La intimidad de Frida Kahlo a través de una serie de fotografías inéditas

Una muestra en París de la fotógrafa Lucienne Bloch, amiga de Frida Kahlo y asistente de Diego Rivera, ofrece una mirada inédita -y muy cercana- a la pintora mexicana

Artista poderosa e inspiradora, icono feminista y también objeto imagen de marketing, la imagen de Frida Kahlo ha colonizado infinitas camisetas, tazas, bolsos, esmaltes de uñas o fundas de móviles. Hay quien, incluso, olvida a la mujer detrás del personaje. Kahlo, sin artificios, es lo que podemos ver a través de una serie de fotografías que realizó la también artista Lucienne Bloch durante la estancia de la pintora mexicana en Nueva York en 1930.

©Lucienne Bloch | Cortesía Galerie de L’Instant, Paris

Artista poderosa e inspiradora, icono feminista y también objeto imagen de marketing, la imagen de Frida Kahlo ha colonizado infinitas camisetas, tazas, bolsos, esmaltes de uñas o fundas de móviles. Hay quien, incluso, olvida a la mujer detrás del personaje. Kahlo, sin artificios, es lo que podemos ver a través de una serie de fotografías que realizó la también artista Lucienne Bloch durante la estancia de la pintora mexicana en Nueva York en 1930.

Entre las imágenes, que pueden verse hasta el 31 de marzo en la galería Galerie de l’Instant, en el parisino barrio de Marais, destaca la de un beso apasionado entre Frida Kahlo y Diego Rivera bajo un chorro de luz que ilumina a la artista.

Tan magnética es que, según Julia Gragnon, propietaria de la galería donde se expone el conjunto de 25 fotografías, una señora acudió durante ocho días seguidos para verla ya que le resultaba “realmente hermosa”. Pese a su precio, de 3.000 euros, finalmente la compró y ahora podrá disfrutar cada día de ella en su propia casa. Y son ese tipo de ventas, afirma Gragnon, “las que ayudan a hacer los días más bonitos”.

Artista poderosa e inspiradora, icono feminista y también objeto imagen de marketing, la imagen de Frida Kahlo ha colonizado infinitas camisetas, tazas, bolsos, esmaltes de uñas o fundas de móviles. Hay quien, incluso, olvida a la mujer detrás del personaje. Kahlo, sin artificios, es lo que podemos ver a través de una serie de fotografías que realizó la también artista Lucienne Bloch durante la estancia de la pintora mexicana en Nueva York en 1930.
©Lucienne Bloch | Cortesía Galerie de L’Instant, Paris.

Una foto en Nueva York

No fue, sin embargo, esta imagen, la que dio lugar a esta inédita exposición sino otra, igualmente íntima y que también se puede ver estos días en París, titulada Autorretrato con collar, que muestra a Kahlo en una habitación de hotel, posando bajo un autorretrato suyo, con un cigarrillo en la mano y una mirada penetrante e intensa que cautivó a la galerista parisina.

La exposición incluye retratos sencillos pero poderosos de una inmensa artista y un personaje verdaderamente extraordinario como es Frida Kahlo

Visitando una exhibición en Nueva York dedicada a la artista, entre pinturas, dibujos, cartas y efectos personales, Gragnon se topó dos veces con esa fotografía y, finalmente, decidió adquirir la obra. La sorpresa llegó cuando, tras compartir su compra en Instagram, la nieta de Bloch y actual propietaria de los negativos de sus trabajos, Lucienne Allen, la contactó.

Juntas decidieron organizar una muestra en la galería de Gragnon en París que estos días, y con los museos cerrados desde el pasado mes de octubre por la pandemia, no dejan de recibir visitantes.

Artista poderosa e inspiradora, icono feminista y también objeto imagen de marketing, la imagen de Frida Kahlo ha colonizado infinitas camisetas, tazas, bolsos, esmaltes de uñas o fundas de móviles. Hay quien, incluso, olvida a la mujer detrás del personaje. Kahlo, sin artificios, es lo que podemos ver a través de una serie de fotografías que realizó la también artista Lucienne Bloch durante la estancia de la pintora mexicana en Nueva York en 1930.
Julia Gragnon, responsable de la Galería de L’Instant. Foto: Mohammed Badra | EFE | EPA.

“Estamos realmente sorprendidas de lo mucho que la gente aprecia este personaje”, dice Gragnon, quien añade que hay una «gran fascinación» entre personas de todas las edades por este icono del arte del siglo XX.

Frida Kahlo en Nueva York

Estadounidense de origen suizo, Lucienne Bloch (1909-1999) viajó a Nueva York con Diego Rivera como su asistente mientras el artista realizaba grandes murales por encargo -entre ellos uno en el Rockefeller Center en el que retrató a Lenin y Trotsky, entre otros-.

Estas 25 instantáneas en blanco y negro constituyen la primera exposición dedicada a Lucienne Bloch en el mundo

Durante la estancia, se convirtió en amiga de Kahlo y colaboró con ella en varios proyectos fotográficos como este que, para ella, no eran tanto obras de arte como retratos de la vida cotidiana.

Artista poderosa e inspiradora, icono feminista y también objeto imagen de marketing, la imagen de Frida Kahlo ha colonizado infinitas camisetas, tazas, bolsos, esmaltes de uñas o fundas de móviles. Hay quien, incluso, olvida a la mujer detrás del personaje. Kahlo, sin artificios, es lo que podemos ver a través de una serie de fotografías que realizó la también artista Lucienne Bloch durante la estancia de la pintora mexicana en Nueva York en 1930.
Fotografías de Lucienne Bloch en la Galerie de K’Instant. Foto: Mohammed Badra | EFE | EPA.

En la serie se puede ver a la pintora mexicana en diferentes escenas cotidianas como guiñando un ojo, comiendo un helado o sosteniendo un bebé, o bien posando mordiendo un collar o delante de alguno de los murales que pintaba Rivera, además de la mencionada foto del beso.

Según la galerista, estas 25 instantáneas en blanco y negro constituyen la primera exposición dedicada a Lucienne Bloch en el mundo.

a.
Ahora en portada