Almodóvar despliega su vocación de pintor en Toledo

La exposición ‘Pinturas’ en el Museo de Santa Cruz de Toledo revela otra faceta artística del director manchego, con obras de gran formato realizadas con el artista Jorge Galindo

Foto: Ismael Herrero | EFE

Foto: Ismael Herrero | EFE

Pedro Almodóvar aceptó la invitación de empuñar una brocha y lanzar pinceladas con fuerza sobre una fotografía con tanto entusiasmo que, casi sin proponérselo, se vio encabezando una exposición en su querida Toledo.

Pinturas’ es el fruto de la colaboración entre el cineasta y el artista Jorge Galindo. Se trata de unas 30 creaciones de gran formato, entre ellas una de 11 x 5 metros, que se expone en el crucero central del Museo de Santa Cruz en la capital castellanomanchega.

Foto: Ismael Herrero | EFE
Los cuadros son trabajos sobre los bodegones fotografiados por Almodóvar. Foto: Ismael Herrero | EFE

Fotos, bodegones y grandes pinturas

Almodóvar realizó fotografías de bodegones donde resalta el contraste de colores primarios.

Impresas en grandes lienzos, entre uno y otro se encargaron de darles una nueva vida con pinturas al óleo con elementos pictóricos de toda clase, entre trazos abstractos, geométricos y composiciones coloridas, lo que ya es un sello de identidad en las películas de Almodóvar.

Las 30 obras de gran formato son ampliaciones de fotografías de bodegones realizadas por Almodóvar

Lo que se ve es un diálogo donde la amistad y el arte se funden con la admiración mutua. Es un encuentro puntual “pero lejos de ser una simple ocurrencia o anécdota”, precisan en la organización del museo toledano.

“Uno no es pintor ni el otro es cineasta, sin embargo ambos mantienen una fijación por el mundo del otro y se nutren de ellos constantemente”, agregan.

Pedro Almodóvar aceptó la invitación de empuñar una brocha y lanzar pinceladas con fuerza sobre una fotografía con tanto entusiasmo que, casi sin proponérselo, se vio encabezando una exposición en su querida Toledo.
Almodóvar y Galindo en plena tarea. Fotos Fundación Impulsa Castilla-La Mancha

El arte en las películas de Almodóvar

El arte ha sido un protagonista clave en las obras de Almodóvar. Desde Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón hasta Dolor y gloria la creación pictórica ha formando parte de la narración de las historias como de su envoltorio visual comercial.

Así se vio con escenas donde aparecieron obras Carlos Berlanga, Dis Berlín, Manolo Quejido, Oscar Mariné, Iván Zulueta, Guillermo Pérez Villalta o Miquel Navarro, entre otros.

Pero quien ha mantenido una alianza entre arte y el cine del director ha sido Juan Gatti, “capaz de generar verdaderas obras de arte insertas en todas las películas, desde los títulos de crédito hasta los carteles ficticios construidos para cada historia”, precisa Rafael Doctor Roncero en el catálogo de la muestra.

Foto Fundación Impulsa Castilla-La Mancha
Las 30 obras se exponen en el Museo Santa Cruz de Toledo. Foto Fundación Impulsa Castilla-La Mancha

Con Galindo ya hubo una colaboración conjunta en La piel que habito, pero en Dolor y gloria una obra creada por este artista, el dibujo de un niño ensimismado en la lectura, es clave en la trama de la premiada película.

La gratificación inmediata

Almodóvar y Galindo estuvieron trabajando en los 30 óleos durante varias sesiones del 2019 en el taller del artista plástico, ubicado en la localidad toledana de Borox.

El director dijo estar muy contento con la experiencia, porque a diferencia del cine, “recibes una respuesta inmediata a lo que estás haciendo, lo que es muy gratificante”, teniendo en cuenta que en el séptimo arte “desde que escribes el guión hasta que la película se estrena pasa año y medio como mínimo”.

Pedro Almodóvar aceptó la invitación de empuñar una brocha y lanzar pinceladas con fuerza sobre una fotografía con tanto entusiasmo que, casi sin proponérselo, se vio encabezando una exposición en su querida Toledo.
Las obras son de gran formato. Foto Fundación Impulsa Castilla-La Mancha

Almodóvar y Galindo estuvieron trabajando en los óleos durante varias sesiones del 2019 en el taller del artista plástico, ubicado en la localidad toledana de Borox.

¿Acaso repetiría la experiencia? El director no lo tiene claro. Sobre todo, aclara, “porque tengo un enorme respeto a la pintura”.

Esta muestra ha debutado en el Centro Andaluz de la Fotografía en Almería, y luego pasó por el espacio de arte Tabacalera de Madrid. En el Museo de Santa Cruz de Toledo estará abierta hasta el 5 de septiembre.

a.
Ahora en portada