José Piñero: el ‘maker’ de los grandes chefs

Los hermanos Adrià, José Andrés, Dabiz Muñoz, Dani García, Paco Roncero, Quique Dacosta... es más fácil decir con qué gran chef no ha trabajado José Piñero

En el mundo gastronómico se conoce a José Piñero como el ‘maker’ de los chefs. En pocos años, se ha convertido en el creador de las espectaculares piezas de vajilla en las que los grandes chefs españoles e internacionales sirven sus platos. Su talento ha sido reconocido recientemente por la revista Forbes como uno de los 100 empresarios más creativos del mundo de los negocios. Mientras, el Instituto Valenciano de Arte Moderno IVAM Cada de Alcoy le dedica una exposición en la que se pueden ver sus piezas más icónicas.

No hay mejor descripción de José que la que hace su hermano Antonio, comisario de la exposición): “Mi hermanito pequeño es un tipo agitado, inquieto, curioso, indeterminado, inconexo, dicharachero, agotador, incansable, intuitivo, adorable. Absolutamente descatalogado… un organismo pluricelular chisposo, que fundamenta su éxito a través de gestionar todo lo que hace con un explosivo cóctel de corazón y pelotas.”

Al aparcar el coche frente a las instalaciones de El Taller de Piñero y ver la enorme escultura de Mazinger Z que asoma por el tejado de la nave industrial, queda claro que la cabeza de José Piñero es capaz de crear las cosas más sorprendentes.  

Isabel y Manu Núñez entrevistan para Tendencias Hoy a José Piñero.

‘Vendo caracoles’

Todo empezó casi por casualidad. En la carretera vio un cartel en el que ponía: “Vendo caracoles” y se convirtió en una frase recurrente en sus conversaciones. Decidió crear caracoles en cerámica y personalizarlos. “Lo de mis caracoles es una parte muy surrealista mía. Si le quisiera sacar sentido, no lo tendría.”

“Es más fácil que te diga para quién no he trabajado que darte la lista de los chefs que han confiado en mí. Soy un gran afortunado”

José Piñero

Como un amigo suyo es proveedor de mantelerías exclusivas a los mejores restaurantes de España, decidió también personalizar los caracoles para los chefs estrella Michelin y acompañar a su amigo a las reuniones para hacer entrega de sus creaciones personalmente.

Los famosos caracoles que salen del taller de José Piñero. Foto: Equipo Núñez.

En cuanto Albert Adrià vio el caracol, pensó que José Piñero podía hacer realidad las piezas de vajilla que tenía en mente. “Cuando le llevamos el caracol a Albert Adrià (que siempre digo yo que es una persona que ve mucho más allá de lo que vemos otros mortales) me preguntó qué hacía yo y le empecé a enseñar mis trabajos en el iPad”.

José, que lleva casi 30 años dedicado a la decoración de locales temáticos, cuenta con un taller en el que trabajan más de 50 artesanos, por lo que puede producir todas las piezas desde su inicio hasta el producto final. “Yo tengo un taller de oficios. Un amigo me dice que soy como un arca de Noé de los oficios. Tienen su lugar aquí para que no se acaben extinguiendo”.

Vajillas para los astros de la cocina

Poco tiempo después, Albert Adrià visitó su taller en Alcoy y se pusieron manos a la obra, junto con la colaboración del director artístico del Cirque du Soleil, ya que sus primeras piezas iban destinadas al restaurante Heart Ibiza de los hermanos Adrià en el que los platos son parte de un diálogo circense y divertido con el público.

Una de las piezas creadas para Heart Ibiza, en el IVAM. Foto: Equipo Núñez.

En aquel momento, José no podía llegar a imaginarse las piezas que acabaría diseñando para los hermanos Adrià ni su posterior trayectoria fulminante como diseñador y productor de vajillas espectaculares.  “Yo no entendía la vajilla como lo que estoy haciendo ahora porque no lo había visto nunca.”

Sus piezas se saltan todas las normas de las vajillas convencionales. No son pequeñas, ni apilables, ni caben en un lavavajillas

En pocos años, ha realizado más de 500 piezas para los mejores chefs. De hecho, cada semana, salen del taller dos o tres piezas nuevas de vajilla. Como el mismo apunta: “Es más fácil que te diga para quién no he trabajado que darte la lista de los chefs que han confiado en mí. Soy un gran afortunado”.

