¿Mucho frío? Descubre la belleza que se esconde en el clima

Se puede protestar contra la ola polar, pero no se puede dejar de reconocer la belleza de la naturaleza en las fotos ganadoras del concurso de la Organización Meteorológica Mundial

Es cierto que la ola de frío molesta al cuerpo y complica la circulación de coches y peatones, pero tampoco se puede negar la belleza de la nieve en los prados, los árboles y hasta en los monumentos.

Es que por más furia y duro que sea un clima, siempre hay una sorpresa estética por descubrir.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Zrinka Balabanic-WMO

Fotos para el calendario

Para la edición 2020 la consigna temática fueron los océanos, y si bien no todas las imágenes corresponden estrictamente a una composición acuática, todas ellas destilan una impactante composición sobre diversos fenómenos climáticos.

Para su calendario anual la Organización Meteorológica Mundial recibió 1.100 fotografías, de las que quedaron seleccionada 13 imágenes

De las 1.100 fotos recibidas los seguidores de la WMO a través de las redes sociales eligieron 70 tomas.

De esas, un jurado de fotógrafo y expertos en clima designaron 13 imágenes como finalistas, de las que se destinará una por mes para el calendario que presentará la organización de las Naciones Unidas más una de portada.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Shravan Regret Iyer – WMO

Estas son algunas de las imágenes ganadoras.

El delgado tifón

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Sandro Puncet-WMO

Parece como si un insecto gigantesco clavara su aguijón en el lomo de otro animal. Pero se trata de un delgado tifón, acompañado por una cortina de agua, que Sandro Puncet de Croacia fotografió frente a la isla Lussino, en el norte del Mar Adriático.

La soledad del desierto helado

Es el desierto más grande del mundo, y dueño de una belleza incomparable.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Gonzalo Bertolotto -WMO

Se trata de la Antártida, y para retratar la soledad del continente austral Gonzalo Bertolotto, de Chile, fotografió a este témpano a la deriva en el Mar de Bellingshausen, que flanquea a la Península Antártica.

Culto moderno al sol

Nada que ver con los océanos, pero no se puede negar el misticismo que destila esta imagen.

Los fenómenos ópticos como el halo del sol o la luna da mucho juego para la fotografía

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Alberto Flores Fernández – WMO

Fue realizada por Alberto Flores Fernández, también de Chile, y se trata de un halo, un fenómeno óptico que se produce alrededor del sol (o de la luna).

En este caso, la composición logró ubicar a nuestra estrella más cercana en un extremo de un rascacielos en el barrio de Las Condes, en Santiago de Chile.

Relámpago enamorado

Las fotos de rayos siempre fascinan, sobre todo cuando su golpe de luz convierte al cielo oscuro en un lienzo violeta.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Cham Kam Wing – WMO

Pero si se tiene la suerte de ver rayos que formen una figura de corazón, el logro es doble.

Es lo que obtuvo Cham Kam Wing, quien pudo atrapar este insólito dibujo celestial sobre el Canal Rambler, de Hong Kong.

La barrera contra la tormenta

Nadie puede discutir la belleza de un arcoíris tras una tormenta. Y ni que decir si se ven dos puentes de colores tras las nubes grises.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Marko Korosec-WMO

Es lo que fotografió Marko Korosec, de Eslovenia, en el pequeño poblado de Klaksvik, en las Islas Feroe, que el doble arco parece una barrera que empuja a la tormenta para dar paso al sol.

Mar de niebla

Como barcos luminosos en un mar de nubes emergen los edificios iluminados de una ciudad en las montañas de Bukhansan, en Corea del Sur.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Chunseong Bang – WMO

Pero debajo no hay agua, sino niebla, un fenómeno habitual en esta cadena al norte del país asiático. La fotografía es de Chunseong Bang.

La furia de un dios mitológico

Y cerramos con una imagen que nos recuerda la belleza que despliega la naturaleza cuando está furiosa.

Se trata de una fotografía de Guillaume Hobam en el estado de Colorado, donde capturó a un huracán dispuesto a llevarse todo por delante.

Así lo saben también en la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que un año más ha organizado un concurso de fotografías para su calendario anual.
Foto Guillaume Hobam-WMO

La calma del prado, con el sol de fondo, está a punto de perderse con el huracán con forma de disco que ocupa gran parte del cielo, con relámpagos que anuncian su llegada como si fuera un dios mitológico.

Foto de apertura: Will Eades-WMO

a.
Ahora en portada