Tíscar Espadas: el diseño sin género que triunfa en el mundo

De la Semana de la Moda de Londres a la de Tokio: Tíscar Espadas presenta ‘Capítulo II: Final Act’, la consolidación internacional de su visión de la moda

Diseñadora, ilustradora y directora creativa de su propia marca, natural de Úbeda y afincada en Londres, Tíscar Espadas está últimamente en boca de los trendsetters dentro y fuera de la capital británica.

Estudió en la londinense Royal College of Art’s y el dibujo le ha llevado, casi sin quererlo, a “deconstruir” (por más que le horrorice esa palabra, reconoce) los modelos de sastrería tradicional para diseñar sin una concepción de género convencional.

“Estudié sastrería porque me interesaba mucho aprender los cimientos y la tradición que conlleva realizar ciertas prendas masculinas; su complejidad, su construcción y estructuras, que aun siguen trascendiendo desde el pasado”, explica Espadas a Tendencias. “Necesitaba saber construir para buscar nuevas formas de hacerlo desde la modernidad”.

De Londres al mundo

Espadas debutó en Londres hace dos años y, hace tan solo unos días, presentó su última colecciónMe hubiera gustado hacer una presentación personal pero, dadas las circunstancias derivadas de la COVID-19, se realizó virtualmente”, comenta la diseñadora.

Tíscar Espadas en su estudio de Londres. Foto Tíscar Espadas.
Tíscar Espadas en su estudio de Londres. Foto: Tíscar Espadas.

Sin embargo, añade, “Lo que en su día fue un contratiempo y un problema, ahora lo recuerdo como una experiencia muy bonita y emocionante. Hubo que desarrollar aun más el ingenio y movilizar mucho trabajo e imaginación para vencer las limitaciones del confinamiento; al no poder viajar se realizó a distancia, desde distintas ciudades europeas, contando con un excelente equipo de amigos y profesionales”, recuerda.

Quizá sus señas de identidad más comentadas son su estilo, que juega a ser inacabado, y su equilibrio entre lo moderno y lo clásico de la artesanía. “Me interesa mucho el mimo de los detalles de una prenda. No solo los visibles y externos: me interesa la prenda no solo como exhibición de una imagen sino como propulsora de experiencias íntimas para quien la habita”, reconoce. “Es por ello que muchos de esos detalles, complementos y utilidades solo los conoce quien porta la prenda”.

La importancia de lo escondido y la perfección en contraste con un supuesto aspecto ‘inacabado’ son algunas de sus señas de identidad

La importancia de lo no visto, lo escondido o la perfección en contraste con formas construidas con un supuesto aspecto ‘inacabado’, que no es sino el contrapunto formal. “Se trata de un irónico juego entre la apariencia y el fondo de las cosas”, subraya Espadas.

Reunión de talentos

Su periplo en Londres la ha lanzado a colaborar con marcas y nombres reconocidos de la industria, como Vivianne H. Lake, quien ha confeccionado los sombreros de su colección. “A veces el azar y otras la búsqueda nos ponen en contacto con profesionales de talento que, en este caso, atraídos por mi trabajo, se ofrecen para colaborar por la sintonía que encuentran en lo que hago”, contesta la diseñadora andaluza.

“En el caso de Vivienne, la conocí cuando realizaba la colección final de mi máster; ella se encargaba de ayudar a los estudiantes de accesorios y empezó a ayudarme a desarrollar los sombreros que tenia en mente. De ahí nació una profunda amistad.”

En la actualidad ambas comparten estudio, de donde surgen ideas, conversaciones o planes futuros en una inspiración que Espadas reconoce “recíproca”. Además, está la colaboración con zapateros, creadores de complementos, estilistas y fotógrafos “que siempre se ha propiciado de una manera natural por atracción o coincidencia en planteamientos o estéticas comunes”, comenta.

“Trabajar con amigos y, a veces, desconocidos que se convierten en amigos a través del hecho de colaborar es una de las cosas que más me emociona e inspira para crear”.

“La pretensión de mi trabajo no es producir más ropa sin más, ya existe suficiente oferta a nivel mundial”

Tíscar Espadas

De lo local a lo global

También la parte artesanal de su marca está muy en contacto con su lado creativo, además de llevar una identidad que inevitablemente señala a sus raíces andaluzas. “Lo hago de una manera natural, no pretendida, casi inconsciente”, señala. “Siento que mis raíces, mi cultura, los valores aprendidos en mi infancia y parte de mi juventud es lo que más me inspira a la hora de crear”.

