Viajar de polo a polo sin salir de Pamplona

Las calles de Pamplona se convierten en una galería al aire libre con una muestra de fotografías de National Geographic sobre los últimos paraísos naturales de la Tierra

La soledad de la Antártida, el exótica atardecer de la sabana africana, el espléndido follaje de las selvas del Sudeste Asiático son postales que recuerdan la belleza del planeta, pero también su fragilidad por la devastación que está realizando la civilización.

De eso se trata la muestra De polo a polo, que no se presenta en un museo ni en una galería de arte sino en la calle.

Exposición de Polo a Polo Foto Jesus Diges EFE
La exposición ‘De polo a polo’ invita a conocer la biodiversidad del planeta. Foto: Jesús Diges – EFE

Los santuarios de la naturaleza están en peligro

En el Paseo de Sarasate, que comunica al Casco Viejo con el Ensanche de Pamplona, se despliegan 52 imágenes en gran formato de los archivos de National Geographic, que permiten contemplar la biodiversidad del planeta pero también reflexionar sobre los peligros que se ciernen en ellos.

Estamos hablando de los llamados hotspots, o con un nombre más científico, las ecoregiones terrestres prioritarias, áreas silvestres de gran biodiversidad que son claves para regular el clima y conservar una variada muestras de flora y fauna.

El 2,3% del planeta concentra más de la mitad de la biodiversidad de plantas y un tercio de las especies animales

Precisamente más de la mitad de las especies de plantas, y un tercio de los mamíferos, aves, anfibios y reptiles se concentra en un 2,3% del territorio del planeta; biomas que están seriamente amenazados por acciones directas del hombre como la tala indiscriminada o la caza furtiva, como otras indirectas como indirectas como los incendios o la sequías.

Exposicion de polo a polo foto Fundacion La Caixa
Las 52 imágenes se despliegan en el centro de Pamplona. Foto Fundación La Caixa

Imágenes (casi) imposibles de conseguir

La muestra se estructura en dos partes. En una de ellas se pueden ver ejemplares de la fauna salvaje cuyos retratos han requerido meses de paciencia por parte de experimentados fotógrafos.

Orangután de Borneo Kalimantan, Borneo (Indonesia) Fotógrafo Tim Laman
Orangután de Borneo Kalimantan, Borneo (Indonesia). Fotógrafo Tim Laman – National Geographic.

Un ejemplo es la toma de un orangután trepando a un árbol en la selva de Borneo (Indonesia), donde el fotógrafo Tim Laman necesitó semanas y sesiones con drones para capturar la imagen, que le valió el premio de Wildlife Photographer of the Year en 2016.

Elefantes en el Parque Nacional de Chobe (Botsuana). Fotógrafo Frans Lanting National Geographic
Elefantes en el Parque Nacional de Chobe (Botsuana). Foto: Frans Lanting – National Geographic

Otra es la hermosa postal de una manada de elefantes en el Parque Nacional de Chobe en Botsuana, país que concentra un tercio de la población de estos paquidermos en África.

Frans Lanting, su autor, pasó 18 meses en la sabana siguiendo el rastros de estos grandes mamíferos, cuya población fue diezmada por los buscadores de marfil. Y ganó la edición de ese premio de fotografía de vida salvaje en 2018.

La amenaza a la naturaleza es grave

Si hay que hablar de paciencia, cabe destacar el trabajo de Steve Winter, que tras 13 semanas logró fotografiar al esquivo leopardo de las nieves, antaño un rey en las montañas del Himalaya en la India, y ahora una especie casi imposible de avistar.

Para fotografiar al leopardo de las nieves el fotógrafo Steve Winter necesitó más de cuatro meses de trabajo

La otra sección de la exposición se centra en la destrucción de los hábitats, nueve estremecedoras imágenes de la pesca indiscriminada, la cacería, la deforestación y el cambio climático.

Exposición de Polo a Polo Foto Jesus Diges EFE
Una exposición para descubrir y reflexionar. Foto Jesús Diges – EFE

Son imágenes dolorosas, crudas en su belleza, pero necesarias para alertar de la degradación del planeta.

‘De polo a polo’ estará abierta al público hasta el 10 de noviembre. Los días 31 de octubre, 1 y 8 de noviembre habrá visitas guiadas en castellano; mientras que el 25 de octubre y el 7 de noviembre las explicaciones serán en euskera.

Esta exposición está organizada por la Fundación La Caixa con la Fundación Caja Navarra, el Ayuntamiento de Pamplona y la revista National Geographic.

a.
Ahora en portada