El fotógrafo que convierte las montañas en fantasías de colores

Fotógrafo y escalador, solo con su cámara y luces LED Luke Rasmussen pinta de formas y colores imponentes paredes de roca de los EEUU

A los 11 años aprendió a escalar y a valorar la belleza de un solo instante. Tardó unos cuantos más en descubrir la fotografía, que le llevó a investigar con imágenes de larga exposición. Y entonces se hizo la magia: Luke Rasmussen logró combinar sus dos pasiones en forma de increíbles fotografías que resaltan la belleza de los paisajes naturales que escala creando magnéticos arcoíris.

“Quería capturar el paso del tiempo a medida que avanzaba por una pared de roca”, explica el fotógrafo. Para ello trató de dibujar la línea que el escalador dibuja un su mente a medida que asciende, y no solo eso plasmarlo, sino además hacerlo a todo color, algo así como “iluminar el movimiento que experimento al escalar. Y creo que es precisamente lo que hago”. 

Dibujando movimientos

Conocido también como PhLuke Photos, este fotógrafo-escalador (o al revés), Rasmussen adhiere luces LED a su cuerpo y deja el obturador de su cámara abierto. Después, sube todo lo rápido que puede por la pared de roca. El efecto es el de un brillante sendero formado por ráfagas de diferentes colores que se dibuja sobre imponentes formaciones rocosas.

Una de las imágenes de PHluke en Colorado. Foto: PhLuke
Una de las imágenes de PHluke en Colorado. Foto: PhLuke.

La fotografía de larga exposición es la clave que le permite captar el paso del tiempo; no es tanto congelar un momento concreto de la escalada, como suele decirse en referencia a la fotografía tradicional, ni tampoco capturar un todo momento a momento. Se trata de “capturar el paso del tiempo y congelarlo en un solo momento”, explica en su portal.

Con la técnica de larga exposición, que permite casi ver estrellas moviéndose en el cielo, una aurora boreal desplegando sus velos, coches que atraviesan una carretera o el agua cayendo en una cascada, sus imágenes captan el movimiento fluido de su cuerpo al escalar. En una sola y hermosísima imagen.

Entre cañones y montañas

Crecido en las montañas de Colorado, sus paredes de roca son algunos de los primeros lienzos que utilizó para sus creaciones, como el Muro Pintado en el Cañón Negro Del Parque Nacional Gunnison. Después ha seguido explorando.

Las Vegas (Nevada), Kolob Canyons, en el Parque Nacional Zion (Utah), Salt Point State Park en Sonoma (California) y Fisher Towers, unas impresionantes torres de arenisca roja junto a Moab, en Utah, son algunos de sus últimos destinos.

Precisamente en Utah y esas torres de piedra que se retuercen mientras apuntan al cielo, obtuvo una de sus imágenes más impactantes (foto de portada). En colaboración con Lumix, según relata en su Instagram, “usé el modo Live View Composition de Lumix, que toma una serie de exposiciones y las construye juntas en la cámara para producir una imagen final”.

Se trata de una opción que permite ajustar la configuración para las exposiciones más cortas y logra que cada una salga correctamente expuesta, “asegurándome de que mis luces no sean demasiado brillantes y que la luz de la luna sea la correcta para crear la silueta de la torre que estoy escalando”.

Además, asegura, “permite aliminar gran parte de las conjeturas que generalmente se requieren para ajustar la configuración para imágenes de larga exposición. Y, en esta noche en particular, estaba muy feliz de haber eliminado esas conjeturas”.

Parece que, incluso a medianoche, hace mucho calor en el desierto en agosto, por lo que es todo un alivio reducir los tiempos cuando se trata de escalar más de 20 metros en menos de un minuto y con una sudadera repleta de luces intensamente brillantes.

a.
Ahora en portada