La clave del interiorismo está en el color (pero no es lo único)

La experta en interiorismo Elia Felices detalla la importancia del color y su relación con las texturas, los espacios y la luz

En el interiorismo el color es clave. Pero por sí solo no sirve de nada. Es la piedra angular para pensar en un relato a través de la decoración y la distribución de los espacios, de la mano de la luz, las texturas y, por supuesto, de los deseos de los propietarios de la vivienda o el comercio.

Foto Elia Felices

En el interiorismo el color es clave. Pero por sí solo no sirve de nada. Es la piedra angular para pensar en un relato a través de la decoración y la distribución de los espacios, de la mano de la luz, las texturas y, por supuesto, de los deseos de los propietarios de la vivienda o el comercio.

Estas son las claves que aporta la interiorista Elia Felices, una de las profesionales más importantes de España, responsable de la estética y funcionalidad en eventos de la red Lounge de Interi Hotel o la Design Week Barcelona; del Luz de Gas Bar, los restaurantes Caelis-Estrella Damm Inedit y Viu by Tapiñas, las tiendas Didal d’Or y Origami Paper y en exclusivas viviendas particulares.

En el interiorismo el color es clave. Pero por sí solo no sirve de nada. Es la piedra angular para pensar en un relato a través de la decoración y la distribución de los espacios, de la mano de la luz, las texturas y, por supuesto, de los deseos de los propietarios de la vivienda o el comercio.
La interiorista Elia Felices. Foto Elia Felices Estudio

Talleres para comprender el color

Esta profesional realizará varios Workshops del Color para entender que esta impresión óptica es más importante de lo que uno imagina en un primer momento.

«Los colores en sí no significan nada, lo importante es cómo se interpretan a través de texturas y materiales»

Elia Felices

La idea es comprender cómo los colores repercuten en el diseño de interiores y en los productos, y de qué manera interviene en los espacios.

“Queremos contar cómo generar un patrón para coordinar colores en el diseño. Entendemos que los colores en sí no significan nada, lo importante es cómo se interpretan a través de texturas y materiales”, detalla Felices a Tendencias Hoy.

Entre los valores a tener en cuenta a la hora de elegir los colores también cabe tener en cuenta el estilo (sea minimalista, étnico, mediterráneo, nórdico, industrial o wabi-sabi, por citar los más reconocidos), y al otro gran aliado (o no) del interiorismo: la luz.

En el interiorismo el color es clave. Pero por sí solo no sirve de nada. Es la piedra angular para pensar en un relato a través de la decoración y la distribución de los espacios, de la mano de la luz, las texturas y, por supuesto, de los deseos de los propietarios de la vivienda o el comercio.
Restaurant Viu. Foto Elia Felices Estudio

Luz y color

“Luz y color no pueden ir separados, no se puede pensar en uno sin el otro”, afirma Felices.

A modo de ejemplo, recurre a una analogía sencilla: “la luz afecta a los colores, no se puede pintar una pared de tonos intensos como rojo o naranja si no se tienen en cuenta la iluminación. Si esta es mala, genera tonos grises que en vez de vitalidad traerá depresión”, explica.

“Hay millones de libros que hablan del color, de su percepción sensorial, que dicen que el amarillo es energía y vitalidad, etcétera. Pero en interiorismo no se puede interpretar solo, hay más variables”, añade.

En el interiorismo el color es clave. Pero por sí solo no sirve de nada. Es la piedra angular para pensar en un relato a través de la decoración y la distribución de los espacios, de la mano de la luz, las texturas y, por supuesto, de los deseos de los propietarios de la vivienda o el comercio.
El interiorismo requiere una armonía entre elementos. Foto Elia Felices Estudio

La importancia de las texturas

Las texturas y relieves son otros factores claves: en interiores casi todo tiene texturas, detalle, ya sean las baldosas, la porcelana, los textiles. “Hay que entender qué paletas de colores funcionan mejor y qué lenguaje se usan con los materiales”.

Para ello, en los workshop se aprenderá a utilizar el moodboard, una herramienta creativa donde se presentan diferentes materiales y texturas para enlazar el relato de un proyecto.

Contar una historia

El relato. Ese es el camino que tiene que transitar el interiorismo, que el espacio cuente una historia, que vaya más allá de la comodidad, la estética y la funcionalidad.

El objetivo final, describe esta arquitecta de interiores, es generar una armonía. No hay colores imposibles de encajar como tampoco materiales con fama de malditos. Todo puede servir siempre y cuando tenga una razón.

En el interiorismo el color es clave. Pero por sí solo no sirve de nada. Es la piedra angular para pensar en un relato a través de la decoración y la distribución de los espacios, de la mano de la luz, las texturas y, por supuesto, de los deseos de los propietarios de la vivienda o el comercio.
Los colores son como una declaración de principios. Foto Elia Felices Estudio

Se puede plantear una vivienda o un comercio minimalista o maximalista, pero lo que no se puede es no tener coherencia entre estilos. “Si quiero tener un espacio minimalista no puedo poner papel estampado en las paredes”, ejemplifica.

Los colores y materiales son ingredientes que hay que saber cómo combinarlos

El interiorismo tiene muchas analogías con la gastronomía. Los colores y materiales son ingredientes que hay que saber cómo combinarlos.

Y como sucede con los sabores y aromas, el sentido estético para lograrlo también se puede aprender. Elia Felices aporta varias claves para ello.

a.
Ahora en portada

En más de una ocasión Nicole Kidman ha confesado que el rodaje de Los otros fue uno de sus trabajos favoritos. También es una de las más exitosas películas del cine español. A las órdenes de Alejando Amenábar, la historia de Grace y sus hijos con alergia a la luz, aunque ambientada en la campiña inglesa, se rodó realmente en el Palacio de los Hornillos en Las Fraguas (Cantabria).

Un viaje por Cantabria a través del cine

‘Los otros’, ‘La vida que te espera’, ‘Altamira’, ‘Primos’, ‘Airbag’, ‘El invierno de las Anjanas’ o ‘Los cronocrímenes’ tienen algo en común: todas se rodaron en Cantabria. Esta es la ruta por sus localizaciones de cine