Diseño en la mesa

Semejante productividad no le ha pasado desapercibida a la revista Forbes que lo ha incluido en su lista de los 100 empresarios más creativos del mundo de los negocios. “Yo nunca me hubiese imaginado estar en una lista así. Y, en el caso de que ocurriese, suponía que alguien –de manera institucional- te llamase para comunicártelo. Pero no ocurrió así. Yo estaba en casa jugando al fútbol con mi hijo y me envió un whatsApp un amigo con una imagen en la que salía la publicación de la noticia y tardé en asimilar lo que estaba viendo”.

Sus piezas se saltan todas las normas de las vajillas convencionales. No son pequeñas, ni apilables, ni caben en un lavavajillas. “Nos podemos permitir eso porque suelen estar destinados a restaurantes en los que hay pocos comensales y no necesitan tener un gran número de piezas; aunque tenemos soluciones para eso también. Para los grandes restaurantes de José Andrés en Las Vegas, Chicago o Disney, podemos hacer trescientas piezas con unos condicionantes en cuanto al tamaño y a las características de las vajillas tal como estamos acostumbrados y te tienes que estrujar la cabeza para que sean llamativas y, al mismo tiempo, se adapten a los cánones habituales”.

José Piñero en su taller. Foto: Equipo Núñez

Accionando un candelabro que decora una puerta secreta camuflada como parte de la librería de su curioso despacho, accedemos a una sala en la que se encuentran casi todas las piezas que ha creado. Para poder ver sus piezas más icónicas, nos trasladamos al IVAM Cada de Alcoy y nos sumergimos en el Universo Piñero.

A raíz de haber nombrado a Valencia como Capital Mundial del Diseño 2022, el Instituto Valenciano del Diseño (que tiene sede en Alcoy) pensó en organizar una exposición sobre diseño industrial en la que participan 40 diseñadores industriales valencianos en un recorrido por sus piezas en los últimos 25 años y, además, propusieron que un diseñador de la zona tuviese su propia exposición en solitario. “Según me cuentan, tanto el Concejal de Cultura como Gilberto Dobón, que es el responsable del Cada, pensaron en mí desde el principio y acepté con muchísimas ganas. Y, al escoger al comisario de la exposición, los tres decidimos que fuera mi hermano Antonio. Lo ha hecho con muchísima implicación y de manera impecable, como todo lo que hace él.”

En la exposición, comisariada por Antonio Piñero, además de un documental sobre su hermano José (que ha contado con la colaboración de grandes chefs y personas muy cercanas al artista) se exhiben sus piezas más importantes. En un entorno intimista y con una iluminación muy escenográfica, destacan la silla, el jamón y la calavera que creó para Heart Ibiza o la bola del mundo que le encargó el Celler de Can Roca que, según nos confiesa, es la pieza que más le ha costado hacer. “Es una pieza que ha dado la vuelta al mundo en imágenes y vídeos. Funciona como una especie de criptógrafo. Se trata de una bola del mundo que va sobre una base de engranajes de los que sale una varilla con un soporte en el que se coloca un snack. Hay una serie de placas con nombres de países. El comensal, basándose en sus conocimientos gastronómicos, tiene que colocar cada país con su snack correspondiente para que se abra la bola del mundo y disfrutar del premio: una especie de esferificación de ámbar.”

No hay gran chef que no cuente con sus icónicas piezas. Foto: cedida Antonio Piñero.

Piñero disfruta con su trabajo y le encanta que los chefs se impliquen en la creación de las piezas. También a la inversa: en ocasiones, algún cocinero ha cambiado su receta gracias a las sugerencias de José.

Su última pieza ha sido una taza con la cara de Quique San Franciso. Hace poco, lo conoció en un viaje a Madrid y el propio actor le pidió una taza con su cara para llevársela a El Hormiguero. Su próxima vajilla será para el restaurante de QD de Quique Dacosta en Hotel Ritz Mandarin Oriental de Madrid. Seguro que (una vez más) nos sorprende.

a.
Ahora en portada