Met: así ha cambiado la moda en 150 años

El Museo de Arte Metropolitano de Nueva York presenta ‘About Time’, un fascinante recorrido por el mundo de la moda desde 1870 hasta la actualidad

“Cuando elegimos el nombre hace más de un año, nunca imaginamos lo apropiado que sería el título”, dijo el director del Met, Max Hollein, en la presentación de la exposición About Time, que con seis meses de retraso llega al Museo Metropolitano de Nueva York (Met) para celebrar su siglo y medio de vida.

En este 2020 pandémico en el que el tiempo parece suspendido pero se escapa inexorablemente, la muestra, cuyo nombre completo es About Time: Fashion and Duration, reflexiona sobre la evolución de la moda durante los últimos 150 años, los mismos que cumple la institución cultural, fundada en 1870, pero también sobre el propio concepto de tiempo, de su naturaleza lineal pero también cíclica, de cómo fluye y vuelve.

Moda y tiempo

Para el comisario de la exposición y director del Instituto del Traje, Andrew Bolton, “La moda está indeleblemente conectada con el tiempo. No solo refleja y representa el espíritu de la época, sino que también cambia y se desarrolla con los tiempos, sirviendo como un reloj especialmente sensible y preciso”.

La muestra se articula en torno a la imagen de un enorme reloj. Foto © The Metropolitan Museum of Art
La muestra se articula en torno a la imagen de un enorme reloj. Foto: © The Metropolitan Museum of Art.

Así, a través de flasbacks y flashforward, viajes atrás y adelante en el tiempo, la exposición utiliza el concepto de duración para analizar los giros y vueltas temporales de la historia de la moda”.

Aunque con retraso, con esta muestra, una de las más esperadas del año en Nueva York, el Met sigue marcando el tempo. No correrá la misma suerte la popular Met Gala, la gran fiesta organizada por la gurú de la moda Anna Wintour con la que se recaudan anualmente fondos que sirven para sufragar el grueso de exposiciones y actividades del museo. Prevista para el 4 de mayo de 2020, se ha cancelado definitivamente debido a la crisis sanitaria global.

Henri Bergson y Virginia Woolf

La exposición, en cambio, sí ha podido ver la luz. Con el patrocinio de Louis Vuitton y abierta hasta el próximo 7 de febrero, ahonda en el concepto de la continuidad del tiempo del filósofo Henri Bergson y explora cómo la moda genera asociaciones temporales que fusionan pasado, presente y futuro.

Virginia Woolf, como una suerte de ‘narradora fantasma’ presta también sus escritos, especialmente extractos de su novela Orlando: una biografía que se utilizan como hilo narrativo, al igual que la figura del reloj.

Un reloj cubre la galería principal, en la que suena la música de Philip Glass. A su alrededor, en dos galerías adyacentes, a cada uno de los sesenta minutos le corresponden dos diseños, la mayoría de la colección propia del Instituto del Traje -y muchos donados por grandes diseñadores precisamente para celebrar el 150 aniversario el museo-.

Dos diseños por minuto

Pasado y presente coexisten en cada minuto y, mientras una pieza representa el carácter lineal de la moda, la otra alude a su carácter cíclico. Cada pareja está conectada por un patrón, un motivo, un material, una técnica o un elemento decorativo. Así, un vestido de seda negro de línea princesa de finales de la década de 1870 convive con una falda ‘Bumster’ de Alexander McQueen de 1995 o un vestido de satén de seda negro con amplias mangas de mediados de la década de 1890 se yuxtapone a un conjunto deconstruido de Comme des Garçons de 2004.

Sala de espejos. Foto © The Metropolitan Museum of Art
Sala de espejos. Foto: © The Metropolitan Museum of Art.

Todas las prendas son negras para dejar a la vista más claramente la evolución de las siluetas. Todas menos una: al final de este inusual desfile aparece un vestido blanco de la colección de alta costura primavera/verano 2020 de Viktor & Rolf confeccionado con materiales reciclados y que se muestra como símbolo para un futuro de la moda que debe poner el énfasis en la comunidad, la colaboración y la sostenibilidad.

Con un total de 125 diseños en exposición, a medida que se avanza en la línea de tiempo se observan diseños de los grandes modistos como Cristóbal Balenciaga, Gabrielle Chanel, Christian Dior, Tom Ford, Hubert de Givenchy, Marc Jacobs, Norma Kamali, Donna Karan, Helmut Lang, Karl Lagerfeld (para Chanel), Yves Saint Laurent, Gianni Versace, Alexander McQueen, Issey Miyake, Miuccia Prada, Paco Rabanne, Azzedine Alaïa, Mariano Fortuny y Madrazo, Rei Kawakubo, Christian Lacroix, John Galliano (para Maison Margiela y John Galliano), Jean Paul Gaultier, Nicolas Ghesquière (para Louis Vuitton) o Vivienne Westwood.

El único vestido blanco, de Viktor & Rolf confeccionado con materiales reciclados. Foto: © The Metropolitan Museum of Art.
El único vestido blanco, de Viktor & Rolf confeccionado con materiales reciclados. Foto: © The Metropolitan Museum of Art.

Un siglo y medio de prendas

Una segunda galería se abre como una sala de espejos infinitos, también diseñada para parecerse a un reloj, y resalta el paso constante del tiempo al ubicar a los visitantes en un espacio que aparentemente continúa para siempre pero aún marca momentos con sus prendas. 

El contraste del negro de los trajes con el blanco y los espejos que lo rodean no solo es dramático, sino que muestra de manera sorprendente la belleza y la forma de cada prenda.“Recientemente, el tiempo ha dominado las discusiones dentro de la comunidad de la moda”, explica el comisario de la muestra, especialmente en el sentido de “la producción acelerada y el consumo de moda para satisfacer las demandas de un mundo interconectado y sincronizado digitalmente”.

Sin embargo, añade, “nos estamos dando cuenta de que las demandas están teniendo un efecto perjudicial no solo en creatividad sino también el medio ambiente”. Con todo, a su juicio, este es el momento perfecto “para explorar el carácter temporal de la moda desde una perspectiva histórica”.

a.
Ahora en portada