El Picasso más íntimo se descubre en una exposición en Zaragoza

La muestra Picasso-Diario íntimo recorre las siete décadas de carrera de Pablo Picasso a través de 130 obras, alguna de ellas expuesta por primera vez 

No es fácil abarcar la inmensa y prolífica obra de Pablo Picasso en una exposición. Es que son más de 70 años de carrera que se pueden dividir en períodos (el azul, el rosado), en movimientos artísticos como el cubista o por precisiones geográficas (Barcelona en su juventud, París, la Costa Azul).

‘El pintor y la modelo’, una de las obras destacadas de la muestra dual sobre Picasso. Foto Toni Galán | EFE

No es fácil abarcar la inmensa y prolífica obra de Pablo Picasso en una exposición. Es que son más de 70 años de carrera que se pueden dividir en períodos (el azul, el rosado), en movimientos artísticos como el cubista o por precisiones geográficas (Barcelona en su juventud, París, la Costa Azul).

Y también se puede abordar desde lo que el pintor y escultor consideraría como sus memorias pictóricas. Esa es la consigna de la muestra Picasso-Diario íntimo que organiza la Fundación Ibercaja en Zaragoza.

Esta muestra se puede ver en dos sitios de la capital de Aragón: el Museo Goya y el centro Ibercaja Patio de la Infanta.

130 obras para conocer las memorias de Picasso

Entre ambos se presenta un catálogo de 130 obras realizadas entre 1913 y 1971, en la que destaca el componente autobiográfico de sus creaciones, “a las que el artista malagueño consideraba como unas memorias”, indican en la organización.

No es fácil abarcar la inmensa y prolífica obra de Pablo Picasso en una exposición. Es que son más de 70 años de carrera que se pueden dividir en períodos (el azul, el rosado), en movimientos artísticos como el cubista o por precisiones geográficas (Barcelona en su juventud, París, la Costa Azul).
En Zaragoza dos muestras permiten conocer al Picasso más íntimo. Foto Fundación Ibercaja

El hilo conductor son los grabados de La Suite Vollard, que llega por primera vez a Zaragoza.

La exposición de La Suite Vollard, realizada entre 1930 y 1937, refleja las obsesiones y temas recurrentes en la obra de Picasso

Estos eran un centenar de grabados que el marchante y editor Ambroise Vollard encargó a Picasso en 1930 y que fueron entregados siete años después.

La protagonista de esta serie, realizada en papel verjurado de tamaño reducido, es Marie-Thérèse Walter, la musa, modelo y amante de Picasso entre 1927 y 1935 y madre de su hija Maya Widmaier-Picasso.

El minotauro y las pasiones amorosas de Picasso

De esa serie en el Museo Goya se exponen 61 grabados agrupados en torno a los temas del estudio del escultor y el minotauro; donde se muestra parte de los trazos que luego serán famosos en el Guernica.

No es fácil abarcar la inmensa y prolífica obra de Pablo Picasso en una exposición. Es que son más de 70 años de carrera que se pueden dividir en períodos (el azul, el rosado), en movimientos artísticos como el cubista o por precisiones geográficas (Barcelona en su juventud, París, la Costa Azul).
La muestra recorre 70 años de carrera de Picasso. Foto Toni Galán – EFE

«El minotauro quizás sea la parte más autobiográfica de la suite. Hay que pensar que él conoce a Marie-Thérèse en el año 27 y se hacen amantes. Hay un momento muy duro, según él, la década más dura, que son los años treinta», dijo la comisaria Marisa Oropesa sobre esta época en la que pintó la ‘suite’ y en la que se estaba separando de Olga Jojlova.

Durante dos meses, impulsado por sus tortuosas relaciones sentimentales, Picasso llegó a realizar 40 grabados en solo dos meses

Fueron sin embargo sus «pulsiones amorosas» la que hicieron que llegara a ser «más creador que en ninguna otra década»: en dos meses Picasso llegó a realizar nada menos que 40 grabados.

Naturalezas muertas, pintores y modelos

En la exposición también se presentan seis pinturas que incluyen dos cuadros de la serie El pintor y la modelo; La corrida de toros, Frutero y Cabeza de hombre, realizados en óleo sobre lienzo y Naturaleza muerta con guitarra, elaborada con gouache y mina de plomo. 

Además, se exhibe la serie Veinti pochoirs originali que reúne 20 obras icónicas del artista, realizadas entre su llegada a París a principios del siglo XX y los años ’50.

La técnica del pochoir permite sobreponer planos y cambiar perspectivas, y el uso de distintos colores que se muestran con luminosidad.

No es fácil abarcar la inmensa y prolífica obra de Pablo Picasso en una exposición. Es que son más de 70 años de carrera que se pueden dividir en períodos (el azul, el rosado), en movimientos artísticos como el cubista o por precisiones geográficas (Barcelona en su juventud, París, la Costa Azul).
Las exposiciones presentan 130 obras del pintor malagueño. Foto Toni Galán – EFE

Entre los temas que se representan con estas técnicas está el famoso cuadro Las señoritas de Avignon, realizado por Picasso en homenaje a las prostitutas de la calle Aviñón de Barcelona.

Otras pinturas que destacan de la exposición son Enfant dans un lit o Claude avec oreillons, óleo sobre lienzo que retrata un momento de intimidad para el artista; Tête d´arlequin masque en tinta y papel sobre cartón; Le peintre au travail, de gouache y tina china sobre papel; y Mousquetaire à la pipe, un óleo sobre lienzo.

«Es una suerte poder admirar aquí a uno de los maestros de la historia del arte a través de sus obras, que hacen un recorrido por distintas etapas de su vida, desde su juventud hasta la ancianidad», dijo Rodrigo Escrig, director general de Fundación Ibercaja a Efe.

a.
Ahora en portada