‘La Gran Conspiración’ o cómo será el arte diseñado para internet

Del clicbait al correo basura, 5 artistas reflexionan a través de obras creadas específicamente para una exposición online sobre las dinámicas de atracción en Internet

Conciertos en burbujas de plástico, salas de teatro verticales, museos que se pasan a las visitas virtuales, distancias de seguridad y ríos de gel hidroalcohólico. Los efectos de la pandemia ya se sienten -y muy dolorosamente- en el ámbito de la cultura. Como respuesta, artistas y creadores se han volcado en la creación digital pero, ¿cómo afectan las dinámicas de la red a sus obras?

Cinco artistas españoles, Agnès Pe, Clara Montoya, Francesc Ruiz, Marc Vives Paco Chanivet reflexionan acerca este nuevo contexto que experimentan las artes visuales derivado de la crisis de la covid-19 a través del proyecto expositivo La Gran Conspiración.

Con obras creadas específicamente para la muestra y un formato totalmente online, el experimento es un proyecto de la Real Academia de España en Roma junto a lasConsejerías Culturales de España en Bruselas, Washington, Londres, Lisboa y el Centro Cultural de Montevideo.

Dinámicas de creación en Internet

Dos jovencísimos comisarios, Manuela Pedrón Nicolau y Jaime González Cela (33 y 37 años) invitaron a los artistas a pensar las condiciones de contacto a distancia y las formas de conocimiento actuales, considerando especialmente las lógicas de la telecomunicación.

El resultado son cinco obras, todas creadas en 2020 y todas ideadas para ser disfrutadas a través de un dispositivo digital, desde cualquier lugar con conexión a Internet que, con planteamientos y estrategias distintas, permiten, según los responsables de la muestra, “visibilizar y experimentar con los mecanismos ocultos de la Red que en su saturación y desmaterialización se nos hacen invisibles”.

Es, según la directora de la Academia, Ángeles Albert, “un impulso a lo digital, que a partir de ahora tendrá que convivir con lo presencial” e invita al usuario a que visite el proyecto varias veces porque, apunta “hay que jugar con él, y en su ADN está el mutar, el cambiar, el crecer”.

Cómo funciona internet

“El título de esta muestra juega con el funcionamiento de internet. No tiene el sentido de querer derrocar a nadie, pero sí conlleva una reflexión sobre cómo pensar el arte en internet y el acceso al mismo” señalan los comisarios.

La muestra no busca imitar un museo físico sino ir más allá, experimentar y descubrir qué formas puede tener el arte a distancia

En este sentido, añaden, La Gran Conspiración “presenta un conjunto de obras que utilizan las lógicas de la comunicación en Internet y otras posibilidades de distribución”. Sin embargo, no se trata de imitar lo que es un museo físico: “queríamos ir más allá. Esta exposición tiene un carácter experimental, porque nos ha colocado en un lugar que, de primeras, no era nuestro y que ha experimentado con el propio formato. Cuando iniciamos el diálogo con los artistas queríamos saber qué formas puede tener el arte a distancia.”

Dentro del site que hace las veces de espacio expositivo, la muestra se despliega en un recorrido de múltiples posibilidades que permite navegar por las distintas piezas y contenidos.

Clara Montoya, ‘Nomadas’.

Del clicbait al correo basura

Entre las obras se encuentra Nómadas, con el que Clara Montoya nos propone un viaje virtual en autostop, cíclico y sin destino, compuesto por multitud de trazados que el espectador tardaría alrededor de 50 años en completar

La obra surge de la intención de recorrer todas las calles del mundo y, en su desarrollo, desvela los espejismos que este reto plantea. Para generar ese inabarcable tour, Clara ha ideado un programa informático que toma y reorganiza los materiales vertidos de forma colectiva en Open Street Cam, una plataforma digital de código abierto que recoge imágenes publicadas por transeúntes de y desde distintos lugares del planeta.

Francesc Ruiz crea con Correos un juego de espejos distorsionado donde diseña materiales y acciones para cortocircuitar la logística de los sistemas de correos nacionales. Él mismo ha diseñado y producido decenas de sobres inspirados en la imagen corporativa del sistema de correos nacional de Uruguay y los está enviando desde Barcelona al Centro Cultural de España en Montevideo. Así, Correo Uruguay y sus carteros están recibiendo desde el extranjero envíos con su propia imagen corporativa, un juego de espejos distorsionados en el que un lugar recepciona correspondencia de sí mismo. 

Francesc Ruiz, ‘Correos’.

Vendiendo píxeles

En Palimpsesto, Paco Chanivet propone saltos entre lo virtual y lo físico a través de los recursos de la ciencia ficción, la sugestión o la hiperstición –esos planteamientos acerca de las profecías autocumplidas, que tienen como referentes fundamentales a Mark Fischer y el CCRU–.

En este caso se plantea una experiencia narrativa que a través de las lógicas de los procesos iniciáticos cuestiona el acceso al conocimiento y despliega la particular mitología del trabajo de Chanivet. 

Un proyecto concreto, el de la venta de píxeles, centra el trabajo de Agnès Pe. En TMNM, donde plantea el papel de la publicidad en la historia de la Red. En concreto, la obra homenajea uno de los hitos del Internet comercial, The Million Dollar Homepage, una página web creada a principios de los 2000 por un joven británico para financiar su carrera universitaria. Alex Tew ideó un sistema que suponía la cesión de píxeles (al precio de un dólar el píxel) en la web para publicitar a través de una imagen y un hipervínculo lo que el anunciante quisiera. Triunfó.

Paco Chanivet, ‘Palimpsesto’.

Completa la exposición el trabajo de Marc Vives, Pou, una instalación sonora que sumerge al espectador en un ‘pozo oscuro’ donde remezcla los archivos sonoros que circulan en la Red como antídoto a la saturación visual.  

Encuentros con los artistas

La dimensión virtual del proyecto se acompaña de un programa de encuentros virtuales que se extenderán durante todo el primer trimestre de 2021. Este programa complementa y ubica el proyecto en una red de espacios y foros de discusión trazada por las Embajadas de España en distintos países a través del Centro Cultural y las Consejerías participantes.

De esta forma, cada una de las Consejerías Culturales de España en BruselasLisboa, Londres y Washington así como el Centro Cultural de España en Montevideo acogerán charlas de uno los artistas participantes en el proyecto, que conversarán con artistas residentes en estas ciudades.

Agnès Pe, TMNM.

Un soporte virtual creado para la exposición

Para la muestra se ha creado un espacio virtual, diseñado por HYPER STUDIO, que no responde a los códigos y estructuras más habituales de las páginas webs comerciales, pero que tampoco replica las condiciones del espacio expositivo físico. Se trata de un espacio cambiante, que varía a cada visita en función del lugar y hora desde el que se accede, y se estructura a partir de posiciones relativas atendiendo a la red de ciudades que da forma al proyecto.

Es una de las estrategias para evidenciar cómo nuestras acciones en Internet dejan un rastro de datos. Los contenidos de la muestra se despliegan en distintas capas de lectura, animando a una navegación activa, a una experiencia diferente a través de la pantalla. Tomando recursos propios del medio, como los easter eggs – que guardan mensajes ocultos–, los visitantes podrán ir desgranando los entresijos de este proyecto.

a.
Ahora en portada