Al mismo tiempo, Espadas reconoce no identificar una diferencia tan evidente hoy en día entre lo local y lo universal, creando desde su propia individualidad. “Inevitablemente tiene ciertos localismos, pero siempre pensando en un ser humano global, el que somos todos y ninguno. Pretendo hacer una marca que sea realista y a la vez “universal”. Y, sobre todo, “no sobreproducir.”

Cada colección de Tíscar Espadas está compuesta por una serie limitada de prendas, todas ellas realizadas individualmente en talleres artesanos de Inglaterra y España (“mi contacto y relación con ellos es importante y necesaria, por tanto tienen que formar parte de mi entorno”, matiza).

Algo que está en sintonía con la sostenibilidad que define, cada vez más, el mundo global de la moda. “La pretensión de mi trabajo no es producir más ropa sin más, ya existe suficiente oferta a nivel mundial”, afirma. “El concepto mercantilista de producir para desechar y desechar para producir en que se ha convertido la moda como industria no me interesa. Me planteo mi trabajo desde la creación de prendas únicas, series limitadas de formas en busca de quien las habite”, reconoce.

Esto es: prendas especiales, mimadas hasta el extremo y que se conviertan en “objetos que acaben hablando de nosotros mismos”, o que “formen parte de nuestra manera de expresarnos como seres únicos e individuales mas allá de su funcionalidad”.

“Creo que ante tal masificación y globalización de los gustos y la moda, sus derroteros -al menos los míos- han de ir por la individualidad, y no desde la exclusividad, sino desde la unicidad que nos distingue del resto, que nos construye y nos identifica”, añade.

También calzado

Ahora, su símbolo de identidad también se extiende al calzado, ya que acaba de firmar una colaboración (de edición limitada) para la marca barcelonesa AldanondoyFdez. “Se ha tratado más de un recorrido conjunto, de un experimento sobre cómo materializar mis ideas con su maravilloso conocimiento técnico y su sabiduría sobre la realización de calzado”, explica la diseñadora.

“Para mí, ha sido una experiencia preciosa pues seguía su trabajo desde hace tiempo y cada conversación que hemos tenido ha sido muy enriquecedora e inspiradora”. También reconoce que, tras el éxito de esta primera colección limitada, están pensando en aceptar pedidos personales “hechos a medida”.

«Ante la masificación y globalización de los gustos, creo que la moda ha de ir por la individualidad, y no desde la exclusividad, sino desde la unicidad que nos distingue del resto»

Tíscar Espadas

Prendas que son poesía

Un éxito que se suma al de la buena acogida de su última colección en Londres, lo que ha propiciado que en unos días (el 14 de octubre, a las 13.30 hora española) la presente digitalmente en la Tokyo Fashion Week.

Japón es, además de uno de los países donde pueden adquirirse sus diseños fuera de Europa, un nuevo nicho de mercado para su firma. “Allí he encontrado un público muy adecuado a mi trabajo. No imaginaba que las prendas, tan cargadas de raíces españolas, podían encajar tanto en el gusto de un espectador asiático, alejado y cercano al mismo tiempo”, reconoce.

“Pero, mirándolo con perspectiva, me he dado cuenta de que tenía que ser así; en Japón tienen una cultura y una forma de vestir muy diferente a nosotros, pero valoran en extremo la belleza, la sugerencia y la carga poética de cada objeto, también de las prendas. Allí se aprecia mucho la calidad del material, la historia que hay detrás de cada prenda…”.

Un éxito que, sin embargo, evidencia la dificultad de hacerse un hueco en el mercado, especialmente como marca independiente. “Es muy difícil actualmente el camino para las marcas pequeñas que no tienen grandes inversores detrás”, comenta.

Es también el caso de algunos de sus compatriotas, a los que sigue de cerca y tiene como referente en algunos casos. “Personalmente, admiro el trabajo de varios diseñadores jóvenes que, además, tengo la suerte de tener como amigos. Son referentes para mí, sobre todo al ver el esfuerzo y creencia que tienen en su trabajo.” Es el caso de Ben Osborn, Krystal Paniagua, y otros con “ya cierto recorrido” como Carlota Barrera o Henrik Vibskov, tercia.

Respecto a su futuro cercano, reconoce que sigue en Londres, a pesar de haber pasado por otros destinos relacionados con el diseño previamente, como Barcelona (que define como ciudad cosmopolita y abierta, enriquecedora a nivel cultural y donde el diseño se vive una manera “intensa y natural”). “Aprendí muchas cosas, tanto personales como profesionales, que aun sigo llevando conmigo”, comenta. “Me encantaría volver a España por mil razones, pero aún no es el momento. Por ahora necesito estar en Londres… Luego ya se verá”. 

a.
Ahora en portada