Seis marcas para estrenar el verano con conciencia

Bañadores, ropa de casa, accesorios o calzado: estas seis marcas españolas de moda y accesorios cuentan, además de con diseños exclusivos, con una producción artesanal y un cuidado especial por el medio ambiente

Llega el verano y, con él -bueno, y con el alivio de las restricciones motivadas por la pandemia-, las ganas de planes al aire libre, de terrazas, de reuniones con amigos y familia, de vacaciones y escapadas. También de estrenar la nueva temporada, eso sí, con productos que presuman de diseño, elaboración artesana y, cada vez más, sostenibles.

De María de la Orden a Fiona Imbert & Paco Pintón, Act Series, Marsel, Kalk Store y Mar de Cleo, estas marcas españolas de bañadores, ropa de casa, accesorios o calzado destacan por sus propuestas que destilan estilo y respeto al medio ambiente para esta temporada estival.

María de la Orden, elegancia y geometría 

Puede parecer una obviedad que María de la Orden encontrase la inspiración necesaria para lo que sería el imaginario de su marca propia (que tiene como bandera los estampados, la alegría y la libertad) en un viaje a Perú, pero lo cierto es que esta madrileña ha tenido un largo recorrido posterior hasta fundar su firma de moda homónima.

Tras terminar sus estudios de derecho en París y empresas del sector textil o en Who’s On Next, De la Orden decidió tomarse su tiempo para “crear y consolidar una identidad propia”. A raíz de su incursión en el mercado exterior (sobre todo en Japón) y con una cada vez más consolidada base de credibilidad, decidió lanzarse al mundo empresarial junto a su socia (y experta en marketing) Laura de la Révélière.

Así, y mediante la conjunción de sus perfiles complementarios (la primera en la dirección artística de la marca y la segunda en el desarrollo comercial), la marca se hizo realidad el pasado año bajo unas premisas muy concisas: atemporalidad, savoir faire y sostenibilidad.

Llega el verano y, con él -bueno, y con el alivio de las restricciones motivadas por la pandemia-, las ganas de planes al aire libre, de terrazas, de reuniones con amigos y familia, de vacaciones y escapadas. También de estrenar la nueva temporada, eso sí, con productos que presuman de diseño, elaboración artesana y, cada vez más, sostenibles.
Foto: Maria de la Orden.

Desde los diseños inspirados en la infancia de ambas (con abundancia de estampados Liberty y smock) hasta la inspiración que recogen de clientas en Instagram, la marca tiene como ADN unos estampados que esta temporada pasan por motivos marineros, florales o geométricos, que se implantan sobre unas líneas depuradas y elegantes.

La producción de las prendas es totalmente artesanal y sus tejidos 100% naturales, con un fuerte énfasis en los algodones y las lanas. Pero también hay una parte de upcycling de lujo en su marca, en cuyo desarrollo resultan igualmente claves los proveedores: «María de la Orden se dirige a las más prestigiosas marcas europeas para dar una segunda vida a las telas de alta costura en cantidades muy pequeñas», explica su creadora.

Fiona Imbert & Paco Pintón, el verano como filosofía de vida

Esta primera colaboración entre el diseñador Paco Pintón y la creadora Fiona Imbert surge de una relación amistad que comienza en 2014. «Fiona fue la imagen de la primera campaña de Paco Pintón, lo que desembocó en una estrecha relación de creador-musa, además de fiel cliente», explica el primero.

Ahora ambos dan un paso más con una colaboración en forma de una colección cápsula que pretende tener continuidad: Out of Time (disponible desde el 25 de mayo en su web) se compone de camisas, shorts, clutch bags y cinturones, pero también de batas, pijamas, shorts o bolsas de playa.

Llega el verano y, con él -bueno, y con el alivio de las restricciones motivadas por la pandemia-, las ganas de planes al aire libre, de terrazas, de reuniones con amigos y familia, de vacaciones y escapadas. También de estrenar la nueva temporada, eso sí, con productos que presuman de diseño, elaboración artesana y, cada vez más, sostenibles.
Colección Out of Time. Foto: Paco Pintón.

