La Fórmula 1 inspira la nueva clase business

Los diseños de la firma JPA Design unifican elegancia, privacidad y una notable reducción de peso en los asientos de la clase ejecutiva gracias al uso de nuevos materiales

Los diseñadores de asientos recurren a las tecnologías de la Fórmula 1 para crear plazas más livianas y sólidas a la vez, donde además de comodidad los pasajeros puedan ganar más espacio.

Una de las firmas que está en carrera en esta línea es JPA Design, reconocida por haber revolucionado el confort a bordo en la primera clase de Japan Airlines, en la clase business de los A380 de Singapore Airlines y en la económica premium de otras aeronaves; así como en la actualización de las diferentes categorías de Brussels Airlines.

Esta compañía también ha colaborado en el diseño de ferrocarriles de lujo, hoteles y salas lounge.

Los asientos se construyen con el concepto del monocasco. Foto JPA Design
Los asientos se construyen con el concepto del monocasco. Foto JPA Design

Inspiración en la Fórmula 1

Con la firma Williams Advanced Engineering y la experta en certificaciones SWS están desarrollando el asiento Airtek para renovar a fondo la clase business.

La primera es una vieja conocida entre los amantes del automovilismo deportivo, filial de la constructora de coches de Fórmula 1.

Junto con JPA Design en el proyecto del Airtek se encuentra una división de ingeniería avanzada de Williams, el constructor de coches de Fórmula 1

La conjunción de talentos ha creado un modelo de asiento que se puede calificar como ‘monocasco’, una tecnología que se usa en el mundo del automovilismo para reducir al máximo el peso del vehículo.

Detalle del asiento de clase business. Foto JPA Design
Detalle del asiento de clase business. Foto JPA Design

El secreto del monocasco

El secreto está en “la reunificación de la estructura y otros componentes que la rodean. El asiento está conformado por una estructura metálica independiente, con un marco adosado. El objetivo es tomar todas estas partes diferentes e integrarlas en una sola pieza, armada de manera eficaz y sin desperdiciar espacio”, detalla Elliot Koheler, director creativo de JPA Design, a CNN.

Actualmente en los asientos de la clase ejecutiva se suman toda clase de elementos individuales, desde metales a componentes termoplásticos pasando por materiales compuestos.

Para unificarlos, se recurre a tornillos, pernos, remaches y pegamentos. Su construcción es compleja, y requiere de una gran precisión de ingeniería.

Más espacio y menos habitáculos

El diseño plantea que el pasajero pueda tener más espacio para las piernas, y que se eliminen buena parte de los compartimientos superiores, lo que traerá un doble beneficio.

La estructura de los asientos de business pueden pesar unos 100 kilos y los de primera clase más todavía

Por un lado la cabina ganará en amplitud, y por otra parte, se logrará una considerable reducción del peso de la aeronave.

La compañía aspira a presentar su asiento en el 2021. Foto JPA Design
La compañía aspira a presentar su asiento en el 2021. Foto JPA Design

De hecho una plaza en business puede pesar unos 100 kilos, y los de primera clase, más todavía.

La tecnología que se aplica en los asientos Airtek aspiran a ser entre un 10% y un 20% más livianos gracias a su estructura de monocasco compuesto.

El coronavirus obliga a acelerar los cambios

La tendencia de los últimos años ha sido ofrecer más espacios y habitáculos a los pasajeros para colocar sus artículos personales.

Vista del asiento con la pantalla de entretenimiento. Foto: JPA Design
Vista del asiento con la pantalla de entretenimiento. Foto: JPA Design

Pero con la irrupción del Covid y la imposición de nuevas normas sanitarias estos espacios requieren de un trabajo de limpieza extra, sobre todo en los recovecos más profundos.

Con los Airtex estos problemas quedan descartados.

Una alta resistencia

La hoja de ruta de JPA Design es tener listo su modelo para el 2021 y empezar la ronda de consultas entre las aerolíneas clientes.

Un paso importante será obtener la certificación de las autoridades aeronáuticas, donde se debe comprobar que el asiento puede soportar impactos de hasta 16G, o sea, 16 veces la fuerza de gravedad. Y que los pasajeros no tengan riesgo a su integridad.

a.
Ahora en portada