Ocho obras maestras del arte del tapiz ven la luz en Zaragoza

El Patio de la Infanta, en Zaragoza, presenta una exposición de tapices de los siglos XV a XVIII, elaborado por las principales casas textiles de Europa

Son tapices, y ocho muestras de este arte que tuvo su apogeo entre los siglos XV y XVIII se exhiben en el Patio de la Infanta de Zaragoza.

Presentación de la muestra de tapices. Foto Javier Cebollada-EFE

Son obras de arte de gran formato, representaciones artesanales de hilos de cañamazo, seda y lana que entrelazadas representan escenas bíblicas, mitológicas e históricas.

Son tapices, y ocho muestras de este arte que tuvo su apogeo entre los siglos XV y XVIII se exhiben en el Patio de la Infanta de Zaragoza.

La colección de tapices de Ibercaja

Estas obras, un tesoro textil de los albores del Renacimiento y la Edad Moderna, pertenecen al patrimonio de la Fundación Ibercaja. Esta entidad bancaria, cuando era conocida como Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y La Rioja, comenzó a atesorar tapices con un doble motivo.

Entre los ocho tapices en exhibición se encuentran tres elaborados por el pintor flamenco Rubens

Por un lado, evitar la dispersión de estas elaboradas manufacturas de Aragón, y por otra parte, crear una colección que destacara a esta comunidad autónoma en el panorama de las artes históricas.

Tapiz de la crucifixión y la resurrección de Cristo Foto Javier Cebollada-EFE
Tapiz de la crucifixión y la resurrección de Cristo Foto Javier Cebollada-EFE

Actualmente Ibercaja cuenta con un catálogo de 47 tapices, de los que ocho se exhiben tras una elaborada restauración realizada en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara, de Madrid.

Los tapices seleccionados presentan referencias mitológicas y cristianas, elaborados por talleres de París y Bruselas.

Los tapices más antiguos

El más antiguo de todos es el tapiz de la crucifixión y la resurrección de Cristo, que data del 1500, y también el más antiguo de las piezas bruselenses que se conservan en Aragón, ha especificado Domingo Buesa, patrono de la Fundación Ibercaja.

Se trata de una obra anónima que especialistas europeos vinculan con Rogier van der Weyden y que procede de la catedral de Toledo, que lo subastó, ha contado el historiador.

El segundo bloque más longevo, del 1550, habla del nacimiento de Isaac y supone una «pieza magnífica del Renacimiento», dijo el patrono, que fue creado en el taller de Jacques Geubels.

Son tapices, y ocho muestras de este arte que tuvo su apogeo entre los siglos XV y XVIII se exhiben en el Patio de la Infanta de Zaragoza.
Directivos de la Fundación Ibercaja en la presentación de la muestra de tapices. Foto Fundación Ibercaja

Estilo barroco

Nombres como el de Pedro Pablo Rubens se asoman en esta muestra gracias a la serie de Ester y Asuero que expone la belleza del barroco de un pintor que «revolucionó el terreno europeo», y que cuenta la historia de esta heroína judía y el rey persa a través de tres tapices: Entrega del anillo a Amán, el Banquete de Asuero y la Venganza de los judíos.

Algunos de los tapices fueron vendidos por el gobierno de Austria para afrontar las deudas tras la Segunda Guerra

'La venganza de los judíos', tapiz de Rubens.
‘La venganza de los judíos’, tapiz de Rubens.

Detrás de estos tesoros del arte europeo también se esconde la historia del continente, como en el caso de la serie de Dido y Eneas, de 1675, cuyo autor parece ser Jacob Jordaens y que no solo relata la historia creada por Virgilio, sino que se vincula con la Segunda Guerra Mundial, ya que el estado austríaco subastó estos paños para hacer frente a las deudas que le trajo el conflicto.

Los tres tapices de esta serie son Cena de Dido y Eneas, Sacrificio de un buey y Dido sacrifica.

a.
Ahora en portada