El hombre que atrapa la belleza de los cielos de Barcelona

Alfons Puertas, meteorólogo del Observatorio Fabra, desde hace 18 años fotografía los fenómenos climáticos de Barcelona. Esta semana logró unas panorámicas únicas con vistas de Mallorca

Alfons Puertas fue noticia esta semana porque logró fotografiar una de las mejores tomas de Barcelona con un nítido perfil de Mallorca en el horizonte.

Infografía de Jordi Català.

La realizó desde el Observatorio Fabra, donde trabaja de meteorólogo desde 2002, en donde ya es una leyenda por las bellas fotografías climáticas de la ciudad que capta diariamente. 

Mallorca se recorta en el horizonte. Foto Alfons Puertas

Uno de los observatorios más antiguos

El observatorio Fabra es el tercero más antiguo de España, construido en 1904 en Collserola, cuando su sede de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona, de Las Ramblas, quedó pequeña y obsoleta.

Además de detallar en qué consiste su trabajo en la metereología, Puertas detalló a Tendencias Hoy los secretos de la fotografía del clima y la tradición que practica cada amanecer desde hace años.

Tormenta en Barcelona. Foto Alfons Puertas.

Una herramienta clave

Puertas no es partidario de decir que retrata el clima de Barcelona, porque “en rigor el clima de un lugar está representado por un conjunto de datos que definen el comportamiento medio de la atmósfera en un periodo determinado y esto no se puede fotografiar”.

Pero sí puntualiza que la fotografía contribuye a documentar la meteorología de la ciudad.

Amanece en la capital catalana. Foto Alfons Puertas.

La pasión y la vocación

Desde que entró a trabajar en el observatorio comenzó a realizar fotografías. “Antes, como cualquier forofo de la meteorología, fotografiaba o grababa en video cualquier fenómeno meteorológico interesante”, recuerda.

“Antes que adquirir termómetros era más fácil retratar con la cámara familiar lo que podía ver por la ventana de casa”

Alfons Puertas

Pero desde su atalaya en el observatorio “la práctica fotográfica se multiplica por la estimulación de vistas panorámicas constantes y el plus de atención, exigencia y rigor que requiere la profesión”, dice.

La luna llena sobre la ciudad. Foto Alfons Puertas

Hasta 100 fotos en una mañana

Ya desde la infancia notaba la atracción por la meteorología, y desde un principio supo unir su pasión con su futura profesión: “antes que adquirir termómetros era más fácil retratar con la cámara familiar lo que podía ver por la ventana de casa”.

Hay días que no realiza ninguna foto, otros días puede disparar 100 tomas. Así como no puede decidirse por la imagen más querida, sí asegura que una buena candidata “sería la de la cascada de nubes con espectro de Brocken y gloria del 11 de mayo de 2018”, recuerda.

Cae la noche. Foto Alfons Puertas

Recuerdos más queridos

La cascada de nubes es un fenómeno siempre espectacular pero no es muy frecuente en Collserola, describe, y aquel día coincidió con una posición del sol muy especial que permitía ver la sombra del observatorio reflejada sobre la nube.

“Eso es lo que se denomina espectro de Brocken y con un anillo de colores alrededor de la sombra, que es la gloria”, describe.

Colores únicos desde la sierra. Foto Alfons Puertas

¿Y cuál sería la foto más espectacular?

“Los forofos a la meteorología coincidimos a menudo en una predilección por los fenómenos severos que acompañan las tormentas.
En este sentido los tornados y las mangas marinas nos producen una especial atracción. La manga que pude captar el 24 de abril de 2019 es probablemente una de las mes espectaculares”, responde.

La cascada de nubes con espectro de Brocken, de mayo de 2018. Foto Alfons Puertas

Mallorca en el horizonte

Aunque muchos barceloneses no lo crean, divisar la silueta de Mallorca es relativamente fácil desde el observatorio. “La situación elevada del edificio 420 metros sobre el nivel del mar lo favorece. Posiblemente se puede ver unas 30 veces aproximadamente”.

Según Puertas, solo cinco días al año se puede divisar Mallorca en óptimas condiciones de visibilidad

Pero pocas veces son vistas de gran calidad, cuando las condiciones meteorológicas y la luminosidad son muy favorables y tanto el contraste como la dimensión de la isla resultan especialmente notables. “De estas vistas quizás haya menos de cinco al año”, cuenta.

Mallorca en el horizonte. Foto Alfons Puertas

Cómo lograr la foto ideal

Pero para realizar una fotografía como la que obtuvo esta semana se necesitan condiciones especiales.

Puertas puntualiza que es necesario una atmósfera nítida con baja humedad y poca presencia de aerosoles en toda la trayectoria visual entre el observatorio y la isla.

Bajo la capa de nubes. Foto Alfons Puerta

“No solo son determinantes los factores atmosféricos locales, sino sobre todo también los regionales en toda la trayectoria. Los vientos del oeste favorecen esta buena visibilidad”.

Una luminosidad adecuada también es bastante determinante. Los instantes inmediatamente anteriores a la salida del Sol iluminan la isla y favorecen el contraste de su perfil recortado en el horizonte.

El momento de la salida es ideal de octubre a febrero, que está más cercano a la isla, lo que incrementa todavía más el contraste. “Por lo tanto hay que madrugar y pasar frío”, aconseja.

Trucos para atrapar al clima

Aunque tenga décadas de experiencia con fotografía de paisajes, Puertas dice que le queda mucho por aprender. “No soy fotógrafo, tan solo soy un meteorólogo que hace fotos”, dice.

“No soy fotógrafo, tan solo soy un meteorólogo que hace fotos”

Alfons Puerta

Pero aporta varios trucos: “Las fotos salen mejor cuando mejor conoces tu cámara y aplicas técnicas de encuadre y una buena edición”, indica.

Alfons Puertas, desde el Observatorio Fabra

Todas las épocas del año tienen sus momentos atractivos “que el ojo siempre atento del forofo a la meteorología tiene que saber captar en el momento adecuado”, señala.

Por ejemplo, la luz de las salidas de Sol del invierno es muy especial, las tormentas del verano dan mucho juego fotográfico “pero las nubes te proporcionan a lo largo del año un despliegue continuo de formas y luces que pueden ser muy atractivos. Hay que estar siempre atento y con la cámara en la mano”, concluye.

a.
Ahora en portada