Moda y arte en perfecta simbiosis: así es la nueva boutique Loewe en París

En una de las calles más emblemáticas de la capital francesa, la nueva tienda Loewe incluye un espacio de exposición de arte y mobiliario exclusivo

Prescindir de la jerarquía ha sido la idea última al concebir esta boutique en plena calle Saint Honoré de la capital francesa. Primero, Loewe ha reformado un edificio en una propiedad patrimonial en una de las calles más emblemáticas del lujo y la moda del mundo. “El proyecto ha devuelto al edificio su belleza original gracias a la restauración de la fachada protegida y la reconstrucción de las marquesinas, típicas de este distrito comercial histórico”, comentan desde la marca.

Loewe en París. Foto Loewe.

Prescindir de la jerarquía ha sido la idea última al concebir esta boutique en plena calle Saint Honoré de la capital francesa. Primero, Loewe ha reformado un edificio en una propiedad patrimonial en una de las calles más emblemáticas del lujo y la moda del mundo. “El proyecto ha devuelto al edificio su belleza original gracias a la restauración de la fachada protegida y la reconstrucción de las marquesinas, típicas de este distrito comercial histórico”, comentan desde la marca.

Su diseño interior ha seguido el concepto visual de Casa Loewe, donde los productos de la firma aparecen intercalados con obras de arte, artesanía y diseño de la colección Loewe. En un espacio diáfano sin paredes divisorias, y a medio camino entre concept store y galería de arte, su interior se asemeja a esta última en la manera “de exponer los productos y el arte: cada pieza es igual de importante, no existen las jerarquías”, explican desde la firma madrileña.

Prescindir de la jerarquía ha sido la idea última al concebir esta boutique en plena calle Saint Honoré de la capital francesa. Primero, Loewe ha reformado un edificio en una propiedad patrimonial en una de las calles más emblemáticas del lujo y la moda del mundo. “El proyecto ha devuelto al edificio su belleza original gracias a la restauración de la fachada protegida y la reconstrucción de las marquesinas, típicas de este distrito comercial histórico”, comentan desde la marca.
La nueva tienda está está en un edificio histórico de la Rue Saint Honoré. Foto: Loewe.

Los productos y objetos expositivos se distribuyen en un equilibrado display formado por paneles de ligerísimo vidrio y cubos sobre bases de pesado hormigón. Entre los materiales más usados para el resto de la decoración de interiores de la tienda se encuentra la madera de pino, el marmorino o la cerámica hecha a mano, que suavizan el contraste frente a los anteriores. Por otro lado, los estanques de cerámica rosa y las paredes generan un ambiente más acogedor, y a propósito “lleno de toques de color, que destacan por su impecable construcción”.

Prescindir de la jerarquía ha sido la idea última al concebir esta boutique en plena calle Saint Honoré de la capital francesa. Primero, Loewe ha reformado un edificio en una propiedad patrimonial en una de las calles más emblemáticas del lujo y la moda del mundo. “El proyecto ha devuelto al edificio su belleza original gracias a la restauración de la fachada protegida y la reconstrucción de las marquesinas, típicas de este distrito comercial histórico”, comentan desde la marca.
Las piezas de arte se mezclan con los accesorios de la colección de Loewe. Foto: Loewe.

Como es habitual, el propio director creativo de la firma (Jonathan Anderson) se ha encargado de seleccionar todas las obras que componen la decoración de la boutique personalmente, imprimiendo su toque de curación más emblemático. “El arte siempre ha sido esencial en el concepto interior de las tiendas Loewe y St. Honoré no es una excepción”.

Prescindir de la jerarquía ha sido la idea última al concebir esta boutique en plena calle Saint Honoré de la capital francesa. Primero, Loewe ha reformado un edificio en una propiedad patrimonial en una de las calles más emblemáticas del lujo y la moda del mundo. “El proyecto ha devuelto al edificio su belleza original gracias a la restauración de la fachada protegida y la reconstrucción de las marquesinas, típicas de este distrito comercial histórico”, comentan desde la marca.
Vista de la primera planta del nuevo espacio de Loewe en la ciudad parisina. Foto: Loewe.

Imagen 4: Full of Bitter Blight (2019) de Richard Hawkins

Como resultado de este proceso, el nuevo espacio expondrá periódicamente obras de varios artistas internacionales, como es el caso de Richard Hawkins, cuya pintura a gran escala ocupa hoy un lugar principal en la tienda. Al artista californiano se suma la brasileña Patricia Leite, cuyos escenarios bucólicos completan la propuesta pictórica actual.

El interés histórico de Loewe -y también su actual director creativo- por la artesanía queda reflejado en las dos piezas cerámicas de Picasso (Visage y Sujet Poisson) que también se pueden contemplar en la nueva sede de la maison.

Prescindir de la jerarquía ha sido la idea última al concebir esta boutique en plena calle Saint Honoré de la capital francesa. Primero, Loewe ha reformado un edificio en una propiedad patrimonial en una de las calles más emblemáticas del lujo y la moda del mundo. “El proyecto ha devuelto al edificio su belleza original gracias a la restauración de la fachada protegida y la reconstrucción de las marquesinas, típicas de este distrito comercial histórico”, comentan desde la marca.
Full of Bitter Blight (2019) de Richard Hawkins instalado en la boutique. Foto: Loewe.

Mobiliario de alta costura

Otra de las particularidades de este nuevo espacio de la marca en París es su selección de mobiliario. Algunas de piezas pertenecen al movimiento Arts & Crafts, como una tumbona para la biblioteca, o una silla con respaldo alto de Harry Napper, del mismo período. Así, y como es habitual los objetos más contemporáneos se funden junto a otros de carácter histórico y artesanal, como es el caso de la alfombra hecha a medida que decora la entreplanta de la tienda, y que recrea el tapiz Estuary, West Sussex de John Allen, diseñador y colaborador habitual de Casa Loewe.

Prescindir de la jerarquía ha sido la idea última al concebir esta boutique en plena calle Saint Honoré de la capital francesa. Primero, Loewe ha reformado un edificio en una propiedad patrimonial en una de las calles más emblemáticas del lujo y la moda del mundo. “El proyecto ha devuelto al edificio su belleza original gracias a la restauración de la fachada protegida y la reconstrucción de las marquesinas, típicas de este distrito comercial histórico”, comentan desde la marca.
Una de las piezas de la selección de mobiliario realizada por Jonathan Anderson. Foto: Loewe.

La apertura es una feliz excusa para visitar este emblema de la moda que, ahora también en el primer distrito francés, sirve de escaparate artístico.

a.
Ahora en portada