Bob Dylan: su poesía también conquista las artes plásticas

Una galería de Londres invita a descubrir el talento de Bob Dylan a través de las pinturas y esculturas creadas en la última década

Casi en paralelo a su carrera como músico Bob Dylan fue desarrollando una faceta como artista plástico. Estamos hablando de los años ’60, pero tuvo que pasar casi medio siglo, hasta el 2007, en que un centro cultural de Alemania organizó la primera muestra del famoso creador.

La faceta artística de Dylan puede ser redescubierta gracias a la exposición que organiza la galería Halcyon de Londres, que no se centra en sus trabajos más conocidos sino en tres series de obras inéditas y pocas veces vistas.

Casi en paralelo a su carrera como músico Bob Dylan fue desarrollando una faceta como artista plástico. Estamos hablando de los años ’60, pero tuvo que pasar casi medio siglo, hasta el 2007, en que un centro cultural de Alemania organizó la primera muestra del famoso creador.
Bob Dylan en la creación de una escultura. Foto: Galería Halcyon

La muestra virtual

No es una muestra que uno pueda pasar por la Bond Street y entrar a ver. Solo se accede con reserva previa. Y como desde España el tema está complicado, por suerte está la opción de realizar un recorrido virtual por la exposición.

La exhibición se concentra en trabajos producidos desde el 2008 a la actualidad, a través de las series The Drawn Blank (que se había visto en aquella muestra en Alemania), The Beaten Path y Mondo Scripto, esta última creada durante estos meses de confinamiento y pandemia.

Casi en paralelo a su carrera como músico Bob Dylan fue desarrollando una faceta como artista plástico. Estamos hablando de los años ’60, pero tuvo que pasar casi medio siglo, hasta el 2007, en que un centro cultural de Alemania organizó la primera muestra del famoso creador.
Backroad, por Bob Dylan. Foto Halcyon Gallerie

Las obras del gran trovador

Las obras van desde paisajes a atardeceres de tonos lisérgicos, pasando por escenas de moteles y gasolineras perdidas en medio de algún punto anónimo en EEUU.

La exhibición de Londres se concentra en trabajos producidos por Dylan desde el 2008 a la actualidad

“Yo pintaba lo que sentía que tenía que pintar. Mi idea siempre fue hacerlo sin referencias ni implicaciones, tener una perspectiva del mundo tal como lo estaba viendo en ese momento”, dice Dylan en sus memorias Chronicles Vol:1, de 2004.

Casi en paralelo a su carrera como músico Bob Dylan fue desarrollando una faceta como artista plástico. Estamos hablando de los años ’60, pero tuvo que pasar casi medio siglo, hasta el 2007, en que un centro cultural de Alemania organizó la primera muestra del famoso creador.
Manhattanhenge, por Bob Dylan. Foto Halcyon Gallerie

Las voces del EEUU profundo

Cuando se ven estos cuadros de la serie Beaten Path, estas soledades, parece escucharse su poesía que describe la América profunda, la ilusión de un pasado que se fue y la incertidumbre de un futuro que no llegó.

En la serie Drawn Blank Dylan retrató sus largos años en las carreteras de EEUU, Europa y Asia durante las giras, así como instantáneas minimalistas de paisajes y retratos creados entre 1989 y 1992.

También hay obras abstractas, o sencillos bodegones con frutas. O la interesante serie Mondo Scripto, donde tomó las letras de sus canciones y las decoró, como si fuera un manuscrito medieval, con dibujos a los lados; en un bonito paralelismo entre la música y las artes plásticas.

También se pueden ver sus esculturas, realizadas con el ensamblaje de piezas metálicas, composiciones abstractas donde puede crear arte donde otros solo vemos un montón de objetos sin relación entre sí.

Casi en paralelo a su carrera como músico Bob Dylan fue desarrollando una faceta como artista plástico. Estamos hablando de los años ’60, pero tuvo que pasar casi medio siglo, hasta el 2007, en que un centro cultural de Alemania organizó la primera muestra del famoso creador.
Muestra de Dylan en la galería Halcyon

Pocas exposiciones (pero exitosas)

El ganador del Premio Nobel de Literatura de 2016 (aunque lo aceptó a reñagadientes), el creador de himnos como Soplando en el viento o Como un Rolling Stone, solo ha contado con una docena de muestras de su arte en las últimas décadas.

La única retrospectiva, realizada en Shanghái el año pasado, fue un éxito: más de 100.000 personas la visitaron en tres meses.

Por suerte, para ver sus obras en esta galería de Londres no hay necesidad de temer a las multitudes.

a.
Ahora en portada