‘Dirty art car’ o cómo hacer arte a partir de coches polvorientos

De ‘La Joven de la perla’ al ‘Nacimiento de Venus’ pasando por retratos de Einstein, Dalí o Slash, ¿quién podría imaginar arte urbano en lunas polvorientas?

Reproducciones de las obras de Vermeer, Boticelli y Leonardo da Vinci se han hecho infinitas a lo largo de la historia con diferentes técnicas y materiales. Sin embargo, encontrar una ‘La joven de la perla’, un ‘Nacimiento de Venus’ o una Mona Lisa en la luna trasera de un coche y con el polvo como único elemento ‘pictórico’ es algo totalmente excepcional. Pero existe. Se llama ‘dirty car art’.

Desde hace años, artistas urbanos han encontrado en las superficies de los coches sucios nuevos lienzos donde plasmar su talento. Así que, si vuelves a encontrar una luna polvorienta, resiste el impulso de escribir el típico ‘Lávalo, guarro’; puede que alguien pueda aprovecharlo para crear una obra de arte efímera.

Una tendencia global

Se hacen copias de obras de arte, dibujos animados, escenas de películas, retratos hiperrealistas o paisajes y, por supuesto, el ‘dirty car art’ está por todo el mundo, y sus obras pueden seguirse en Instagram a través del hashtag #dirtycarart.

Uno de sus precursores es Scott Wade, un artista texano que comenzó en 2011 a experimentar las posibilidades de las ventanillas de un Mini Cooper y un Mazda 3 (los vehículos de su pareja y él mismo). Para llegar a casa recorrían unos 2 km de camino de tierra que dejaba los vehículos con una capa de polvo fino y blanco sobre las ventanas. Enseguida se dio cuenta de su potencial y comenzó a enriquecer sus dibujos con detalles y sombreados.

Reinterpretación de ‘Gótico Americano’, de Grant Wood.

Su trabajo llegó a oídos de unos creativos publicitarios que buscaban ideas para una campaña de Ford. Después llegarían encargos de la televisión brasileña Globo, para quien realizó una obra inmortalizando al astro futbolístico Ronaldinho, o de la empresa de repostería Pillsbury, y Wade continuó mejorando su técnica.

Ahora, además de mostrar sus ilustraciones sobre las lunas de los coches en las calles las realiza en director en grandes eventos a modo de performance, como el Salón del Automóvil de Los Ángeles, en la que ilustró diferentes paisajes clásicos de Estados Unidos como el parque nacional Yosemite.

Arte que viaja en camiones

ProBoyNick, alias del artista ruso Nikita Golubev, es otro de los grandes del ‘dirty car art’. Solo en Instagram cuenta con 107.000 seguidores y sus post acumulan decenas de miles de likes y comentarios.

En su caso, y quizás buscando más espacio, se fija en camiones oscuros sobre los que crea sus obras empleando sus manos, pinceles y bastoncillos. Retratos, animales y mensajes como un Robocop que sujeta un gato mientras una frase exclama “Todos los gatos son hermosos” están entre sus obras.

Él mismo relata un cambio de actitud respecto a sus obras que, insiste, están destinadas a desaparecer de forma natural al lavar el vehículo o con la lluvia.

“Un agradecimiento especial al propietario del camión. Mantuvo el coche sucio desde abril”, explica en una entrada pasada de Instagram.

“El dueño me gritó por la ventana, pero no salió a decirme nada, quizás porque estaba lloviendo”, detalla en el pie de otra fotografía que acompaña una publicación en la misma red social y en la que a través de un vídeo muestra su proceso de creación en la parte trasera de un camión.

En otra señala cómo el propietario de una camioneta se preocupa de mantener la obra sobre sus laterales “Es muy dulce”, comenta, pero “Esto significa que ya no es ‘dirty car art’. Lo aprecio, pero necesitamos aprender a dejar ir las cosas”, apostilla.

Lleva tres años practicando esta forma de arte emergente, en muchos casos huyendo a la carrera de los propietarios de los vehículos que, parece, están comenzando a apreciarlo también.

Su destino, desaparecer

Artrucking es otro de estos ilustradores efímeros que se manifiesta especialmente a través de camiones que, en su caso, recorren las carreteras de California mostrando sus murales de la rapera CardiB o Kobe Bryant en un original homenaje al deportista tras su fallecimiento.

Dimo Tonic o Christo Greco son otros de los exponentes de este nuevo fenómeno que experimenta con nuevos soportes dentro del arte urbano.

Un túnel de lavado, la lluvia o, simplemente, el paso del tiempo, dejarán libre el cristal, listo para recibir una nueva obra.

a.
Ahora en portada