Málaga: la fascinación de Picasso por la cerámica

El Museo Picasso de Málaga presenta una muestra de cerámicas y pinturas producidas por el famoso pintor durante su estancia en Francia

Como parte de la muestra Diálogos con Picasso. Colección 2020-2023 el Museo Picasso de Málaga acondicionó una de las salas del Palacio de Buenavista para presentar 19 cerámicas, además de tres pinturas, realizadas por el artista entre 1931 y 1962 mientras vivió en Francia.

Al llegar a la sala una gran fotografía de Picasso, realizada por Michel Sima en 1947, recibe a visitante.

Picasso, la pasión por experimentar

Allí se ve el despliegue de cerámicas donde el pintor y escultor experimentó con creaciones nuevas y otras que habían sido desdeñadas de los talleres de alfarería, como vasos, jarrones o baldosas.

En los anaqueles de vidrio se presentan platos de arcilla ilustrados con cabezas de cabras, rostros humanos y faunos, jarras con forma de búhos o insectos y placas, tejas y ladrillos.

Nuevos usos para piezas usadas

Lo interesante es cómo Picasso hizo una relectura, o en todo caso, un nuevo uso de las piezas. Las cerámicas no pierden su función original, pero pasan bajo el tamiz de la creatividad del artista.

Picasso acostumbraba a reciclar vasos, platos y vasijas descartadas de los talleres de alfarería y le otorgaba un nuevo uso

Por ejemplo, en Búho con cabeza de fauno (1947) el vertedor y las asas de este jarrón se convierten en el pico y las alas del ave, pero a su vez las asas son también los cuernos de un fauno.

El Museo editó un volumen que analiza el patrimonio artístico del pintor andaluz. Foto: Museo Picasso Málaga
El Museo editó un volumen que analiza el patrimonio artístico del pintor andaluz. Foto: Museo Picasso Málaga

O en el caso de un ‘gus’, una vasija tradicional de la Provenza usada para guardar agua, que se convierte en la obra Insecto (1951), al ensamblar seis asas laterales a la estructura y pintarle ojos, patas y alas.

La recreación de un arte milenario

Entre 1946 y 1960 Picasso se instaló en el sur de Francia, atraído –como tantos otros talentos- por la luz del lugar, así como por la calma de sus pueblos y el rico pasado artístico de la región mediterránea.

En esos años se sumergió en el mundo de la cerámica, sin apartar su producción sin descanso de óleos, esculturas y grabados.

Pero experimentar con esta técnica “el artista infundió una nueva vida a un arte milenario que logró hacer plenamente suyo”, precisa el museo en un comunicado.

Recorrido digital por el cuaderno de apuntes

En esta sala, la XII, se presenta en formato digital el ‘Cuaderno de dibujo La Californie’, que revela 22 dibujos a tinta china, lápiz, grafito, carboncillo y gouache sobre papel vitela que Picasso realizó en Cannes en 1956.

Málaga: la fascinación de Picasso por la cerámica
Bernard Ruiz-Picasso, nieto del artista y presidente del Consejo Ejecutivo del Museo. Foto Museo Picasso Málaga

En su mayoría estos son retratos producidos el estudio de La Californie o apuntes que el pintor tomó sobre la naturaleza mediterránea.

La muestra digital del cuaderno de apuntes que Picasso uso en La Californie permite acercarse a nuevas facetas de su arte

Junto con esta muestra de cerámicas el Museo presentó el libro Diálogos con Picasso. Colección 2020-2023, que permite explorar en profundidad las 233 obras de la colección permanente de este centro andaluz, a las que se suman otros 162 trabajos del creador del Guernica, que se irán incorporando en los próximos tres años.

a.
Ahora en portada