El museo (virtual) de obras de arte robadas

Samsung lanza una plataforma con obras de Van Gogh, Monet y Cézzane, entre otros artistas, que fueron protagonistas de robos, algunos de ellos de película

Los robos de obras de arte son tan antiguos como el arte en sí. Hay grandes creaciones que se perdieron para siempre, y otras cuyo paradero se desconoce.

Pero para que quizás algunas puedan volver a sus museos y galerías Samsung lanzó una galería virtual para conocer obras de arte robadas que los detectives especializados siguen buscando por el mundo.

12 cuadros de los que nadie sabe (casi) nada

La plataforma Missing Masterpieces (Obras maestras perdidas) consiste en un recorrido por 12 cuadros robados, y que todavía nadie sabe dónde están.

Entre los cuadros presentados hay algunos que fueron robados en operativos dignos de película de Hollywood

La galería fue producida con la organización ARCA, acrónimo de Asociación para la Investigación de Crímenes contra el Arte.

Puente de Waterloo, de Claude Monet
Puente de Waterloo, de Claude Monet

Según precisó su presidente, Noah Charney, el objetivo es que el mundo conozca estas obras desaparecidas, y si hay suerte, que alguien aporte alguna pista certera sobre su suerte.

Y por supuesto, esto sería la punta del iceberg. “Imaginen un museo de arte robado. Tendría más obras de arte que todas las colecciones del mundo juntas”, aseguró Charney.

Un robo de película

Una de las pinturas expuestas virtualmente fue protagonista de lo que llamaríamos un robo de película.

Vista de Auvers-sur-Oise, pintado entre 1879 y 1880 por Paul Cézzane, fue robado del Museo Ashmolean en un operativo que parecería pensado por Steven Soderbergh en Ocean Eleven.

En la nochevieja de 1999, mientras el mundo se preparaba para recibir al nuevo milenio, unos ladrones treparon por el edificio vecino al museo, descendieron con una escalera de cuerdas por una claraboya, y bloquearon los sensores de movimiento con sensores de humo.

El juicio final, de William Blake
El juicio final, de William Blake

¿Nadie se dio cuenta?

No menos sofisticado fue el robo de Chloe & Emma, de Barbora Kysilkova. Nadie se explica cómo los ladrones, en plena luz del día, lograron entrar en el museo de Noruega donde se exponía y sacaron 200 clavos que unían la tela con el marco.

Cuando el personal del museo se dio cuenta, ahí estaba el marco vacío sin un rasguño.

Un cuadro de Claude Monet, Puente de Waterloo, puede haber tenido el peor de los destinos. Esta obra fue robada junto con Puente de Charing Cross en 2012 del museo Kunsthal, de Róterdam.

Chloe y Emma, de Barbora Kysilkova
Chloe y Emma, de Barbora Kysilkova

La madre de uno de los ladrones afirmó que quemó el cuadro en su cocina en un intento de desligar a su hijo del robo. Sin embargo la policía nunca confirmó la historia de esta señora.

Las obras perdidas de Van Gogh

El jardín de la casa rectoral de Nuenen en primavera, de Vincent Van Gogh, desapareció del museo Singer de Laren (Países Bajos) el 30 de marzo de este año, justo el día del 167 cumpleaños del pintor.

Verano, de David Teniers El Joven
Verano, de David Teniers El Joven

Pero no fue el único: durante los meses de pandemia desaparecieron al menos seis grandes obras de arte, indicó Samsung en un comunicado.

De hecho, de Van Gogh también se expone en la plataforma Retrato del Dr Gachet. Este cuadro fue comprado por 80 millones de euros por el millonario japonés Ryoei Saito en 1990, que solicitó ser cremado con la pintura cuando muera. Pero las investigaciones afirman que se encuentra en una colección privada en Suiza.

Herramienta de marketing

La iniciativa de Samsung no se limita a la voluntad de recuperar las obras. En realidad la plataforma es parte de la promoción de la nueva versión de la televisión The Frame (El marco), que en su pantalla de ultra alta definición despliega obras de arte mientras está apagada.

a.
Ahora en portada