BCN Gallery Weekend: 5 propuestas para refugiarse en el arte

El evento que inaugura la temporada llega a su sexta edición con propuestas para todos los públicos

El coronavirus ha despedazado la agenda cultural de Barcelona de 2020, pero hay citas que se resisten a desaparecer del calendario. Es el caso del Barcelona Gallery Weekend (BGW), que desde este jueves y hasta el domingo celebrará su sexta edición. El evento cuenta este año con la participación de 28 galerías de la capital catalana e incluye exposiciones y actividades especiales, como visitas guiadas y presentaciones. Todo gratis, con el fin de acercar el arte al público.

“Es una edición atípica, en una situación extraña”, explica a Tendencias Susanna Corchia, directora de la BGW. “Pero celebrarla ya es una victoria”, añade. Se han tenido que anular actividades, prescindir de invitados y reducir aforos. Y de la bandeja de canapés ni hablamos, claro. El objetivo: “Un evento seguro”, dice Corchia, que es optimista con la reacción del público.

Para asistir a las exposiciones y actividades hay que registrarse previamente por internet, y algunas galerías ya han tenido que añadir nuevas sesiones para dar respuesta a la demanda. “La gente tiene ganas de salir”.

La directora del BGW destaca que, pese a las restricciones impuestas por el coronavirus, el programa de este año ofrece una gran variedad. “Hay para todos los gustos”. Y en Tendencias hemos seleccionado cinco de las propuestas más atractivas.

Margaret Harrison, ‘Getting Very Close to My Masculinity’ 2013. Imagen: Adn Galeria .

1. Arte feminista

La creación artística entendida como activismo social tiene cabida en esta edición del BGW. En la galería ADN, la exposición Ella, el ojo, el dedo, la mano establece un diálogo entre tres creadoras distinguidas por su compromiso irrenunciable con el feminismo: la británica Margaret Harrisson, la peruana María María Acha-Kutscher y la catalana Núria Güell.

Una muestra comisariada por Alexandra Laudo que cuestiona los estereotipos y relatos hegemónicos a través de proyectos muy distintos. Harrisson, la autora más veterana, se interroga sobre los estereotipos de sexo y género a partir de acuarelas. Por su parte, Acha-Kutscher recurre al collage digital para reflexionar sobre la construcción de la identidad cultural femenina. Y, finalmente, Güell emplea el vídeo para abordar cuestiones como la presencia de la feminidad en las representaciones divinas. Tres miradas artísticas aunadas por una misma sensibilidad.

2. Geometría fosforescente

En los años ochenta del siglo pasado, en Estados Unidos se acuñó el término Neo-Geo para referirse a un grupo de artistas emergentes que combinaban las influencias del Op-Art, el minimalismo y la abstracción geométrica con la crítica a la sociedad de consumo. En la punta de lanza de este movimiento estaba el neoyorquino Peter Halley, cuyas composiciones geométricas de colores fosforescentes son reconocibles al instante.

Peter Halley, ‘Spiral 2020 Day-Glo’. Cortesía del artista | Galeria SENDA.

Esta atípica edición del BGW permitirá acercarse a la nueva producción de este referente indiscutible del arte contemporáneo. La galería SENDA, que lleva casi tres décadas colaborando con Halley, acogerá la muestra New paintings, que reúne varias obras de gran formato en las que son visibles las principales señas de identidad del pintor: la geometría pura, los colores deslumbrantes y la crítica implícita a la vida moderna.

3. Cerámica contemporánea

La cerámica no se suele prodigar en las galerías de arte barcelonesas. Inevitablemente, la pintura y la escultura acaparan los focos. Así, cualquier exposición centrada en esta disciplina se erige en todo un acontecimiento. Y en el marco del BGW se puede encontrar una propuesta de calado: El arte del vacío, una exposición colectiva organizada por la galería Artur Ramon que realiza un recorrido por la obra de los ceramistas más destacados de las últimas décadas.

Jordi Marcet y Rosa Vila-Abadal, ‘Artèria il.lustrada’, 2016. Imagen: Artur Ramon Art.

En la muestra aparecen representadas cuatro generaciones de artistas que han encontrado en la cerámica su forma de expresión predilecta. Desde pioneros como Josep Llorens Artigas –conocido mundialmente por sus colaboraciones con Joan Miró– hasta talentos de nueva hornada como Penélope Vallejo y Roger Coll. Autores que, en sus obras, juegan con la idea del vacío, explorando la relación entre el material con el que trabajan y espacio que lo rodea.

4. Homenaje a un rebelde

Controvertido, experimental, contestatario… El pintor madrileño Miguel Ángel Campano causó un terremoto en el panorama artístico español de los años ochenta del siglo pasado. Su trabajó contribuyó de forma decisiva a renovar el lenguaje plástico de un país que entonces se encontraba en plena transformación social y política. Y ahora, coincidiendo con la BGW, la galería Carles Taché recupera una de sus etapas clave.

Miguel Angel Campano, ‘Plegaria III’, 1995. Imagen: Galeria Carles Taché.

La exposición Miguel Ángel Campano en Blanco y Negro se detiene en 1991, el año en el que el artista pasó del color y lo figurativo a utilizar el blanco y negro y las formas geométricas. Un punto de ruptura en la trayectoria de un autor en constante reinvención. Ahora el público tiene una magnífica oportunidad para reencontrarse con este pintor único e irremplazable, fallecido en 2018.

5. Mirada a la infancia

En el programa de la BGW, los autores consolidados conviven con jóvenes creadores que comienzan a hacerse un hueco en el panorama artístico nacional. Es el caso de Virginia Rota, fotógrafa autodidacta nacida en Málaga en 1989 que ya cuenta en su haber con varios reconocimientos, como el Premio Galicia de Fotografía Contemporánea y el Premio Nexofoto. En Barcelona desembarca con la exposición El mundo al principio, que se podrá visitar en la galería Alalimon.

Virginia Rota, ‘XIII Mario’, 2018. Imagen: Cortesía de la artista Alalimón.

El proyecto busca capturar el momento en que la infancia todavía no ha perdido su inocencia. Rota propuso a varios niños de entre 4 y 11 años que realizaran una serie de capturas sobre lo que ellos consideraban que era la belleza y lo importante. Al mismo tiempo, la fotógrafa retrató a los participantes. Esas imágenes, que intentan sacar a la luz la sabiduría de la infancia, son ahora las que se exponen en la BGW.

a.
Ahora en portada