 1956 es homenajeado con diversas variaciones realizadas por van Kreij en papeles usados y folletos publicitarios

Pero lo hizo con un detalle: las persianas que están cerradas en el original y en la obra de Picasso fueron abiertas por el artista holandés.

Una persona observa la obra “Untitled (Picasso, Painter and Model 1963), 2019-2020”. Foto: EFE-Quique García
Una persona observa la obra “Untitled (Picasso, Painter and Model 1963), 2019-2020”. Foto: EFE-Quique García

“Descubrir Las Meninas fue un alivio y me permitió dejar de sentirme culpable por copiar a Picasso”, dijo van Kreij.

De todas maneras, el español no es el único a quien este copia y homenajea. En su carrera también se ha interesado en presentar nuevas visiones de otros grandes artistas como Paul Klee o diferentes exponentes de la escuela Bauhaus.

a.
Ahora en portada