«No respondemos a ninguna tendencia ni pretendemos ser moda, por eso nuestras colecciones no saldrán en los calendarios establecidos por la industria», afirma Pintón. «Solo hemos querido crear juntos una visión estética compartida para disfrutar de prendas y accesorios bonitos».

Así, esta primera muestra les ha requerido elegir concienzudamente todas las tareas del proceso («desde la elección de telas y entretelas hasta los botones») y poder seleccionar materiales como linos, algodón y seda pensando en nuestro entorno. Además del savoir faire impreso en cada pieza, el objetivo último con esta la colección es «disfrutar», especialmente del período estival, «tras un año muy duro».

Act Series, entre Palma y Berlín

Algo tan veraniego como la alpargata es lo que echaba de menos Isabel Rotger en Berlín, ciudad a la que esta mallorquina se trasladó hace unos años y donde fundó, hace ocho años, Act Series.

Marca de esencia europea (Rotger está asociada con Alexander Dobrovolny) e identidad mediterránea, su objetivo es «reescribir los clásicos». «Aquí no hay colecciones, sino series», afirma su creadora, que defiende una propuesta de zapatos de hombre y mujer adaptados a la vida urbana y con vistas a la atemporalidad.

Llega el verano y, con él -bueno, y con el alivio de las restricciones motivadas por la pandemia-, las ganas de planes al aire libre, de terrazas, de reuniones con amigos y familia, de vacaciones y escapadas. También de estrenar la nueva temporada, eso sí, con productos que presuman de diseño, elaboración artesana y, cada vez más, sostenibles.
Foto: Act Series.

Así, hay desde la renombrada alpargata en su versión de cuero y piel vuelta (un elegante cruce entre zapato y espadreña), hasta sandalias, mocasiones o bailarinas en gris, burgundy, azul o crema, y en versión simple, con cordones o hebilla.

La calidad implícita en sus diseños es también consecuencia de una elaboración lenta, que «implica a muchas manos y por ello requiere tiempo». Cada par está hecho en Manacor con pieles 100% naturales y sin cromo, apostando por una calidad extrema y un cuidado obsesivo. Porque el objetivo último de la marca es tan sencillo como que sus zapatos se usen y duren.

Marsel, la artesanía como inspiración global 

La directora creativa y fundadora de Marsel cambió su forma de ver el consumo y la moda tras un largo viaje por Asia y Latinoamérica. Así, y bajo la filosofía de ‘One trip, one collection’, nació hace tres años esta marca de la mano de la valenciana Mar Caballero.

Con la intención de dar a conocer y poner en el valor el proceso artesanal, esta marca desarrolla un modelo de comercio mediante su trabajo con proveedores en varias partes del mundo (como la India, Colombia o México). «El objetivo es concienciar al consumidor sobre otros modelos de compra más sostenibles, tanto con las personas a través del comercio justo, como con el medio ambiente», dice Caballero, que dejó su carrera en finanzas internacionales para llevar a cabo este proyecto.

«A parte del uso de materiales naturales, para mí lo primordial es poder ir al lugar donde trabajan los artesanos; ver en persona el trabajo que realizan y asegurarme de que el proceso de producción se lleva a cabo de forma artesanal en talleres donde los trabajadores tengan unas condiciones de trabajo justas», afirma la valenciana.

Llega el verano y, con él -bueno, y con el alivio de las restricciones motivadas por la pandemia-, las ganas de planes al aire libre, de terrazas, de reuniones con amigos y familia, de vacaciones y escapadas. También de estrenar la nueva temporada, eso sí, con productos que presuman de diseño, elaboración artesana y, cada vez más, sostenibles.
Foto: Marsel.

Aparte de dirigir y supervisar todo el proceso de producción de las prendas de cada colección, Caballero quiso huir de la rapidez y temporalidad de las colecciones habituales para centrarse en un modelo de slow fashion con piezas seleccionadas que fuesen clave en cada temporada.

En consecuencia, los estampados de sus prendas están hechos uno a uno siguiendo la tradicional técnica del Block Printing, «además los tintes están libres de AZO y las telas son de algodón», puntualiza. Además de sus eternos kimonos, la marca ha lanzado nuevos modelos de vestidos estilo boho y complementos tan polivalentes como los pendientes Pre-colombinos (que elaboran dos hermanos en su taller de Bogotá) o el bolso Jaina (elaborado a mano en cuero por una familia de artesanos en México).

Kalk Store, moda de baño con sabor a Alicante

Lo que comenzó siendo un proyecto de joyas ha terminado con una diversificación total cuatro años después de su creación. Gracias a la alicantina Ana Jara, Kalk Store combina una estética millennial con una apuesta por la calidad y la sostenibilidad, algo que ha resultado clave para su éxito en el mercado europeo.

Bajo el lema eres lo que llevas, esta empresa formada «por y para mujeres», según explican desde la marca, representa los valores esenciales de una «mujer contemporánea, natural y elegante».

Llega el verano y, con él -bueno, y con el alivio de las restricciones motivadas por la pandemia-, las ganas de planes al aire libre, de terrazas, de reuniones con amigos y familia, de vacaciones y escapadas. También de estrenar la nueva temporada, eso sí, con productos que presuman de diseño, elaboración artesana y, cada vez más, sostenibles.
Línea de baño. Foto: Kalk Store.

Con el objetivo de que cada clienta se sienta representada y, sobre todo, encuentre una pieza con la que se sienta cómoda, la firma ha desarrollado este año tres nuevas colecciones: “Una edición limitada de baño pensada para que cada chica combine las piezas de acuerdo a sus gustos, con cuatro diseños intercambiables de bikini disponibles en cinco colores y cinco bañadores; otros productos de baño como toallas, gorros y ropa comfy, y una colección de bolsos en la que se podemos encontrar tanto shopping bags como shoulder bags», destaca su creadora.

Aunque su personalidad sea muy digital y global, la firma tiene sede española y quiere conservar este ADN como diferenciación última. «Toda creación comienza en Alicante, donde nuestro equipo (compuesto por mujeres apasionadas de la moda y la creatividad), trabaja cuidadosamente en el desarrollo de cada colección. Todas nuestras piezas se caracterizan por expresar la identidad, genio y estilo de cada una, convirtiendo a cada diseño en una forma de expresión personal», concluye Jara. 

Mar de Cleo, zapatos para bailar sin fin

Los árboles frutales de verano o la vida tranquila del estado vacacional fueron algunos de los elementos que inspiraron a Sara Martínez, fundadora de Mar de Cleo, a lanzar su propia marca.

Su colección estival contiene piezas tan claves para el cambio de temporada como las manoletinas Greta o Daniela (todas tienen nombre de familiares o amigas que inspiran el diseño continuamente) o sus ya icónicas sandalias griegas, disponibles en muchas versiones y acabados para el verano (Lyla, Toby, Cleo…).

Llega el verano y, con él -bueno, y con el alivio de las restricciones motivadas por la pandemia-, las ganas de planes al aire libre, de terrazas, de reuniones con amigos y familia, de vacaciones y escapadas. También de estrenar la nueva temporada, eso sí, con productos que presuman de diseño, elaboración artesana y, cada vez más, sostenibles.
Sandalia griega. Foto: Mar de Cleo.

«Quería dar un cambio a las sandalias de playa, dando una imagen más elegante introduciendo materiales naturales y una producción artesanal», detalla Martínez, que desde el inicio ha abogado por una fabricación en talleres pequeños de España «que pasan el oficio de padres a hijos».

«Los materiales de los zapatos son 100% piel, mientras que en los de glitter intentamos usar compuestos que no provengan del petróleo», dice la fundadora. También el resto del proceso de embalaje y envío de esta firma con sede en Madrid respeta el medioambiente: «Nuestro packaging es de cartón y el papel de seda para reducir al máximo el uso de plásticos como marca».

a.
Ahora en portada